Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 diciembre 2011


–         Bueno, Perico ¿Te ha quedado clarinete el tema, no?

Le preguntó Carlos.

Perico apenas acertó a asentir mientras agarraba fuertemente su garrota con ambas manos. Ante su gesto dubitativo, el chaval prefirió repetirle el plan:

–         A ver: tu te esperas detrás de esta esquina. Cuando el tal Don Manuel vaya a coger su coche salimos nosotros y hacemos el paripe de que vamos a atracarle. Tu apareces con la garrota, nos despachas a todos y quedas como un heroe delante del matador ese, asi seguro que te devuelve el curro. ¡Pero ojito con pasarse con los mamporros, Perico, que nos conocemos!

–         Que zi, que zi…¡No preocuparzu de ná que no me he caio de un guindo cohone!

Pero pese a sus esfuerzos por intentar mostrarse sereno, Pedro preveía que algo de aquel plan tenia que salir mal. Además, no le caía nada bien intentar mentir a un grande de los ruedos como era Don Manuel…¿Pero que otra cosa podría hacer, al fin y al cabo? Su destino reposaba ahora en las mugrientas manos de aquellos punkis.

–         Troncos, que ahí sale ya el pavo ¡Todo el mundo a sus puestos!

Avisó uno de los músicos.

Apostados desde la esquina del parking, vieron al diestro abandonar uno de los edificios cercanos. Atravesando el solitario estacionamiento, el torero se dirigió hacia su coche. Los miembros de Chihuahua Postilla le hicieron un gesto a Perico para que esperase agazapado el momento de intervenir, mientras ellos mismos se preparaban para entrar en acción. Una vez el objetivo estuvo situado junto a la puerta de su coche, los crestosos hicieron su aparición, irrumpiendo en escena. Mientras se acercaban al interfecto con gesto chulesco, Carlos comenzó a decir:

–         ¡Viejo! ¿Qué tal si te enrollas y nos sueltas todo lo que lleves encima? Y no te nos pongas tonto, a ver si vamos a tener que enfadarnos…

Asomado desde la esquina, Perico pudo observar perfectamente como todo el plan se iba al garete: Antes de que los punkis pudieran reaccionar, Don Manuel, que ya había abierto la puerta de su coche, sacó un pequeño aparato negro con el que golpeó a Carlos en el pecho antes de que este pudiera reaccionar. Mientras una descarga eléctrica recorría su cuerpo desde sus zapatillas roídas hasta la punta de su cresta, el joven solo podía apretar los dientes. Cuando el resto de la banda quiso darse cuenta, todos habían corrido la misma suerte y se encontraban en el suelo convulsionando (si bien no era la primera vez que Perico los había visto en tal situación, aunque esto solo salía ser tras alguna de sus legendarias noches de parranda).

En menos de un minuto, Don Manuel los había despachado a todos y se había montado en su coche para salir del recinto a toda velocidad.

Una vez más Perico contemplaba como sus esperanzas se desvanecían por culpa del infortunio. El plan para recuperar su empleo se había ido a la mierda irremediablemente ¿Es que era su sino acabar siempre desgraciado y solo?

Repentinamente, un grito ahogado y un frenazo, provenientes de la calle, le sacó de su ensimismamiento. Instintivamente, nuestro gañan echó a correr hasta alcanzar la salida del parking.

Al doblar la esquina vio al diestro, que se había apeado de su vehiculo, y que echándose las manos a la cabeza miraba con ojos desorbitados a un bulto que yacía en el asfalto. Lentamente Pedro se acercó hasta que reconoció al infeliz…

–         ¡Paquito! ¡Ay, Paquito!-

Pedro echo a correr hasta alcanzar a su sobrino, que habia recibido el impacto del coche. El pobre chaval estaba tirado con cara de lelo, que no mejoró cuando su tio lo zarandeó salvajemente mientras se lamentaba.

–         ¿Es usted el padre de la criatura?

Perico cesó el llanto un momento para girar la cabeza hacia el torero, que le habia dirigido las palabras.

–         No no, yo zoy zu tio ¡ Ay la que me va a cae zi ze ha degraciao el chaval!

–         Pero espere un momento…yo a usted le conozco ¿No es ese energumeno que…?- Inquirió Don Manuel con el ceño fruncido. Subitamente, su gesto se suavizó mientras una idea empezaba a germinar en su cabeza- Mire, en realidad el golpe no ha sido para tanto. Un susto más que otra cosa…Estoy seguro de que podemos arreglar esto como unos señores…¿Verdad? ¿Qué le parece si vuelvo a contratarle y aquí no ha pasado nada?

En la cara de Perico se dibujo una sonrisa enorme, mientras seguía zarandeando al pobre Paco.

–         Ay ¿de verda Don Manue? ¡Po claro que zi! ¡Zi eto ha zio una tonteria de na! ¡Peores golpe en la mollera me lleve yo cuando shico y a mi no me ha pazao na! ¡Eto ze le paza ar crio con un lingotazo!

–         Bueno, pues montelo en el coche y vamos para mi casa que lo pueda atender mi criada.

Ordenó el torero.

Una vez en marcha, Paco seguía con los ojos en blanco y la lengua fuera, Manuel continuaba con el gesto preocupad y Pedro con una sonrisa idiota, feliz de que por fin la fortuna pareciera sonreirle. A fin de cortar el hielo, intentó entablar conversación:

–         ¿Güeno, y entonze…vuervo ar trabajo de chofé como teniamo penzado?
Don Manuel le irrigó una mirada enigmática y dijo:

–         No,no…me temo que ahora que la naturaleza de nuestra relación ha cambiado usted se ha convertido en el hombre indicado para un trabajito que tengo que hacer…uno muy especial…

(CONTINUARÁ)

Read Full Post »


Señoras, señores, animales y modernitos; aquí les traigo el súmmum de la pizza, la madre de toda las pizzas, el shawarma de las pizzas o, como decimos por aqui: “Ohtia, nosta weno ehto picha”. Después de probarlo no querrás volver a comer pizza normal nunca más. A pesar de que nada más leer el nombre tus venas se ponen como las de un americano leyendo el menú del Burguer King y tu colesterol empieza a preparar la fiesta, no es tan grasiento como parece. Procedo a contaros como hacer esta delicia gastronómica en vuestra casa.

Esta será vuestra cara al primer bocado

Lo primero que hay que hacer es tener una pizza (quién lo diría). Puedes hacerla tú mismo, comprarla precocinada en tu supermercado más cercano (esto es lo que hareis todos, no os engañeis) o, si teneis algo de pasta y quereis que vuestra boca se case con vosotros, pedir al Telepizza o derivados. En caso de comprarla precocinada o hacerla vosotros mismos, hornearla (o microondearla) hasta que esté hecha… necesitamos a esa zorra bien calentita y fundida. Hasta ahi, todo normal… pero ahora es cuando viene el momento de la verdad.

Mi recomendación personal

Cogemos una sartén (la más grande que tengais, para que os quepa la mayor cantidad de pizza dentro), le echamos un poco de aceite, poco más de lo que le echaríais a una plancha para hacer filetes (aseguraos de repartirlo bien por toda la sartén), ponemos el fuego medio-fuerte y esperamos a que se caliente. Una vez que el aceite está caliente, ponemos la pizza encima, tapamos, lo dejamos 2-3 minutos (o hasta que veais que está crujiente la masa)… y ¡voilá! Listo para saborear esa deliciosa pizza que acabamos de dejar con una base crujiente. Haceos a la idea de que esto es como mezclar un sandwich de estos que te haces con su mantequilla en la sartén y una pizza (tal como suena).

La miras, te mira... te pide que te la comas, no te resistas, se un buen chico.

Espero que a nadie se le ocurra darle la vuelta a la pizza y ponerla en la sartén por la parte del queso, aunque no os lo creais, ya me lo han preguntado varias veces… supongo que poner la pizza por la base es demasiado comercial para algunos.

Read Full Post »


– ¡Coño! ¿Pero ese no es Perico?

Nuestro amigo se encontraba llorando como un niño pequeño al que le acaban de decir que se llevan su corderito al matadero cuando escuchó una voz muy familiar al otro lado de la calle y que parecía curtida por años de consumo de alcohol de dudosa calidad.

– ¡Pedro! – Carlos, el cantante del grupo de punk al que había conocido Perico tiempo atrás estaba asomado por la ventanilla lateral de su furgoneta, junto con el resto de sus compañeros -. ¡Como no hay sitios en este mundo donde podrías estar y nos encontramos en la puta Barna!

Perico se acercó a la furgoneta, todavía con los ojos llorosos, y con cara de no entender demasiado bien lo que estaba viendo. Claro que, una vez estuvo a centímetros de la furgoneta del grupo, su cara cambió por completo.

– ¡YO ME VI A CAGÁ EN TOA VUESTRA PUTA MARE! – casi se le salían las venas del cuello -. ¿VOHOTRO OS CREÉI QUE ES NORMÁ QUE ME DEHEI TIRAO COMO UN PERRO EN ARANHUÉ, MARICONA?

Pedro agarró la cabeza de Carlos – no por nada en especial, es el que le pillaba más cerca – y empezó a chocarla repetida y enérgicamente contra el salpicadero de la  furgoneta al grito de “¡MARICONA, QUE SOI UNAH MARICONA!”. El resto del grupo se abalanzó casi de inmediato para ayudar a su compañero, pero teniendo en cuenta que Pedro era un hombre curtido a base de años de pastoreo y que ellos llevaban 2 años de resaca acumulados, puede comprenderse que tardaran un par de minutos en separarlos. Cuando consiguieron quitar las zarpas de Pedro de encima de Carlos, el salpicadero tenía una abolladura comparable a la que le empezaba a asomar al cantante de “Chihuahua Postilla” en la frente.

– Joder, Perico, tío, ¿estás loco o que te pasa? – el conductor, el chico de las barbas del que aún no sabía su nombre, fué el primero que reunió el valor para decirle algo a Pedro -. Que lo has dejado inconsciente, cojones.

Y era cierto. Carlos estaba inconsciente y con un hilillo de sangre descendiéndole por la frente.

– Loco dice er tío – la indignación de Pedro no descendía, pero si su arrebato violento inicial -. Loco estai vohotro, que me dijihtei de quedá y no aparehístei.

Los siguientes diez minutos de conversación se pueden resumir en un intercambio de opiniones, con los músicos tratando de justificarse por no aparecer en el momento en el que quedaron con Pedro, y el susodicho acordándose de todos y cada uno de los miembros de la familia de los diferentes miembros del grupo. Justo cuando Perico dejaba en paz a los familiares y empezaba a cagarse en Dios, Carlos recuperó la conciencia.

– Vale, vale, Perico, ya nos hemos enterado de que te jodió mucho que nos rajáramos – Pedro no entendió una palabra, pero supuso que era una disculpa -, pero cuéntanos, ¿que narices haces en Barcelona?

No sin antes soltar un par de improperios más, Pedro comenzó a relatarles la odisea que había vivido hasta llegar a Barcelona, y cómo lo había fastidiado todo al confundir a Don Manuel con el inútil de su sobrino.

Los “Chihuaha Postilla” se miraron entre ellos, y justo después Carlos le dijo:

– Perico, tío, móntate en la furgo que vamos a compensarte por lo de Aranjuez – uno de los que iba sentado detrás le abrío la puerta -. Dime dónde se está quedando el tal “Don Manuel”, que vamos a hacer que te devuelva el curro.

– CONTINUARÁ –

Read Full Post »


5 y media de la mañana. Una voz me despierta de un sueño ligero que había pasado toda la noche intentando conciliar: “Estación de Zafra, aquí haremos una parada de treinta minutos”  Obviamente me acuerdo de media línea de suceción del conductor del autobús Salamanca-Cádiz y posteriormente me quedo mirando por la ventana con el salvapantallas puesto, encefalograma plano durante un minuto o dos. Una vez que vuelvo de mi Valhalla particular me levanto del asiento, aún no sé muy bien si por el rugido que pega mi estómago a causa del hambre o por el horrible dolor de culo que en ese momento me hace pensar :“definitivamente no valdría para ser el pasivo de una relación homosexual”.

Bajo del autobús y me dirijo a la cafetería a ver si el señor segedano (lo reconozco, he tenido que mirar en wikipedia el gentilicio de Zafra) me pone de desayunar.  Busco el precio del bocadillo de tortilla en la carta, teniendo ya en mi mente entre qué precios debería oscilar: un bocadillo de tortilla normal, a día de hoy debería costar unos 3 euros, si está más caro es un timo y si está más barato me compro dos, he ahí mi baremo. Encuentro el precio, 3,20€, aceptable rozando lo indecoroso pero el hambre que tenía en ese momento me hace darle el voto de confianza. Observo como el resto de clientes van pidiendo cafés con leche como si fuera la oferta del día, el más atrevido pide un bollo pequeño para acompañarlo, pero nada más, así que cuando llega mi turno y pido mi bocadillo me siento un gordo mental. Posteriormente otro viajero pide una cerveza, por lo que me quedo más tranquilo viendo que los hay peores.

Nuestro amigo el segedano (ya que me he esforzado en buscar la palabra la uso todo lo que pueda) me dice que ahora me lo prepara, que va a terminar de atender a la gente. En ese momento observo como empieza a llegar más y más gente , hasta un punto en el que para mi percepción somnolienta la cafetería está abarrotada, “Pero si no veniamos tanta gente en el autobús, carajo” pienso, ya pensando en que el autobús se va antes de que el camarero me ponga el desayuno.

En ese momento de sudores fríos, estómago peleón y clinclines de cucharillas contra vasos de café algo me llama la atención. Unas lucecitas brillantes que parpadean, suenan y hacen que se me olvide todo. Se trata de una máquina tragaperras, con un chasis naranja brillante impoluto, limpia como el ojo de un pollo (lo que me parece irónico ya que normalmente el jugador tipo de estas máquinas suele ser todo lo contrario) en la que aparecen dibujitos en los que te venden que si consigues tres diamantes azules seguidos te llevas 80€, casi siento como si la máquina me estuviera diciendo:” pss eh, tu, el de la tortilla, que estoy calentita, echame 20 céntimos y te saco los diamantes pa ti solo”. Realmente me siento tentado de empezar a jugar sólo por ver como se meneará la ruedecita y que me salgan los dibujitos de diamantes, manzanas y carteles en los que pone “BAR” que dan premio seguro, pero me acuerdo de las palabras que sabiamente me inculcó el Sr Zocalillo Senior: “esas máquinas son para sacarle el dinero a los gilipollas” por lo que amenazado por mi padre de parecer un gilipollas ante la abarrotada cafetería me alejo a una mesa en la esquina. Mientras espero mi bocadillo me saco de una máquina de refrescos un Kas de naranja, 1,30, algo caro también pero nada como mi refresco favorito para bajar la tortilla. Finalmente el segedano (estábais advertidos) aparece al rato con mi bocadillo y me cobra. 4,50€ me sale en total el desayuno, he de decir, que contemplo contento como el bocadillo vale los 3,20 €, está bien hermoso vaya.

Me siento a desayunar y vuelvo a fijar la vista en la máquina. Uno de los viajeros ha estado rondándola, como haciendo una especie de danza del cortejo que sólo los habituales de bar saben hacer, hasta que finalmente se coloca en frente y comienza el juego. Veo como echa unas cuantas monedas antes de que le salgan 3 melocotones de aspecto apetecible, un premio pequeño. El tío ni los cobra, la máquina tiene un botón para que el premio se aproveche en continuar la partida. Un par de monedas más y de repente el juego cambia. Se enciende la pantalla de arriba y las ruedas superiores comienzan a girar “debe ser el juego para los gilipollas vip” pienso. Sigueun buen rato hasta que se le acaban los créditos, pero la máquina sigue con el juego vip, la pantallita de arriba sigue encendida, así que el jugador no va a abandonar la partida. Saca de su cartera un billete de 10 euros, tras lo que pienso que ahora se tendrá que dirigir a la barra, pedir cambio y seguir jugando, pero no, las máquinas modernas tienen una ranura, por la que directamente puedes meter los billetes sin tener que dirigirle ni media palabra al camarero de turno, muy considerado por parte de estas máquinas.

Image

Tras lo que calculo que podrían ser unos 14 ó 15 euros gastados sin llevarse ni un duro yo ya me estoy terminando el bocadillo y aún me queda el culito del kas de naranja para bajarlo todo. El hombre apura su último crédito sin que la suerte le sonría y en ese momento se queda inmóvil, mirando fijamente a la máquina tragaperras como si esperara que en un alarde de compasión esta le dijera “venga, otra oportunidad, que me has caído bien, majete”. Tras haber observado toda la partida por fin comprendío a qué se refería mi padre con lo de “cara de gilipollas”.

El conductor del autobús apura su café y se dirige a la salida, señal que los viajeros curtidos como yo ya entendemos como “vamonos que nos vamos”. Me levanto de mi silla algo hinchado, debido a la tortilla y al pan inflado con el refresco en mi estómago. Me dirijo a la salida sabiendo que voy a dormir bien el resto de camino hasta Cádiz. Soy 4,50€ más pobre, pero mi estómago está lleno. Me siento como si me hubieran tocado los tres diamantes azules. Segedano.

Read Full Post »


Efectivamente, he usado la triple negación andaluza en el título de este artículo. ¿Por qué? Porque es una genialidad como concepto y porque me sale de las narices. Así a grandes rasgos, vaya.

Pero me centro en el tema que me ocupa en este momento.

Hagamos una pequeña reflexión. Nuestra generación – pongamos que entre mediados de los 80 y principios de los 90 -, quien sabe si por el abuso de las cantimploras Zumrok o por la ingesta masiva de Bollycaos en el recreo, hemos sido capaces de sobrevivir a toda una serie de catástrofes que vaticinaban, en mayor o medida, el fin de la especie humana como tal, o al menos de la civilización tal y como la conocemos. Desastres, enfermedades, profecías, el regreso del PP a la Moncloa…

Un Gallego en Invernalia, pa qué más

Intentaré seguir un orden cronológico. La cosa nos ha ido más o menos así.

La crisis de las Vacas Locas

Echando la vista unos cuantos añitos hacia atrás, podría decirse que la Enfermedad de Creutzfeltd-Jakob fue la primera que dejó a la comunidad científica mundial con el culo torcido.

La enfermedad, versión humana de la Encefalopatía Espongiforme Bovina, tuvo su momento de auge allá por 1996, cuando a las reses criadas en Gran Bretaña se les empezó a ir la pinza por consumir pienso contaminado con restos animales. Hay por ahí incluso quien dice que fue culpa de gobierno Indio, por fabricar dicho pienso con restos humanos. Yo por mi parte, y pensando en lo numerosas que son las castas bajas de la sociedad hindú, me lo creo .

La solución que se aportó por parte del gobierno británico fue digna de aplauso y quien sabe si incluso de un Nobel: Bicho que tuviera tembleque, bicho al crematorio. Y santas pascuas.

El Efecto 2000

Reconozcámoslo. Aquí el que más y el que menos si se acojonó un poquito.

Asumo que todos los lectores del blog tienen edad suficiente para acordarse de dicho suceso – niños, evitad los artículos que hablen de alcohol, ya aprenderéis de que va la cosa -, pero por si acaso, un poco de historia.

Acercándose ya el año 2000, a los informáticos y programadores del mundo les dió por darse cuenta de que, en su infinita inteligencia, no les había dado por suponer que la especie humana seguiría existiendo más allá del siglo XX. La consecuencia directa, parafernalia informática aparte es que, debido a dicho error, el 1 de Enero de 2000 habría sido considerado por las máquinas como 1 de Enero de 1900.

Efectivamente, una GILIPOLLEZ que apenas causó un par de inconvenientes de tráfico de datos al rededor del mundo, pero que generó una paranoia desproporcionada, llegando a ser dicho día vaticinado como el del fin de la civilización debido al caos informático que provocaría.

Gobernator seguro que no estaba tan preocupado

La crisis de la Gripe Aviar

Segunda crisis pandémica en menos de una década, señores.

Año 2004. Solucionado tiempo ha el problema de las Vacas Locas, las granjas del mundo desarrollaron un nuevo plan de acción para imponer su agrario orden en el planeta. Y esta vez le tocó el turno a los pollos.

Si, si, a los putos pollos. Esas cosas adorables y pequeñitas que nos comemos por toneladas en el KFC.

El caso es que de 2004 a 2006, una nueva cepa del virus de la gripe, conocida como H5N1, comenzó a sembrar estragos entre las aves de granja de medio mundo. Y esto no habría supuesto un problema más allá del impacto económico a los dueños de dichas granjas, si no fuera porque la enorme capacidad de mutación del virus le permitió resultar infeccioso para el ser humano.

He investigado un poco y no he encontrado datos referidos a muertes en humanos – si de infectados – pero lo que si me ha llamado la atención es lo rápido que infinidad de gobiernos se apresuraron a asegurar que tenían vacunas infalibles, entre ellos, como no, el de los Estados Unidos. Se nota que estábamos ya en crisis.

Volviendo a la teoría conspiratoria rural, a los pobres bichos les volvió a salir mal la jugada. Solo en Asia se sacrificaron más de 140 millones de aves corral. Casi .

Los cerdos intentarían jugárnosla también, ya en 2009, con la versión H1N1 de la cepa – la gripe A, vaya -, e incluso estos tuvieron un poquito más de puntería – más de 18000 muertes según la OMS -, pero teniendo en cuenta que la gripe estacionaria típica, la que te sueles pillar en invierno, mata a más gente cada año… A los gobiernos se les vió el plumero poniéndonos en crisis pandémica en base a unos datos tan irrisorios, y los únicos beneficiados del asunto fueron los vendedores de líquido desinfectante para manos.

06/06/2006

Creo que es el único comentario que esto se merece al respecto

2012

Y para terminar, lo que está por venir.

Antes de decidirme a escribir este artículo ya tenía en mente que la referencia a esta futura fecha era necesaria, pero pensaba que no encontraría mucha morralla profética más allá del asunto Maya.

Craso error.

Apocalipsis, alineaciones galácticas, catastrofismos temporales combinados con predicciones chinas, reversión del geomagnetismo terráqueo, colisiones planetarias, invasiones alienígenas… Tenéis todo lo que queráis y más aquí. Yo por mi parte ofrezco una visita guiada al manicomio más cercano para todo el que siga toda esta parafernalia New Age.

Pero volvamos al asunto Maya, que aunque no lo parezca es interesante.

La relevancia del año 2012 en el Calendario Maya no conlleva ningún asunto apocalíptico, al menos no a priori. Pensad en nuestro calendario – el gregoriano -. Dividimos el tiempo en años, décadas, lustros, siglos, milenios… Pues algo parecido ocurre en calendario Maya. No entraré en muchos detalles, cada uno que se interese por su cuenta, pero la relevancia del año 2012 en el calendario maya es tal porque el 21 de Diciembre de 2012 – gregoriano -, coincide con el fin del décimotercer Baktun, que en dicho calendario supone un periodo de 144000 días – unos 400 años.

Más allá de este dato, toda la relevancia dada a las predicciones son fruto del consumo y más que probable abuso de LSD de más de una persona, que se tomó algunos escritos de la civilización Maya más seriamente de la cuenta.

Dicho esto, solo me queda despedirme y desearos un feliz año 2012 a todos los parroquianos de la Tasca.

Y si tiene que llegar el fin del mundo, que cojones, que os pille borrachos y a ser posible compartiendo amor – y/o fluidos – con el ser querido de turno.

Read Full Post »


La jornada había empezado con un pequeño susto que se había tornado en alegría, por lo que nuestro héroe se encontraba muy feliz en esos instantes, viendo además que su día no iba sino a mejorar pues iba a conocer en persona a uno de sus ídolos de toda la vida de dios.

-Güeno Paquito, amo a matá er tiempo ehperando al maehtro, cuéntame argo entretenío que ehtoy mah nerviozo que una cabra ante de parí-

-Pues bueno Pedro, perdón, Perico, a mi que quieres que te diga pero no me gustan mucho los toros. Yo se que mi – Pedro interrumpió a su sobrino emitiendo una decena de insultos e improverbios propios de las más elevadas obscenidades que no reproduciremos para evitar pesadillas a los lectores.

-¡PERO QUE COÑO DICE PAQUITO!,  ¿Cómo no te van a guhtá lo toro hombre de dioh? ¡Si el arte conmáh arte de toh loh arte artíhtico! Oju que dihguhto, ¡Ya verá como se entere tu pare!- Era evidente que todo el buen humor se había esfumado dejando paso a una tormenta visceral que se abría camino a pasos agigantados, agrietando toda su cara en una mueca de mala ostia gaditana.

-Eh eh, quieto parado ahí Perico, que yo no te he insultado… Yo lo siento mucho, pero es que me parece aburrido, además de una crueldad para los pobres toros- El chiquillo se veía claramente intimidado. Los matones que le robaban el bocadillo eran una mierda pinchá en un palo al lado de su tío.

-Aburrio… Abu..¡ABURRIO TUH MUERTO A CABALLO NIÑO! Ira… mejó cállate, cállate… que a la familia hay que querehla por mu tontorculo que zean y hemo empezao con er peó pie pozible. Ira vete allí ar mesón mah cercano y traeme argo pa quitarme er dihguhto-

-Pero tito, mi padre no me ha dejado dinero y no se sí…-

-¡QUE TE VAYA ESHANDO LESHE COHONE!- El joven aprendiz de gruísta huyó despavorido ante ésta última reprimenda temiendo que la poderosa mano de Pedro se estampase en su cara. Pedro intentó relajarse para ponerle su mejor cara a Don Manuel así que se puso a rebuscar en el coche si había una revista o algo que alejara su pensamiento de las blasfemias acometidas por su sobrino.

Unos golpes en el cristal del coche le sacaron de su búsqueda, y pensando que sería de nuevo Paquito abrió la puerta con violencia y se levantó del coche vociferando.

-¡¡ TONTORNABO PERO NO TEDISHO QUE TE FUERA DE AHQUÍ CAGANDO OHTIA!!-Lamentablemente, no era Paquito el que se encontraba junto al Renault.

A Don Manuel se ve que no le hacía mucha gracia que sus chófers le gritaran, y a Pedro tampoco le entusiasmaba la idea de que las primeras palabras que le hubiera dicho fueran “Tontornabo”, por lo que procedió a disculparse repetidas veces. Lamentablemente, la afrenta ya estaba hecha.

-Caballero, no se exactamente quién es usted pero ya se está bajando de mi coche y alejándose de aquí si no quiere que llame a la policía- El Cordobés no se dejó engatusar por los “Ay perdoneme zeñó” de Perico, y finalmente éste desistió y bajo del coche. Don Manuel entró en él y cerró el pestillo, moviéndo el mismo el coche hacia la carretera y desapareciendo de la vista de Perico.

Pedro se sentó en el bordillo de la acera y comenzó a llorar como un descosío, pues temía haber perdido la oportunidad de su vida. Ahora veía claro que lo mejor que le había pasado desde que salió del pueblo hacía unas semanas, que le parecían meses, se le esfumaba de las manos.

Entonces, es cuando ocurrió lo impensable.

-CONTINUARÁ-

Read Full Post »


La entrada de hoy va dedicada a esos nostálgicos de los snacks, las bebidas y porquerías varias con las que nos atiborrabamos cuando eramos unos críos.
Este tema es uno de mis preferidos, es por excelencia uno de los grandes debates que surgen en las asambleas etílicas junto a otros temas trascendentales. ¿El motivo? Yo lo atribuyo al alcohol que hace que se afloje la vena nostálgica que llevamos. Es mas, se suele convertir en todo un duelo de mentes rebuscadas; a ver cual es capaz de provocar en las mentes ajenas un tremendo flashback.

Yo y mis amigos debatiendo temas controvertidos

 

Expresiones como “diooooh” o “por la cara mamon” brotan como barrilos en el pubertino durante estas charlas. Y no es para menos.
Podría empezar a decir mil y una de aquellas cosas que nos solían vender y que ya no están, que desaparecieron de un día para otro por su dudosa rentabilidad en el mercado. Obviaré esta parte y me centraré en otro tema.

Hay páginas webs y bastantes videos en el gran YouTube que me dan mil vueltas a la hora de enumerar estos productos simpares, por lo que os recomiendo mejor que los busquéis por dichas fuentes.


La idea de esta entrada es la siguiente: Productos que ahora nos parecen una mierda y se eliminaron (o eliminarán) del mercado pero que producirán nostalgia a otras generaciones mas recientes.

Es una cosa que siempre me he planteado. ¿Es posible que esos productos que tanto añoramos ahora fueran realmente no tan prodigiosos como los imaginamos? Creo que para gustos los colores, pero en el 50% de los casos opino que es un SI rotundo. Prueba a preguntarle a aquellas personas que han quemado los 80 desde los inicios.

Comencemos (y no por ello por orden cronológico).

Hace tiempo que no lo veo en las tiendas, quizás se siga produciendo. Os hablo de la Aquarius Cola. Básicamente era como beberse una cola floja y aguada. ¿Que pretendían? He de confesar que consumí mas de una lata de esto, pero sinceramente era algo que no cuajaba en el mercado.

Así aprovechaban los culines de los botellines de Cocacola

 

Nos metemos de lleno en los productos lácteos. ¿Os suena Yoco-Yoco? Pues sí, ese yogurth que nos tenía en vela en esos anuncios tan misteriosos que no revelaban nada, solo un dirigible con la cara de (Yoco?) y el eslogan: Yoco-Yoco. Que por cierto me recordaba a Tombi. Lo dicho, basurón del bueno que no compró nadie y nadie extrañará.

Es un Tombi modehrnito

Natillas praliné promocionadas por nuetro juerguista favorito, Ronaldinho. Sinceramente, es uno de los sabores mas bizarros que se han podido llevar a la sobremesa. Para quien no lo sepa el praliné es el relleno de los bombones, parece chocolate pero no lo es. Para ti, Ronaldinho. Que por cierto sacaron 2 sabores mas: Coco y caramelo. Esos si que molaban.

¡Porque eran horribles!

 

Papa delta sabor picapica. Por todos los dioses, esto fue una de las grandes miserias del hombre. Las compré por pura curiosidad y palabra que solo me comí 2 triángulos. Debería de tener cárcel mezclar sabores como jamón, salado, dulce y ácido. ¿No se dignaron a probar el producto antes?¿En que estaban pensando?

Prostitutas

 

Este lo dejo totalmente en el aire. Era un postre de la marca Royal. El anuncio relataba una madre vertiendo una pasta amarilla parecida a las natillas en un recipiente, agitandolo con una varilla y en un argot de meigas soltó un conjuro. Entonces, esta pasta se convertía en algo gelatinoso con aspecto de flan. Fue tan malo que el gobiernos nos borró el nombre de este producto de nuestras mentes a través de Canal+ condificado. Si si, eso eran flashes de amnesia no porno codificado.

Me veo dentro de 10 años en el botellodromo 2.0 a esas generaciones recordando estos produtos casi con lágrimas perladas en los ojos. Debatiendo la calidad de estos productos ahora odiados con su botellon de NeoAlmirante. Mientras yo, desde un ático con cristalera, los observo riendome con mis prismáticos y metido en una bañera de Boomy de Frigo.

 

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: