Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 octubre 2011


Fecha de publicación del Diario de un Alérgico: Parte I: 6 de Agosto de 2011.

Si, lo sé, han pasado casi 3 meses en los que muy probablemente podría haber publicado cuatro o cinco entregas más, pero la realidad es que aquí un servidor se confiesa vago, maleante y borracho. Dicho esto, procedo a entregaros las 2ª parte de las desventuras de vuestro Hipersensible de tipo I favorito con un nuevo invitado especial: La ovoalbúmina, proteína de huevo, o la cosa pegajosa y amarilla que está dentro de la cáscara y que echáis en la sartén, el nombre que le queráis dar me es totalmente indiferente.

El Enemigo

Y es que, cuando te confiesas públicamente como alérgico al huevo, una marabunta de gente, a medio camino entre asombrada e indignada, te rodea acribillándote con la misma pregunta: “¿Pero entonces nunca has probado la tortilla de patatas?”. No señores, no. Nunca he probado la tortilla de patatas. Tampoco contemplo como posibilidad darme un festín de tortilla en el momento de un teórico suicidio, como ya se me ha sugerido en más de una ocasión.

Aplíquese esto mismo con el huevo frito (cabrones, que sois una mancha de cabrones).

Pero aquí no acaba la cosa. La alergia al huevo es posiblemente una de las más traicioneras a la hora de mi relación diaria con los alimentos que ofrece el mercado actual. Pensad en cualquier alimento elaborado que consumáis a lo largo del día. El 90% de las pastas que venden en los supermercados lleva huevo. No digamos nada de la bollería. Es más, cualquier tipo de alimento previamente elaborado puede sorprenderte con el uso de huevo en el lugar menos esperado – Campofrío no quiere que disfrute de la mozzarella, y por ende de sus pizzas -. Esta situación se eleva a la enésima potencia cuando mi intención es la de comer fuera de casa y, por supuesto, no tengo ni la más mínima idea si al restaurante en cuestión le habrá dado por usar productos mata-alérgicos en la elaboración de su menú.

Y debo dar gracias por no haber nacido en EE.UU.

Claro que, siendo realistas, no puedo evitar agradecer en cierta medida que esta situación sea así. Los lectores deben de saber sobre el que escribe que, aparte de los adjetivos aplicados al inicio del artículo, es un gordo mental de dimensiones lovecraftianas. Y digo gordo mental porque precisamente mi alergia al huevo me impide saturarme de dulces, tartas, helados y demás basura culinaria, que de otra manera me habrían llevado casi inevitablemente a una situación de obesidad poco saludable.

Y hasta aquí llega la segunda entrega del Diario. Espero que os hayáis reido tanto a mi costa como suele hacerlo mi entorno cercano y prometo volver a publicar cuando me salga de mis alérgicos cojones, que al menos los míos no me matan.

Read Full Post »


Cuando Perico comenzó a despertarse, era debido a una extraña sensación que recorría su cuerpo, mas bien su estomago. Él era y es un hombre hecho y derecho, como Dios manda, para el la resaca de alcohol de mala calidad es toda una nueva experiencia que nadie desea conocer.

Tras incorporarse en la furgoneta, se estiro de forma que no le doliera todo el cuerpo y aumentara la sensación de resaca. Pero dejando la resaca de lado, Perico tenia una necesidad de extrema importancia, que es cagar como si se dejara la vida en ello. Miro a sus nuevos amigos, que tenían la misma cara o pero que la de él y les dijo:

-¡Oju! Que dolo de cabeja mas gordo ompare

-A buenas te levantas Tío, que te íbamos a dejar dormir mientras desayunábamos

-Ante que comé, prefiero caga, que estoy que reviento

-No te preocupes que estamos en Guarroman

Perico pensó en cuestionar el nombre del sitio al que lo iban a llevar, pero sus ganar de cagar era algo muchísimo mas importante. Tras varios minutos que supusieron una eternidad.

Al parar el coche, Perico salio corriendo como podía hacia el bar que tenia enfrente, a cada paso que daba, mas le dolía la barriga y mayores eran las ganas de soltar todo el odio que se acumulaba dentro de su persona.

Con mucho miedo y horror al pensar que no llegaría a tiempo, el héroe resacoso llego invicto al cuarto baño. Para descubrir un horror mucho mayor que encontrar el water ocupado. El water en si era una plancha de cerámica puesta en el suelo con un agujero en el medio.

La mirada de Perico de pánico al saber que lo que saldría de su culo podría ser cualquier cosa menos sólido y consistente. Suspiro y dijo:

-Que sea lo que Dios quiera – mientras tomaba posición para hacer fuego en uno.

Conforme iba soltando lastre, veía que estaba dejándolo todo pringado, Perico se encontraba ante una situación critica, contra mas cagaba, mas manchaba todo el suelo y parte de la pared. Pretendía parar pero sabía que eso no iba a solucionar nada y le daría mas problemas a el mismo seguir reteniendo tanta mierda en su interior.

Ya no le quedaba mas opción que continuar con su labor y al acabar se centraría en el asunto de cómo limpiar tanta mierda liquida y con pequeños tropezones.

Sin saber como arreglar o limpiar un poco aquel cuarto de baño, opto por lo más digno, dejar los pantalones tapando la parte mas fea de todo lo que soltó, y salir a dar una explicación al dueño.

Mientras salía con todo su orgullo andando en calzoncillos y con botas, sus compañeros de viaje le gritaron desde a furgoneta puesta en marcha y saliendo de la carretera:

-Corre Perico, tío, que estamos haciendo un simpa…

Perico al no ser muy dado al vocabulario de ciudad, hizo caso a su instinto y saliendo corriendo como podía. A su lado estaba el dueño persiguiendo la furgoneta con cuchillo jamonero en mano incluido.

Al conseguir alcanzar la furgoneta, lo ayudaron a subir a duras penas, dado que el pobre Perico estaba asfixiado tras una breve pero dolorosa carrera. Mirando hacia atrás para ver al dueño del bar, su cuerpo le recordó que aun seguía resacoso y con muy mal cuerpo.

Perico dejo su ultima ofrenda, abriendo la boca para coger aire, de ella salio un buen caño de vomito que acertó de pleno en el pecho del propietario del bar, el cual se detuvo en seco para seguir vomitando del asco que le entro al notar como le entraba un poco de vomito de otra persona en la boca.

Y con el coche de nuevo en marcha con dirección a Madrid, Perico seguía sufriendo en silencio su horrible resaca

Read Full Post »


Oh borregos de la cultura, hoy os voy a abrir los ojos y los dulces ortos ante otra verdad encubierta por la historia universal.
Todos tenemos en casa, principalmente en nuestros queridos zulos a los que llamamos dormitorios (de todo menos dormir), una estantería. Normalmente estan llenas de libros, fotos, figuritas, dinero suelto y tonterías varias; los mas sibaritas tienen pañuelos endurecidos, latas medio llenas, tomagotchis falsos, picos de agapornis y toda clase de mierda a la que se le coge cariño, o que simplemente no apetece recoger.


Segun los libros, esos engaña bobos, fue en Oriente donde surgieron las primeras estanterías para tener ordenados los manuscritos y demás textos. Pero, como pretende esta sección, os contaré su verdadero origen.
Es muy difícil dar una datación exacta, por lo que pasaré a lo objetivo. Fue un visionario al que se le atribuye esta invención. Harto de que las cosas le robaran espacio en su hogar se le ocurrió una brillante idea. Se fijó en que los carpinteros solían llevar lápices en la oreja para hacer sus anotaciones. Entonces pensó: a la pared le vendría bien una oreja.
Tal como lo pensó se dirigió a una carpintería y encargó una oreja de caoba de gran dimensión. Una vez adquirida la llevó hasta su casa y la incrustró en la pared. Hubo un problema, solo cabía un objeto por oreja, por lo que no tardó en encargar mas orejas de caoba. En un mes su casa estaba minada de orejas de madera, menuda locura pensó.
La madre de este genio necesitaba una especia para hacer uno de sus guisos, la cual se encontraba en una de las orejas mas altas. Se encaramó como pudo a la oreja, concretamente a la parte superior del cartílago, y quedó colgando. Entonces la oreja giró sobre su eje y quedo en plano horizontal. ¡Ahora cabían mas cosas!
No tardó entonces en girar todas las orejas de la casa. Se solucionó así el gran problema del orden en los hogares. Con el tiempo se convirtieron las orejas en tablas, como las que conoceis hoy en día. Y así, amigos tasqueros, nacierón las modernas estanterías.
Agradecer este hecho histórico a topillojuanillo, el cual me mostró esta verdad de que las estanterías en un principio fueron orejas. Aquí un servidor se ha encargado de recopilar los datos históricos, la trama y los detalles.
¡Hasta la próxima entrega!

Read Full Post »


Saludos fieles parroquianos

No soy ningún erudito en materias musicales, ni tengo suficiente edad como para haber vivido en mis carnes la explosión sociocultural que dio lugar a los inicios del Punk en ésta nuestra península, pero tras años leyendo cosicas por ahí y, sobre todo, escuchando y escuchando, me gustaría dar mi opinión sobre un éstilo que me encanta, pero con el que no me siento nada identificado.

La polla Records

El Punk como tal es cosa de la pérfida albión, pues a pesar que en EEUU surgían grupos (Los Ramones, Misfist, Dead Kennedys) para mi los auténticos precursores y padres de lo que hoy en día se entiende como movimiento Punk, Punkis warros o “esos amables crestudos que beben vino en cartón” surgió en las islas británicas. Grupos como “The Clash”, “The Dammned” o “Sex Pistols” fueron los pioneros de ésta vorágine destructiva.

Aquí en España el primer grupo Punk fue “La banda trapera del Río”, surgido en la Cataluña de los años 70. No tardaríanen sumársele otros muchos a la pujante escena catalana, de la cual se ha editado hace poco un libro llamado “Que pague Pujol” escrito por Joni D.

La banda trapera del Río

A finales de los 70 y principios de los 80 surge en el indómito norte lo que se conocería como “Rock Radical Vasco”, donde un sinfín de grupos de Punk, Metal y Rock irían configurando poco a poco una escena musical muy rica en diversidad, potenciando un movimiento cultural que se daría paralelo a la famosa “Movida madrileña”. Éstos grupos de Punk bebían directamente de la escena Británica, pero a pesar de que los conceptos iniciales fueron los mismos, aquí en España no se hicieron las cosas de la misma manera.

Las Vulpess

Grupos como “La Polla Records”, “M.C.D.” o “Las Vulpess” surgieron en ésta época. La explosión de las drogas, la rebeldía ante una democracia que no daba lo que prometió, la represión de la sociedad vasca (Es el momento en el que el gobierno socialista emplea a los G.A.L.)  y una estética rompedora fueron algunos de los estandartes que éste nuevo grupo de jóvenes llevaba allá donde fueran.

Muchos de los protagonistas de ésta época se quedarían en el camino por culpa de las drogas y las enfermedades que revoloteaban a su alrededor, y, a finales de los 80 o principios de los 90, la mayoría de éstos grupos eran mas bién leyendas y mitos que verdaderas bandas de Punk.

Boikot

Por aquellos años empiezan a surgir tímidamente algunas bandas que bebían directamente de todos esos “auténticos” punkis vascos y catalanes, bandas que con el tiempo se convertirían en la escena principal del Punk en nuestro país.

“El último ke zierre”, “Reincidentes”, “Boikot”, “Piperrak”… La escena se diversificaba, y los grupos de otras partes del país comenzaban a llenar salas. Actualmente, éstos grupos son los que llenan festivales, los cabezas de cartel en los conciertos de Punk del estado y en definitiva, los grandes del género.

Piperrak

En la década de los 2000 con la llegada de internet surgen en masa centenares de grupos que ya no sólo tienen de influencia a los grandes y auténticos punkis de los 80, sino que también suenan como todos los grupos mencionados anteriormente. Es el momento de que surjan bandas como “Lendakaris Muertos” o “Segismundo toxicómano”, nuevas bandas jóvenes, con futuro por delante, y con nuevas formas de ver el Punk.

Sin embargo el camino sigue, y todavía siguen surgiendo infinidad (pero infinidad) de bandas a lo largo y ancho de la península, como “Manifa” “Komplejo de Kura”, “Inadaptados” y un sinfín más.

Una vez hecho un “poco” de historia vamos a la materia en sí.

Segismundo toxicómano

El Punk es de ese tipo de música que, se contradice continuamente. Está muy ligado a un fuerte contenido político (Generalmente de carácter anarquista, pero también los hay comunistas, republicanos… todo una paleta de “rojez”) y aun concepto de “autenticidad” que a veces roza el absurdo. Hoy en día, si vistes como un “Punk” ochentero, eres un pintamonas y te tachan de ir “disfrazado”, pero si sales a un escenario con pantalones anchos y una camiseta de “Cypress Hill” pues ya no eres auténtico y no eres nada punki.

Todos los que me conocen saben que sin dudarlo mi estilo favorito de música es el Punk. Me encanta, y posiblemente, me encantará, pero jamás de los jamases me he visto reflejado ni por asomo con la cultura Punk ni con toda la matraca que se suelta.

Manifa

No hace falta ser el nuevo cheguevara para disfrutar a un buen grupo de Punk. Aquí en España, el Punk ha tomado rumbos muy diferentes que en otros lugares. En ningún otro sitio el Punk suena igual, ni en EEUU, ni en Europa, ni en UK… Aquí el Punk suena a bar, suena a litrillo de cerveza, suena a fiesta y, por supuesto, a reivindicación.

¿Por qué no puedo quedarme yo con el bar, la fiesta y el litrillo?

Por que amigos míos, el consejo de sabios punkis ha decidido…

Por descontado, que respeto a todo aquel que se tome el Punk como un estilo de vida, pero, amigos míos, uno ya está harto que cuando dice “Pues a mi me encanta Eskorbuto” le digan “¿Y vives en una okupa?”….

Un saludo lectores.

Eskorbuto

Read Full Post »


En principio tenía preparado desde hace tiempo sacar el Volumen I en relación a una serie de anécdotas graciosas que me han sucedido en la tienda. Pero hechos recientes me obligan a dejar ese recopilatorio para el Volumen II. Lo he escrito en modo narrativo porque me ha parecido bastante gracioso. Espero que disfruteis con el relato, un suceso por supuesto, real. Y por cierto, para el que no lo sepa, no sólo trabajo en la tienda, soy su propietario, xD.

VOLUMEN I:  “GOLFOS, BASTARDOS, Y COSAS ROTAS” (guiño)

Esta vez habían ido demasiado lejos, ninguna de las anteriores sonó tan fuerte como aquella; debió ser una patada. El golpe sonó como si un rinoceronte terrible hubierase desplomado sobre el cristal. Sin pensármelo dos veces salí corriendo tras los causantes de aquel golferío. Cuando apenas llegué a la calle, los dos niños ya iban unos 50 metros por delante en la carrera, pero, es en esos momentos cuando la adrenalina te supera y eché a correr como si huyera de un tsumani pisándome los talones. Los niños se habían perdido tras la primera esquina, pero tuve la sensación de que aquellos adolescentes ignoraban que yo habría salido detrás suya, de manera que esperaba encontrarles tras la esquina regocijándose por su fechoría.

Acerté; y tal fue la sorpresa de los chavales que sin dudarlo salieron disparados, corrieron durante algunas decenas de metros, pero les había cogido por sorpresa y les tenía prácticamente encima. La persecución llegó hasta el parque oscuro y lleno de arbustos que había frente a la tienda donde hábilmente, finté dejar de perseguirles, pero realmente me escondí tras un arbusto y esperé sin dejar de observarles. Cuando los jóvenes aminoraron la marcha sintiendo lejano el peligro, me aventuré sigilosamente de arbusto en arbusto, aprovechando la ventaja que la oscuridad me ofrecía al no haber farolas de ningún tipo en ese parque. Cuando menos lo esperaron, estaba encima de ellos, serían en total unos 7, y conseguí atrapar a uno de ellos.

– Te cogí, y tú ya no te escapas-. dije con un sonrisa fría de oreja a oreja.

Llevaba, tanto yo como mi socio, varias semanas soportando la insolencia de unos niñatos de entre 14 y 16 años que golpeaban el escaparate de la tienda y gritaban insultos a clientes y jugadores. Hasta que por fin cogimos a uno.

El muchacho intentó guardar la compostura, pero no podía evitar mostrar su nerviosismo. Le rodeé con mi brazo sus hombros para evitar posibilidad alguna de escape y noté aun más cuan histérico estaba debido a lo que temblaba su cuerpo entero.

– ¿Cómo te llamas?-. le pregunté sin acritud y en tono amistoso.

– Dani- me contestó nervioso-. ¿Dónde vamos?-.

-Ah, a la tienda por supuesto, no te preocupes. Has tenido mala suerte, te he cogido a tí -. Noté que esto iba a ser hasta divertido.

-¿Pero qué… qué vas a hacer? ¿Qué vas a llamar a la policía? -. preguntó aun más nervioso.

– Que vaaa, en absoluto, no te asustes que no tienes por qué.- exageré amistoso. Acompáñame a la tienda que simplemente vamos a hablar-. zanjé.

El trayecto de vuelta al negocio duró apenas medio minuto, suficiente para sacarle que él había sido uno de los que golpearon el escaparate.

-¿Quienes han sido los dos que corrían después de pegarle al cristal?-.

-No sé… ¿pero el qué? ¿cuándo…?-. Al pobre chaval debían fallarle las conexiones neuronales porque no conseguía decir nada con sentido.

-Mira Dani, yo he visto perfectamente quién ha sido, y sé que tú eras uno de ellos, reconócelo y créeme que será mejor- Me aventuré sin saber realmente la verdad.

– Sí, bueno, fui yo, yo lo reconozco porque yo soy sincero- Repuso el muchacho, nervioso pero con cierto aire galán.

-Bien, bien Dani, eso es lo que quiero, que seas sincero y me digas la verdad.

La entrada en la tienda debió ser un poco humillante para Daniel, pues ahora, en condición de preso, tenía delante a aquellos a los que antes había insultado. Allí todavía estaban algunos clientes y jugadores terminando el torneo en el que participaban. Dani debió sentir más de cinco pares de ojos acusadores en su rostro. Aun así, el joven mantuvo la compostura y se mostraba calmado.

La mencionada tienda.

Bueno Dani- comencé.- Si colaboras conmigo, yo te aseguro que aquí no va a pasar nada. Dime por favor tu nombre completo-.

-Daniel Gómez Carreño-.

-Ahora dime el nombre de tus amiguitos- Yo tenía una sonrisa en parte malvada, en parte amistosa, no quería asustar al muchacho.

-No… es que no lo sé…

-Vamos a ver Dani, no me mientas que es peor, piensalo bien y dime los nombres de tus amigos-. Le puse cara de “are you fucking kidding me” ?.

El detenido no tuvo que pensárselo mucho y empezó a soltar nombres y apellidos. En todo momento preguntando sobre qué pensaba hacer con ellos, a lo que siempre le contestaba -Nada en absoluto, sólo que si algún día pasa algo, pues tengo sus datos-.

-Ahora necesito que me des tu móvil ¿tienes móvil?.- Le tiré el anzuelo.

-No, que va, no tengo teléfono-. contestó picando el cebo.

-En ese caso Dani, necesito el número de tu casa o el móvil de tus padres.-

Se alarmó.

-¿QUÉ? ¿POR QUÉ? No, por favor, de verdad, además yo no tengo número de casa.

El rostro amistoso que le había regalado durante toda la charla desapareció con brusquedad dando paso a un ceño fruncido y labios apretados.

– Mira Dani, tú decides, o me lo das tú y colaboras situándote en mi bando, o llamo a la policía y le explicas a ellos todo lo que te pregunten.

-623123123-. recitó antes incluso de yo acabar mi frase.

-Esto es sencillo Dani, no tienes nada de lo que preocuparte, estamos hablando y listo. Yo quiero que tú me ayudes, y si me ayudas, te doy mi palabra de que a tí  te defenderé ante lo que pueda venir-.

-¿Pero tú vas a llamar a mi madre?-. cuestionó alarmado.

-Verás, la llamaré, pero sólo para comprobar que no mientes, necesito saber que este teléfono es de tu madre, ¿Cómo se llama tu madre?- me lo dijo- ¿Rocío? Bien, pues no te preocupes y escucha atento para que veas que no pasa nada-.

Aquello evidentemente tenía desconcertado al muchacho, su cabeza debió pensar “me ha hecho decirle los nombres de todos y hasta el teléfono de mi madre, a cambio  de encubrirme, y resulta que ahora está llamando a mi madre”. Lo cierto es que debió dudar si le traicionaría o no, pero para su agradable sorpresa, mantuve mi palabra.

-Hola buenas noches, ¿Rocío? ¿Sí? ¿Es usted la madre de Daniel? Ah, perfecto, descuide que no tiene nada de lo que preocuparse, le llamo desde una tienda, resulta que algunos amigos de Dani no paran de molestarme y estaba hablando con su hijo, sin ningún tipo de problemas, él no ha hecho nada, sólo le he pedido que me diga quiénes son y él ha accedido. Tan sólo le he pedido su número para corroborar que lo que el niño me dice es cierto. No, no se preocupe de verdad, ya le digo que no hay ningún problema y que Daniel no ha hecho nada, disculpe las molestias y buenas noches.

-¿Ves? ¿Te habrá parecido bien, no?- me dirigí hacia él mientras colgaba mi teléfono.

-Si…- contestó él algo más confiado. Sin duda me lo había ganado un poco más.

Si hubiera querido tomar represalias severas hubiera bastado con decirle la verdad a su madre metiendo incluso a la policía por medio, o llamando a ésta directamente y que se encargaran del pertinente susto. Pero a fin de cuentas ni me habían roto el cristal, ni eran delicuentes, sólo unos niños maleducados y algo vacilones. Durante toda la conversación con Dani me había convencido de que sería más divertido para mí, y mucho más suave para ellos el encargarme yo mismo de hacer justicia a mi manera, que llamar a sus padres o a la policía.

-Ya estamos terminando, amigo mío. Ahora solo voy a explicarte lo que vamos a hacer, es como una especie de juego. Digamos que yo ya sé que tú eres uno de los que me ha golpeado el cristal; pero estoy dispuesto a ignorar ese detalle, siempre que me digas los teléfonos del resto de tus compañeros…

-Pero yo no los sé, te lo juro- se atrevió a interrumpir.

-Lo sé, lo sé, te creo, por ello te voy a dejar unos días, tú no tengas prisa, piensa la mejor forma. Tú puedes salir “sin cargos” de todo este asunto, siempre que me digas lo que necesito saber de los demás. Acércate por aquí por la tienda la semanita que viene, asegúrate de que soy yo quien está detrás del mostrador y no mi socio, yo quiero que hables sólo conmigo.- El muchacho asentía en cada enunciado.- Y ya sabes que si no conseguimos a los demás, es con tu madre con quien hablaré, y es a ella a quien acudirá la policía si decido tomar recursos legales en estos actos bandálicos, a fin de cuentas eres culpable. Te ofrezco el mejor pacto que necesitas, ambos sabemos que has sido tú, pero si yo, que soy el que denuncia, te encubro, ya pueden acusarte tus compañeros todo lo que quieran que ya me encargo yo de convencer a tu madre de lo contrario; como acabo  de convencerte a tí ahora mismo de que hagas esto.

Sin duda, independientemente de como acabe la historia, Dani había pasado uno de los peores tragos de su corta vida, sin duda se había llevado una lección.
Le despedí estrechándole una mano en aras de conformar el trato. Trato que aceptó de buena gana.

-Dani, te advertiré una cosa, ahora cuando vuelvas a ver a tus amigos, estos, que no han pasado por lo que tú, se reirán y hasta incluso puede que se mofen de tí. Casi con total seguridad querrán volver, hoy, mañana o cuando sea, la aventura de golfear les llamará y propondrán repetirlo. Será ahí donde les convencerás de lo contrario, de que estoy muy cabreado y pienso llamar a la policía, y que es mejor no hacer nada más… Soy más listo que tú y tus amigos mil veces y no voy a consentir ni una jugarreta más.

-…Vale- concluyó con, seguramente, el deseo absoluto de salir de la tienda cuanto antes y respirar aire puro, sin nervios.

Salió por la puerta y ví cómo se alejaba, “aquello sería más que suficiente” pensé.

La historia pudo acabar ahí, pero sentí de nuevo la rabia que me obligó a no consentir que unos niñatos insultaran mi clientela; y mucho menos que intentarán burlarse de mis jóvenes amigos llamándoles “frikis hijos de puta” y corriendo calle abajo. Por que podrían tomárselo como un juego de a diario, y no lo iba a consentir. Esta vez se enterarían de lo que es bueno.
Una vez se adentró en el parque oscuro, a unos 60 metros de él y por la senda más oscura, salí siguiéndole escondido entre la maleza, moviéndome con sigilo de arbusto en arbusto, siguiendo los pasos de Daniel, quien tarde o temprano me llevaría ante al menos algunos de sus amigos. Y entonces les ví, estaban en un banco no muy lejano esperándole.  Estuve un tiempo callado, escuchando atentamente lo que decían. Básicamente estaban comentando lo sucedido, nada importante ni fuera de órbita. Noté que empezaban a moverse por lo que les sorprendí saliendo de detrás del arbusto.

Parque frente a la tienda

-Ni os asustéis, ni corrais-. Pedí sin éxito.

Todo ocurrió muy rápido, no me esperaban, había salido de la nada en cuestión de segundos. Y como si una banda de pajarillos se espantara por el disparo de un rifle, se desperdigaron por el parque. Y antes de reiniciar la carrera grité:

-¡Os he visto la cara a todos! Y os aviso ¡A alguno voy a coger!-.

De nuevo me veía corriendo con toda mi intensidad para cazar al segundo de los delicuentes, a quien no tardé en atrapar ya que se quedó algo rezagado.

Dani había hecho el intento de salir corriendo, pero lo había pensado bien llegando a la conclusión de que era inútil, a él ya le había pillado, y sacado toda la información. Correr solo despertaría más sospechas. Agradecí que se diera cuenta solito.

El segundo pescado del día estaba temblando, mucho, muchísimo más que el primero, respiraba entrecortadamente mitad por la carrera que acababa de pegarse, mitad por el miedo de haber sido detenido. Ni siquiera se atrevía a mirarme a la cara. Rebosaba de miedo; con éste quizás no fuera tan divertido, pero de una cosa estaba segura, éste seguro que no volvía a delinquir; el disgusto que llevaba encima era enorme.

-¿Dónde le llevas, a la tienda?-. Preguntó Dani mientras caminaba paralelo a mí y al chico.

-Sí, allí estamos más tranquilos-.le espeté.

-¿Puedo acompañaros? – Continuó.

-Te agradecería de buena gana que lo hicieras, así no dejas solo a este nuevo amigo para que se quede tranquilo y puedas decirle que no pasa nada, que no voy a comérmelo ni nada.

-¿Qué nos vas a seguir toda la noche?-. Reía- ¿Que nos vas a coger de uno en uno?-. Siguió preguntando el que ya tenía la lección aprendida.

-Si fuera necesario,  que no os quepa duda- Realmente me descojoné por dentro pensando en la idea de seguirles esa noche a todos uno por uno… cayendo como moscas. Reí. -Pero con vosotros dos de mi lado, no hará ninguna falta.

El nuevo cautivo estaba muchísimo más nervioso que el primero. Le tenía rodeado sus hombros con mi brazo derecho y sentía cómo su corazón casi le salía por la piel. Al llegar a la tienda,  Daniel optó por esperar a su amigo en la puerta. Me atrevo a insinuar que sintió respeto de enfrentarse otra vez a las miradas de mis niños, quienes seguían allí todavía.
Una vez dentro, comenzó el interrogatorio. Le pedí a uno de mis clientes que cerrara la puerta de la tienda, alegando que entraban mosquitos; verdaderamente era para que el niño tuviera un obstáculo si intentaba salir corriendo.

-¿Cómo te llamas?- El chico seguía tembloroso, enterrado en pánico. Debieron pasársele por la cabeza sus peores temores: yo hablando con su madre… la policía llevándole a su casa…  yo llevándole ante la policía y llamando a su madre…

-Fran-. contestó.

-¿Fran qué más?-. continué sonriente.

Vaciló medio segundo antes de contestar y se decidió -No no no, yo mis apellidos no te lo doy-.

-Bien Fran, entonces no te muevas, voy a llamar a la policía para que te lo pregunten ellos- De nuevo con simplemente mencionar a la policía  el resultado fue inmediato.

-García Moreno-. se apresuró a decir aun más inquieto.

– A ver Fran, esto es muy, muy fácil. Primero tranquilízate porque ni yo voy a hacerte nada, ni pienso llamar a la policía… puedes quedarte tranquilo, a fin de cuentas no me has robado, ¿no?, ni me has roto nada, ¿no? Es más, tú no has hecho nada, ¿cierto?- Repuse con cierta mofa.- Entonces no tienes nada por lo que alteralte, te estoy advirtiendo desde ya que no va a pasar absolutamente nada. Solo quiero saber quienes son todos, y que tanto tú como tus colegas me pidais perdón y santas pascuas.

-Perdón…- gimió el muchacho.

-Ahora quiero que me des el nombre de tus amigotes.- le hablé con un toque de seriedad.

-No, no, si yo no sé quienes son, no les conozco- repitió al igual que Dani veinte minutos antes.

Lo había intentado. Pero casualmente era el segundo que decía lo mismo.

-Mira Fran, cuanto antes me digas todo, antes te vas y terminamos este mal trago. Yo ya he hablado con Dani y lo sé todo. Sé quién ha golpeado el cristal y tengo los nombres de todos vosotros; quiero ahora comprobar que Dani coincide con lo que tú vas a decirme y que ninguno de los dos mentís.- Le arrinconé sin escapatoria. -Dime, ¿quién ha golpeado el escaparate? Y ¿Cómo se llaman todos?-.

-Es que no lo sé, de verdad, yo estaba lejos y no lo he visto-. contestó con graves dudas sobre si yo le creería o no. Pero yo tenía una respuesta calculadora mejor preparada.

-Claro que sí Fran, te creo sin duda, te creo cuando dices que no has visto bien quien ha golpeado el cristal porque estuvierais escondidos a cien metros, pero no vas a conseguir convecerme de que cuando os habeis reunido tras la captura de Dani, no habéis comentado la jugada, y ahí amigo mío, en ese momento, obviamente todos os habéis enterado de quién ha sido. Así que de nuevo no tienes escapatoria. No mientas-. Cada palabra debía clavársele en su ser como un estoque fino y afilado pues su respiración cada vez era más entrecortada y en sus ojos comenzaba a asomarse el brillo causado por una futura lágrima.

Fue diciéndome todos los nombres uno a uno, y para mi satisfacción, coincidió con todos los nombrados por Daniel.

-¿Dónde vives?-.

-Que no, eso no te lo digo, ya tienes bastante con “to” lo que te he dicho.- Se aventuró valiente.

-Está bien, no me lo digas, pero Dani sí lo ha hecho ¿eh?, Dani es más amigo mío que tú, ha sido más sincero con todo, y eso le da más puntos. Te recuerdo que la clave aquí está en colaborar hijo.- De repente cambié mi actitud y le exclamé exaltado -¡¿Tú has sido el del cristal?!-.

-No, no, no, no… – sollozó.

-Bien, ¿Quién ha sido?. Dímelo. Sin mentir. No puedes mentir porque yo sé que tú sabes quién ha sido. Y no sólo eso Fran, yo también sé ya quién ha sido, tan sólo te lo pregunto para comprobar que me dices la verdad y puedo confiar en tí-. Le situé de nuevo entre las cuerdas.

El muchacho acusó a los verdaderos causantes (dijo la verdad) y acto seguido preguntó.

-¿Pero qué vas a hacer, llamar a la policía? ¿ehn? Por favor, que ¿vas a llamar a la policía?-. seguía sollozando, ya no podía camuflar la lagrimilla que se le escapaba.

-No, quiero que me des tu teléfono ¿Tienes móvil?-.

-Que no, no – insistió- que el teléfono no te lo doy-.

De repente, se me ocurrió una idea magnífica que en absoluto se podía esperar. Dani  seguía esperando fuera, en la puerta. Y recordé lo que me había dicho de su madre, Rocío, que conocía a todas las madres de sus amigos.

-Mira… Fran, si no me das el teléfono esto lo hablaré con tu madre-. Es como si supiera que volvería a convencerle de hacer lo que le decía porque empezó a sacar el móvil.- Y verás, tú pensarás que no puedo localizar a tu madre, pero da la mala casualidad que yo conozco a Rocío, la madre de Dani, y sé de sobra que Rocío conoce a todas las madres de los amigos de su hijo, así que tú decides, o me das el número, o ya lo consigo yo por mi cuenta.- De nuevo la reacción fue inmediata.

-612312312-.

-Ahora voy a llamarte desde el mío y voy a comprobar que este es tu móvil, ¿vale?.- Saqué el teléfono y me dispuse a marcar. Efectivamente su móvil sonó.

-Venga, bien, ya falta poco, dame el número de tu casa o de tu madre.

De nuevo, como si el niño no supiera decir “sí”, volvió a denegar mi petición.

-Ya con el mío te basta, que no te doy el de mi madre.- En ese momento hice pasar a Daniel a la tienda y le expliqué la situación.

-Dani, aconséjale, ¿Qué crees que debe hacer Fran?-. Esto cada vez me resultaba más excitante. El muchacho habló.

-Dáselo, si no va a pasar nada, de verdad, que ya está tío.- “Buen chico”-pensé.

A Dani le tenía en el bolsillo, seguramente por la conversación que tuve con su madre, y porque sin duda se comportó mucho más sincero y valiente que Fran. Pero Fran aun no confiaba en mí, debía estar pensando que en cualquier momento le traicionaría, llamaría a la policía o contactaría con sus padres, y se le caería el culo. Sin duda era ese el miedo que tenía, se le notaba a leguas.

-Yo te prometo Fran, y te doy mi palabra, que no le voy a contar a tu madre lo que habéis estado haciendo, pero por si algo pasara: cualquier huevo estampado contra mi fachada, una pintada en la baraja, o un cristal roto; necesito tener el número de tu madre. Porque si algo de eso ocurriera yo os acusaré a vosotros dos.-Sonreí con frialdad- Y si insistes en negarme ese dato pues ahora mismo llamo a la policía y serán ellos quienes, llevándote a tu casa en el coche patrulla, le lleven la noticia a tu madre- repuse maquiavélicamente calculador.

El peso de la presión pudo con él y rompió a llorar. El muchacho me dio el fijo de su casa no sin antes advertirme que sus padres no estarían allí.

-Vaya, que casualidad hombre-. Llamé y no contestó nadie, podría ser verdad, sinceramente me daba igual. Fran ya había recibido un castigo más que suficiente con el disgusto que llevaba en el último cuarto de hora.

-Bueno chavales, ahora os voy a pedir un favor, ¡y atended! porque esto no debería ser un favor, sino una advertencia, ¡una exigencia!. No quiero que volvais por aquí sino es para comprar ¿ok? ni si quiera para mirar, solo comprar ¿De acuerdo?. Cómo ya sabeis tengo vuestros teléfonos y si pasa algo, acudiré a vosotros, así que convenced a los demás de que no es buena idea volver por aquí. Sin olvidar -miré a Daniel.- el trato que tú y yo tenemos, a tí espero verte pronto. Pero para los demás, el juego ha terminado, y he ganado yo.

Ambos jóvenes seguían inmóviles, saboreando el momento de salir a la calle perdonados, sin represalias, presentían que ya faltaba poco. Pero yo continué hablando una última cuestión.

-Y os digo más amigos míos, prestad atención porque os adelantaré el futuro. Cuando os reencontreis con el resto de la banda, nuevamente vuestros amigos se lo tomarán a broma, pues no han sufrido lo que habeis sufrido vosotros, e intentarán acercarse; incluso cuando contéis esto en el colegio, historia que por cierto maquillaréis mucho, habrá intrépidos  que quieran pasearse para probar, pero ahí estaréis vosotros para advertir el peligro, para convencerles que no es buena idea, primero porque me lo debeis, segundo porque para entonces- miré a Fran- todavía os durará el susto, y tercero porque tengo vuestros teléfonos y sois los que, si algo ocurriera, pagareis los platos rotos. Así que a vuestros compañeros con la picaresca suficiente para decir “pues yo voy a ir y seguro que no me dice na” hacedles comprender que preferirán no arrepentirse, como os ha pasado a vosotros, que se enfrentan a alguien mucho más listo, y sobretodo, más cabrón. Buenas noches.

Los niños salieron de la tienda. Algo más calmados de lo que entraron, podría haberles humillado un poco y exigirles que pidieran perdón a mis clientes uno por uno. Pero no hacía falta, les duraría el susto unos días, y esa noche, tanto Fran como Dani, dormirían bastante intranquilos pensando en la posibilidad de que al día siguiente pudieran sonar los teléfonos de sus padres.
Yo en cambio, me quedé maliciosamente satisfecho, pero con la conciencia tranquila, aquello sin duda habría sido para ellos mucho más suave que si hubiera llamado a sus padres o a la policía. Pero eso sí, no pude evitar sentirme como un malote durante todo el tiempo, jeje, una experiencia bastante divertida por mi parte, que espero se quede en nada.

FIN

Read Full Post »


¡Saludos, queridos lectores! Hoy vengo a hablaros de un lenguaje que solo unos pocos millones de elegidos flipados conocemos: El lenguaje del Gamer. Me refiero a ese tipo de palabras que puedes leer navegando por la red y, concretamente, jugando a juegos online del tipo “BRB”, “GTFO”, “Noob”, “Camper”, etc… Esas cosas que escribes entre tiro y tiro, monstruo y monstruo o turno y turno, que no te da tiempo a escribir entero y escribes de la mejor forma posible (o la más rápida, en todo caso). Voy a intentar hacer una recopilación con los más usados (los que me acuerde, vaya) para que todo pobre paria que no comparta la noble afición de matar gente online pueda entendernos cuando hablamos, espero que les sea util.

 

Tipico Gamer en su salsa.

Empecemos por las abreviaturas:

 

  • BRB (Be Right Back): Significa “Vuelvo enseguida”, para esos apretones momentáneos o el típico “Joder, no me queda cerveza”.
  • GTFO (Get The Fuck Out): Básicamente es como decir “Fuera de aquí”. Para todos esos jugadores coñazo/niños de 14 años.
  • LOL (Lots of Laughs o Laughing Out Loud): Partirse el culo, vaya. A estas alturas todos lo conocemos.
  • ROFL (Rolling On Floor Laughing): De nuevo, partirse el ojal con algo. De este pequeño amiguito hay varias versiones, a cual más bizarra, véase: ROFLMAO (Rolling On Floor Laughing My Ass Off), que viene a ser una ampliación del anterior; LMAO (Laughing My Ass Off), venga, seguro que lo adivináis; y, para terminar tenemos al grande y maravilloso ROFLMAOSTC (Scaring The Cat) en esta, el usuario afirma que, además de revolcarse por el suelo partiéndose el ojete, su gato se asusta de él, no querríamos verlo el resto de humanos.
  • FYI (For Your Information): Es como decirle a alguien “Pues para que lo sepas…”. Ya sabéis, para los que suelen llamar “Noobs” (próximamente explicado) a todo aquel que no sepa matar de 1 solo disparo de punta a punta del mapa o no saben pulsar las 20 habilidades a la vez.
  • BTW (By The Way): Significa “Por cierto”, como en “Oye, eres malo de cojones en este juego” “Lo se, ah “BTW”, tengo mi escopeta en tu cabeza”.
  • FTW (For The Win): Es el equivalente al “Forza” “Gora” o “Viva” de aquí. Por ejemplo, si te gustan mucho los rifles de francotirador como a un perro cobarde puedes decir “Sniper FTW” que sería como decir “Vivan los Francotiradores”. Para este caso hay una expresión también: Rulz (Abreviatura de “Rules”, “Mola” en Español).
  • BS (BullShit): Básicamente, se traduce como “Gilipolleces”, creo que no tengo que explicar cuando se usa.
  • GG (Good Game): “Buena partida”. Se usa al finalizar una partida/ronda/lo que sea para decirle a todos tus oponentes caídos que ha sido una partida divertida/entretenida. También está su opuesto BG (Bad Game).
  • AFK (Away From Keyboard): “Alejado del teclado”. Esta es para esos apretones que no son tan momentáneos o cuando tu madre te dice “NIÑOOOOOOOOOOOOO A COMEEEEEEEEEEEEEEEER” para informar de que, aunque no salgas del juego (para eso eres un friki en toda regla), tienes que ausentarte un rato.
  • OMG (Oh My God): “Oh dios mio”… Otra que no hace falta que explique cuándo usarla… ¿Verdad?. Para esta tenemos una versión para sucesos extremadamente impactantes como es OMFG (Oh My Fucking God). Todos sabemos lo que significa “Fucking” ¿no? Pues ahí lo tenéis.
  • NS (Nice Shot): Este es casi exclusivamente para FPS (a continuación). Significa “Buen tiro”. Para esos tiros en la cabeza que ni tú te crees que son posibles.
  • NN (Nice Nade): Lo mismo que el anterior, pero para los granadazos (Nade = Grenade).
  • IMO (In My Opinion): “En mi opinión”. Usada antes de expresar tu opinión acerca de algo (¡Quién lo diría!)
  • FU (Fuck You): “Que te jodan”, simple y llanamente.
  • GTG (Got To Go): “Tengo que irme”. Para esos tristes momentos en los que ya, por razones maritales, parentales o por sangrado de ojos y manos, tienes que dejar de jugar.
  • KS (Kill Steal/Stealer): Usado cuando, después de perseguir al mismo tipo todo el mapa, vaciándole varios cargadores y diciendo cosas de las que tu madre no estaría muy orgullosa… lo arrinconas, es tuyo, está indefenso y de pronto… ¡BANG! Lo mata otro de tu equipo que lo acaba de ver de pura chorra.
  • NP (No Problem): “Sin problema”. Cuando alguien te pide perdón o te da las gracias, esto es lo que se dice.
  • THX (Thanks): Dar las gracias, no tiene más.
  • STFU (Shut The Fuck Up): Básicamente, es “Cierra la puta boca”. Para esos jugadores que no paran de rajar, y rajar, y rajar. Puede usarse junto con “GTFO” para imponer más respeto.

 

Voy a hacer un aparte para hablaros de las acortaciones dependiendo del tipo de juego al que nos enfrentemos:

  • FPS (First Person Shooter): El Counter, el Call Of Duty o el Battlefield. Los juegos de tiros de toda la vida de dios.
  • RTS (Real Time Strategy): Los juegos de estrategia, tipo Age Of Empires, Command & Conquer o Starcraft por ejemplo.
  • RPG (Role Playing Game): Juegos de rol, generalmente en 3ª persona, como pueden ser el mítico Diablo, el Baldur’s Gate y derivados.
  • MMOG (Massively Multiplayer Online Game): Juego que se juega únicamente online. Estas siglas se suelen combinar con las otras, vease MMORPG (Juego de rol online, como el World of Warcraft), MMOFPS (Juego de disparos Online, como el Counter Strike) y asi.

 

Puede que me haya dejado alguna abreviatura más, pero son las que suelo usar más a menudo. Espero que ahora todos entendáis un poco mejor este noble lenguaje a base de acortaciones. Próximamente: Expresiones variadas en partida.

 

Así podreis entender nuestro noble arte.

Read Full Post »


Y allí estaban ellos, Pedro Sánchez Frutos y Chihuahua Postilla rumbo a Madrid. Los viñedos, los rebaños pastando por toscas laderas… todo esto llenó a Perico de una extraña nostalgia, echaba realmente de menos la vida sencilla del campo.
De repente, su corazón, se puso a latir como nunca lo había hecho antes.

– ¡La vihen! – Exclamó – ¡Ma dao un calambre desde los cohone hasta las zoreja!
– Bienvenido a la vida hombre, estabas hace una hora como un perrete mojado – Comentó en tono de humor el copiloto, un joven que sujetaba una sonrisa bastante irónica.
– ¿Sabe de que mestá entrando gana? De achicar a una güena moza en un pajar, como en la fiesta der gorrino en mi pueblo – Dijo Perico a gritos – ¡Para en argun lao cohone!
– Una rave nos espera en un viejo cobertizo llegando a Sevilla. Tu sabes, para coger fuerzas para el camino.

– ¡De lujoh! – Dijo Perico sin tener la menor idea de que era una rave

Al cabo de una hora llegaron a aquel sitio. Era un campo bastante sucio y descuidado; los vómitos, compresas cremosas y condones usados adornaban aquel viejo suelo como la hojarasca que se pudre en otoño en las ciudades. Un repetitivo sonido agudo se iba haciendo mas grande conforme llegaban al lugar, al igual que la muchedumbre.

– Y ahora Perico tómate esto – Dijo el mismo joven de antes mostrándole lo que parecía un hongo deshidratado – Para hacer esto mas animado.

Y Perico lo ingirió. El sabor era una mezcla de amargo y ácido, lo que le produjo al tío una repulsión bastante grande. Cogió en su pecho una poderosa flema y lo escupió con la precisión de un Spetsnaz en una aplastada lata de Steinburg. Le llamó la atención, algo vió en aquella lata, pero se olvidó completamente de ella cuando los primeros efectos de la seta alucinógena afloraron al exterior.

Se miró las manos y estas parecían estar derretidas. De repente se le endurecieron como un engrudo y empezaron a deshacerseles en infinitos fragmentos. Perico, presa del pánico, se fue corriendo campo a través.

– ¡¿Pero a dónde vas tío?! – Le gritó uno de los jóvenes que le recogieron aquella mañana intentando alcanzarlo.

– Déjalo, es un genio incomprendido – Dijo otro mientras se cuarteaba un polvo con el carnet del club ColaCao.

Se encontró desnudo en medio de olivos mustios. Uno de los árboles tomó forma humana, y con un movimiento siseante se acercó a Perico.

– ¿Ande ando? Me perdío – Le perguntó Perico

La figura se quedó muda y alargó una de sus ramas hasta las gónadas de él. Le arrancó su aparato y se lo acercó a su boca, entonces empezó a tocar con él una salve rociera. Cuando la melodía finalizó todo empezó a darle vueltas, hasta que cayó en redondo.

Recuperó la conciencia y se encontró de nuevo en la furgoneta de los Chihuahua Postilla, estaba realmente desconcertado.

– Buenos días princesa – Le dijo el copiloto.

– ¿Qué ma pasao? – Preguntó mientras se palpaba su miembro. Comprobó que todo estaba en su sitio, así que se tranquilizó.

– Te encontramos abrazado a un cerdo, le estabas mordiendo la oreja y llorando. Estás como una puta cabra tío – Le respondió riendo

– La vihen…

Por fin salieron de aquel lugar, había pasado un día y Perico ni se enteró apenas. Un cartel que ponía “Sevilla” tachado con rojo le hizo caer en cuenta de que estaban de nuevo en camino hacia Madrid, cerró los ojos y durmió.

-CONTINUARÁ LA SEMANA QUE VIENE-

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: