Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25/09/11

La saga del Tío Perico Vol I


Hace eones, cuando los delfines dominaban la tierra… no espera, ésta historia no comienza así.

Hace años, cuando Internet aún no dominaba la tierra, los seres humanos tenían un peculiar modo de comunicarse entre ellos.

Se trataba, de la conversación oral.

No existían por entonces inventos diabólicos como el mésenye, el fesibus o el tuiter, sino que los medios básicos para transmitir ideas pasaban por tener cara a cara al receptor de tu mensaje.

Nuestra historia comienza en aquellos dorados años, concretamente en ese turbio periodo historíco conocido como “Los 80”, en un pequeño pueblo de la Sierra de Cádiz llamado Benaocaz. Fue allí donde, un sagaz e intrépido pastor llamado Pedro Sánchez Frutos, recorría día si día también los bellos y agrestes campos que componen la Sierra del Endrinal, llevando tras de si a su rebaño de apestosas y carismáticas cabras, bebiendo vino de la bota y cantando a pleno pulmón una serie de obscenas tonadillas dignas de la más plomiza censura.

Benaocaz desde "El ojo del moro"

Corría pues, Noviembre año 1981, contando nuestro héroe con la tierna edad de 29 años, cuando un suceso a simple vista desafortunado y furibundo, cambió para siempre la vida de aquel inculto y simpático paleto.

-¡Mecagüendios!- Exclamó Pedro, al observar como las nubes se arremolinaban en torno a las montañas, presagiando una densa y larga tarde de lluvia.

-Ala, ar caraho chiquillas, ¡Noh vamo pa casa!- Le espetó a sus cabras. Era suya la costumbre el tratar a su rebaño como si de personas de cuestionable inteligencia se tratasen, cosa de pastores solitarios. Se puso en camino de vuelta al hogar, horas antes de lo previsto para evitar la pluviosidad. A pesar de que le preocupaba la inmensa y temible putada que se le venía encima al no poder darle de comer a sus chiquillas ese día, la posibilidad de pasar más tiempo con su mujer le daba algo de alegría.

Josefa Pérez, alias “La hija del panadero” era ni más ni menos, que la voluptuosa y atractiva hija del panadero (¿Quién lo habría imaginado?) Además de ser, desde hacía menos de un año, la feliz esposa de nuestro amigo Pedro. Vivían en una pequeña casa en el centro del pueblo, muy cerca del redil donde las chiquillas pasaban la noche. Tenía una chimenea y un televisor, lo que los convertía en unos privilegiados sociales, estando dentro de las más altas esferas nobiliarias del pueblo. Su salón era a menudo centro de reuniones de todo tipo.

Sin embargo, aquel funesto día de noviembre de 1981 la reunión que acaecía encima de la robusta mesa de pino era de una índole muy diferente a la que se solía celebrar allí.

Irrumpió Pedro con estilo Picapiedra en el salón al grito de “¡Joseeefa! ¡enpacá!” portando una gran sonrisa que se desvaneció ipsofacto al ver a Joaquín “El payoyo” cabalgando de forma frenética a su bella esposa sobre la madera de su adorada mesa de pino. El grito que todos los presentes emitieron (algunos más agudos que otros, que Pedro fue soprano en la escuela del pueblo) hizo que la copula finalizara de forma violenta, y mientras la semilla Payoya se esparcía por el suelo y el sofa de Sky a partes iguales, la mano de Pedro se acercaba peligrosamente a la escopeta que tenía detrás de la puerta.

Tras muchos gritos, amenazas, bailes populares (aún no se sabe qué motivó al Payoyo a intentar salvar el pescuezo marcándose una sevillana) Josefa convenció a Pedro para que no friera a tiros al joven quesero, y que lo hablaran, que todo podía solucionarse.

El sonoro “Y un caraho pa tí, mala perra” emitido por la garganta de nuestro héroe puso punto final a la vida pastoril del bueno de Pedro.

Ahora se encontraba traicionado por lo que más quería y deseoso de marcharse de aquel pueblo, blanco como los líquidos traicioneros desperdigados por Joaquín sobre su sofá, por lo que empaquetó lo poco que tenía, vendió su rebaño, y cogió la carretera hacia Ubrique sin saber muy bien qué leches iba a hacer fuera del pueblo en el que había pasado toda su vida…

-CONTINUARÁ LA SEMANA QUE VIENE-

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: