Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21/10/11


La cuestión es simple. En mi opinión en la programación televisiva  española existe la enorme ausencia de una serie de animación patria. En otras palabras: nos hace falta un “Family Guy”, un “South Park”, un “American Dad”… La cosa está en que estos programas ofrecen un humor que cubre tres aspectos clave: sociedad, política y cultura popular. Creo que no se puede negar que en nuestro país estas áreas dan para mucho y que esto es algo que hemos demostrado a lo largo de la historia.

Bien es cierto que la parodia sobre estos puntos ya se dan (o se han dado), como no podía ser de otra forma, de una forma más o menos centrada en prácticamente todos los programas humorísticos. Pero lo que estamos buscando aquí, a fin de ilustrar, son aquellos que lo han tomado como objetivos primordiales.

Así por ejemplo podríamos citar como programas humorísticos de carácter político “El Intermedio”, dirigido por el Gran, Gran Wyoming, y que es tan inteligente y divertido como partidista. En el otro extremo hay quien podría señalar a “Los clones” de Intereconomía, pero si de lo que se trata es de hacer humor, “Saber y ganar” tiene más papeletas para ser nombrado. No se puede dejar de señalar asimismo  el magnífico shows de “Los guiñoles” que hace años se emitía en Canal+; con sketches cortos, imaginativos y protagonizado por muñecos de los propios políticos este espacio repartía indiscriminadamente sus balas de sátira y parodia, convirtiéndose en mi opinión en el mejor programa de este tipo que se haya emitido en los últimos 20 años de televisión.

En el apartado de lo social pudimos disfrutar (mientras Vasile lo permitió) del primer intento de la caja tonta nacional de morder una manzana tan jugosa como es la crítica de la prensa rosa, la telebasura y los programas del corazón; me refiero por supuesto al espacio que Ángel Martín presentaba en “Sé lo que hicisteis”. Todos sabemos los motivos que acabaron llevando a este espacio a su desvarió y posterior cierre, pero ¿acaso el esperpéntico circo que mantienen las Belén Esteban y los Jorge Javier varios que pueblan nuestra parrilla no es una fuente de bromas lo suficientemente apetecible como para ser explotada?

Quizás sea la focalización en la parodia de la cultura popular la que ha tenido menos presencia en nuestras pantallas. Si bien, como se ha dicho, siempre se han dado los gags sobre series y películas en, por ejemplo, “Cruz y Raya”, creo que no es hasta la llegada de “Hommo Zapping” y “Palomitas” (ambos surgidos de la mente de José Corbacho). Bien es cierto que quizás estos sean ejemplos funestos, ya que ambos fueron cerrados debido a sus bajas audiencias y en el caso de “Palomitas” el cese llegaría tras apenas emitirse tres programas.

Y bien. Si estos temas ya son tratados en diferentes shows  ¿Qué puede aportar la animación a esta mezcolanza? A mi parecer, en primer lugar una importante economía de recursos.  Una serie animada puede mostrar una gymkana entre un velociraptor, la quinta división aerotransportada y el reparto de “Verano azul”  con muchísima más facilidad, y probablemente más eficiencia, de la que requeriría adaptarlo a la imagen real. Esto conlleva, a la postre, a una inmensa libertad creativa para poder dar rienda suelta a las ideas de los guionistas. Además también se vuelve más fácil el introducir y parodiar personajes públicos.

En todo este repaso no puede olvidarse que ya existió un intento de crear una serie de animación adulta patria: la olvidada “Que bello es sobrevivir”. Producida por Emilio Aragón y emitida en 2001 en Cartoon Network primero, y luego en Tele5,  que presentaba la típica estructura de familia  con un padre palurdo al frente, como ya habían hecho “Los Simpson” y seria adoptado posteriormente por todas las series de la franquicia de Seth  MacFarlane. Solo durarían 13 episodios sin pena ni gloria, quizás por no haberse quedado estancada en los parámetros de un producto “para toda la familia” y no apostar por un estilo más llamativo. O quizás porque, simplemente no supo dar la talla y destacar lo suficiente sobre el resto de la programación. También hay que tener en cuenta que hoy en día, con el exponencial aumento de canales, las exigencias de índice de audiencia se han vuelto más laxas y quién sabe si las cosas hubieran sido distintas.

Lo cierto es que en España tenemos muchas cosas que dan risa, aunque sean de esas risas que nos dan por no llorar. Tampoco digo que tuvieran que llegarse a los extremos de un “South Park” y buscarse una polémica cada dos por tres, que además ya tenemos algún ejemplo de que tocar determinados temas pueden suscitar incluso una censura nefasta (que le pregunten a “El Jueves”, si no); pero sí que hay material de sobra para sacarse una buena comedia, al menos.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: