Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 5/06/12


En esta serie de post intentaré elaborar una selección de series animadas infantiles emitidas entre finales de los 80 y la década de los  90 basándome en un baremo entre su calidad y su popularidad y repercusión.  La mayoría de las veces los puestos en la lista son indicativos y no significa estrictamente que una serie sea mejor que la anterior en todos los aspectos.

Enlaces a anteriores entregas:

Parte 1

Parte 2

7- Oliver y Benji

Servidor, apenas si ha conseguido ver un partido de futbol entero en toda su vida. Esto no impidió que fuera uno más en esas legiones de niños que se plantaban frente a la caja tonta a corear arrítmicamente aquello de  “… ¡Oliver, Benji, sueños de campeón!…”  y asistir a esos titánicos encuentros con los que nos deleitaban estos magos del balón.

Varios son los elementos que, pese a las risas que nos provocan hoy en día, nos cautivaron en su momento y la convirtieron en una de las series infantiles más reconocibles en la historia de la TV nacional: aquellos campos kilométricos de curvaturas imposibles, ese omnipresente comentarista, esos saltos por coger el balón que desafiaban toda ley física y que duraban lo suficiente como para que los jugadores se planteasen cuanto necesitaba su equipo conseguir la victoria o la influencia de Nietzsche en el nihilismo post-moderno…

En nuestro imaginario colectivo ocupan un lugar privilegiado aquellos portentos deportivos de pintorescos nombres, de los cuales cada uno teníamos nuestros favoritos. Curiosamente casi ninguno tenía entre sus predilectos al soseras de Oliver, normalmente estas plazas de honor estaban reservadas para Benji Price, con la inolvidable voz de Pepe Carabias; el macarra de Marc Lenders o el casanova cardiaco Julian Ross.

Simplemente listar a los carismáticos personajes que aparece en la serie nos podría llevar varios artículos. Además de una personalidad bien marcada, cada uno venia equipado con su propio arsenal de técnicas que solían ser o bien imposiblemente complicadas (mítica la catapulta infernal) o bien absurdamente exageradas, convirtiendo un tiro de balón en un proyectil bélico capaz de romper una red o empotrar a un portero contra la pared.

Aunque quizás lo más increíble es cuando aparecían rivales que usaban técnicas secretas como el fuera de juego o pasarse el balón en el centro del campo sin avanzar ni atacar, auténticos epítomes de la estrategia futbolística.

Y lo más destacable es que no solo recordamos a los personajes más relevantes, sino también a todo ese redil de jugadores secundarios, condenados eternamente a hacer de palmeros siendo, o bien victimas de las habilidades de los jugadores prodigios, o bien comentar las jugadas de forma dramática. Solo estaban ahí para rellenar hueco y poco más, y puede que ni siquiera recordemos su nombre; pero sin esta panda de peladores la serie no seria lo mismo.

Bruce Harper, Pelador Mayor del Reino

6- Erase una vez…

¿Cuál de entre todas las series de esta franquicia a es a la que me refiero? Eso lo dejo a la elección de cada uno. Todas logran hacer su contenido atractivo y didáctico para sus jóvenes espectadores, que es al fin y al cabo de lo que se trata. Obviamente, “El cuerpo humano” es la que más se recuerda y es, sin duda, el buque insignia de la saga (además se veían mamellas en la intro); pero lo cierto es que bien te estuvieran contando las peripecias de los exploradores o los logros de los inventores, conseguían captar tu atención haciendo más fácil retener el conocimiento adquirido y optimizando el proceso pedagógico (o al menos eso dicen los anuncios de los fascículos otoñales).

Y esta es la cara que pone tu cerebro cuando escuchas Fito y Fitipaldis

En total fueron 5 series educativas las que se albergaron bajo el titulo de “Erase una vez…” : El hombre, los inventores, el cuerpo humano, los exploradores y las Americas. También estaba la de “El espacio” y que era una serie más propiamente dicha, con sus tramas y argumentos, alejada del tono pedagógico de sus compañeros (que no por ello del educativo)

Con el fin de hacer las explicaciones lo más accesibles posible a los infantes, todas las series de la saga mantienen un elenco de “arquetipos” como el maestro, los chicos malos, el gordo bonachón, el impoluto y perfecto protagonista , etc… aunque a veces esto podía conducir a que un virus del sarampión tuviera la misma cara que Hernán Cortes, no por ello dejaba de ser un bien sistema para ubicar los roles rápidamente.

No puedo terminar de hablar de esta serie sin compartir con vosotros, queridos tasqueros, que “El cuerpo humano” dejo en mi más temprana infancia un gran trauma. Y es que ver que dentro de mi cuerpo existían unos “humanoides” me hacia plantearme si esos humanoides no tendrían a su vez dentro otros humanoides y así ad infinitum. O quizás todos nosotros seamos celulas dentro del cuerpo de un gigante, pero aun no lo sepamos.
Por suerte estas cosas ya no me pasan.

Uy, perdonad, que me toca tomarme la pastillita…

5- Batman

Este puesto puede ser bastante discutido ¿Tanta gente se acuerda de ella o la veía siquiera como para situarla en el meridiano del top? Bueno, lo cierto es que si en este recuento solo contase la calidad técnica y armamentística de  la obra, esta serie bien podría optar al numero 1.

Creada a la estela de las exitosas películas de Burton, esta serie es considerada por muchos el espejo en que todas las series de superhéroes deberían reflejarse. Hay incluso algunas conjeturas que argumentan que “Gargolas” fue la respuesta de Disney a este éxito de la Warner Bros. Y lo cierto es que no le faltan méritos para tener tan alta consideración entre la gente que la ha disfrutado.

La atmosfera nocturna perpetua en todos los capítulos, historias inspiradas en los mejores conceptos sobre el mundo del murciélago, la sombría Gotham como escenario y una magnifica animación la convierten en una serie tan entretenida como sofisticada. La habilidad para consolidar y armonizar todas las facetas de Batman y su compleja mitología consigue ofrecernos la que quizás sea la representación más completa y ecléctica que se ha podido ver en todas las películas y series del héroe, explotando todo lo atractivo que ha convertido al caballero oscuro en un héroe icónico.

El programa seguía  habitualmente una estructura de capítulos auto conclusivos, lo cual la hacia bastante accesible para acercarte a ella si la pillabas haciendo zapping, entre alguna de sus erráticas emisiones por Tele5.  Pero como ya he dicho,  parece que por desgracia la popularidad de la serie en España nunca llegó a hacerle justicia a su calidad.
Hay poco más que decir: si sientes simpatía por las aventuras de Batman y no conoces esta serie, te recomiendo que le des una oportunidad y compruebes su buen hacer por ti mismo. Para facilitaros esta labor, concluyo con esta recopilación de El Crítico de la Nostalgia donde recomienda los 11 mejores episodios de Batman.

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: