Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘+18’ Category


Tiempo ha que el ilustre ser humano plasma sus más mórbidos deseos en las artes plásticas. La historia de la pornografía se remonta a los comienzos del ser humano y prueba de ello son las numerosas manifestaciones de la misma a lo largo y ancho de nuestra existencia.

Podría haber sido tu Bisabuela recibiendo lo que se merecía

Podría haber sido tu Bisabuela recibiendo lo que se merecía

Sin embargo el objetivo de este artículo no es el contar la historia de tan noble e innoble arte como supone la pornografía. El que quiera informarse de su loable historia le recomiendo este artículo de la sagrada Wikipedia.

La razón de este escrito me lleva mucho más allá de las tetas y los culos, pues quiero plantearle al lector una pregunta.

¿Es la pornografía la que dictamina los gustos sexuales o son los gustos sexuales los que condicionan la pornografía?

Me explico mejor viciosos lectores. El consumidor o consumidora de porno puede encontrar a su disposición una amplia oferta de posibilidades que varía desde la pornografía de toda la vida de dios a bizarras creaciones dignas de las más perturbadas mentes.

Las fantasías sexuales se basan en muchos factores, entre ellos en lo prohibido, pero también en la emulación de lo que uno ve que otros hacen.

Me voy a callar

Me voy a callar

Si todas las escenas porno terminan con que el maromo firma la tez de su compañera con su líquido elemento, es harto probable que cuando estés con tu novia quieras imitarle en todos los aspectos. Querrás ser el que más la haga gozar, el que más dure, el que más grande la tenga y querrás hacer todo lo que el hizo.

A veces me pregunto si no nos condicionamos demasiado en la cama a lo que hemos visto y oído en vez de a lo que de verdad queremos hacer.

Así que os planteo que me respondáis que pensáis vosotros en los comentarios.

¿El Porno nos condiciona o somos nosotros los que condicionamos al porno?

 

Read Full Post »


Este es un momento muy especial para La Tasca del Tío Perico.

Este post que estáis leyendo es, ni más ni menos que el nº 100 en nuestra andadura por la red de redes. Estamos contentos, orgullosos y ebrios de alegría por continuar con esta absurda y delirante aventura virtual.

¡Unas cañitas por La Tasca coño! ¡Viva El Tío Perico! ¡Y viva Torremelgarejo y la Ina! ¡Santiago cierra Españ… ! Bueno vamos a dejar de irnos por los ramajos de la ebriedad escrita que acabamos de tapeo con Don Pelayo…

La cúpula de poder de La Tasca, en su infinita sabiduría, decidió en su última reunión que era necesario ofrecer a los lectores un muy digno post nº100, así que aquí me hallo, en pos de relataros misterios que llevan milenios ocultos a los perversos ojos de los hombres. Siervos de Onán aquí os traigo las respuestas a todas vuestras preguntas…

Sean todos bienvenidos a

La Gran Enciclopedia del Onanismo volumen V “Edición Femenina”

En otros círculos también se la ha llamado “Edición Redtube”, pero son personas marginales de poca cultura y mal vestir

Es bien sabido que, aunque los hombres somos más propensos a la guarrería y a la depravación las mujeres también le dan alpiste al canario cuando sienten la llamada de la selva, y que no se engañe ninguna.

Me he embarcado estos últimos días en un trabajo de investigación 100% real en el que varias mujeres de éste plano de la existencia me han relatado con mayor o menor detalle como y cuando se dan un homenaje. Así que aquí no hay nada inventado mozos, el que se toque leyendo, que le añada el plus de realidad.

Sin más dilación, comencemos este ameno viaje por los rincones más profundos del psique (y lo que no es el psique)

La Paja que relaja(ba)

Conocida por el sector masculino como “la paja valium”, ésta variante tiene el mismo y rutinario origen, el de la más pura y primitiva necesidad de alcanzar el sueño. Sin embargo, la simpleza y elegancia del metocomecorroymeduermo viril se tornará en un “me he corrido y quiero más”. La flor del amor rugirá y no dejará dormir a la pobre infeliz que verá que no sólo no se ha relajado sino que ahora lo que quiere es más y más amor. Generalmente los expertos aconsejan parar cuando los dedos estén igual de arrugados que después del baño

La Paja Sauron

Las mujeres no tienen nada que envidiarle al señor del la oscuridad de la tierra media. He sido incapaz de escribir esto de forma cómica y tengo que remitirme a las palabras originales.

“Cuando queremos hacernos las difíciles. tonteamos con un tío, lo ponemos cachondo y luego decimos que no, pero tampoco somos de hielo…”

No, si de hielo no… De guadañas afiladas y oxidadas si. De eso si…

La Paja Cynara cardunculus

O lo que es lo mismo, La Paja Alcachofa es la clásica, la de manual. La gran ventaja de ésta técnica frente a otras más toscas es la gran ventaja que supone que todo el trabajo provenga de un agente externo, que es el generoso chorro de la ducha indagando en aquellos lugares donde el World of Warcraft aún no ha llegado. El constante y delicado flujo de agua obrará positivamente su labor.   Ha habido tríos entre vibradores, chorros de ducha y mujeres seguidoras de Sexo en Nueva York… no digo más.

Yo creía que Alcachofa era el nombre cariñoso que le daba mi novia a mi virilidad…como cuando le decía a sus amigas “El otro día si que me quedé bien con la alcachofa…”

La Paja Etílica

Todos nos ponemos un poco guarrillos cuando el noble etanol anida en nuestras almas, y las chicas no son menos. Sin embargo, a la hora de la consumación del acto amoroso,  si hay alcohol de por medio pueden producirse terribles consecuencias.  Probablemente el doncel quedará dormido con los calzoncillos medio quitados en una pose que quedará para el libro guinnes del rídiculo y la pobre muchacha quedará palota e insatisfecha. Las pajillas con ronquidillos de borracho de fondo para aliviar la tensión adyacente a la lencería son la mejor solución a éstos problemas, evitando así que mujeres enfurecidas e insatisfechas apuñalen con maldad (y razón) a sus compañeros de guarrería.

La Paja Salvavidas

Andar de fiesta es peligroso, sobre todo rodeada de chacales hambrientos de vicio y perversión. Una visita a los baños a tiempo evitará que calenturas por parte de la plaga de babosos que pueblan las discotecas evitarán visitas indecorosas a camas ajenas.

Esta imagen está aquí solo para ver si subimos visitas. Es una imagen guarrilla aleatoria sin ninguna relación con lo escrito en el artículo. Soy un maestro de la publicidad…

La Paja Impura

¿Os creéis que las pivas no se tocan cuando se pasan al lado de un tío bueno todo el día? ¿Que no ven porno? ¿Que no se ponen perras cuando leen algo subido de tono? Que no se bajan la ropa interior suavemente… se muerden los labios mientras deslizan sus dedos hac…. Joder, necesito un manguerazo de nitrógeno líquido.

Y, la joya de la corona…

La Paja Horrible pero Necesaria

Ignoro la viralidad de ésta práctica, pero su magnificencia me ha dejado sin palabras.

Literalmente, consiste en, los últimos días de regla, darle caña al asunto para que al llegar al punto álgido de la materia se expulsen los últimos endometrios para que así la menstruación dure lo menos posible.

Es decir, que te corres para que salga to lo chungo de la cueva del amor. No hay nada como el autoconocimiento.

Sin más que añadir, sólo me queda dar las gracias a todas aquellas amigas y enemigas que han colaborado con su sabiduría, os prometo que no me he tocado con ninguna de vuestras magníficas perlas de conocimiento. Me dejo algunas pajillas en el tintero para una hipotética nueva edición, que digo yo… algún día llegaremos a los 200 post.

Un saludo parroquianos.

Read Full Post »


La vida no siempre es fácil, y hay ocasiones en el que todo se coloca en contra tuya.

He vivido muchas situaciones terribles en mis jóvenes carnes… quedarte sin papel en un baño portátil, ver que el depósito de gasolina muere en una ciudad ajena, salir a la calle con ganas de fiesta y ver que sólo estáis tu y tus amigos con sus novias… pero sin duda, la peor de todas las maldades que pueden acaecer es que te emborraches, llegues a tu casa y digas “Joder, que ganas de follar tengo”.

Hamijos míos, no hay dolor más grande que el dolor que produce la acumulación de amor en los testículos, pues trasciende los límites de lo físico y lo metafísico. Es una sensación cruel y malvada que se retuerce como una vívora moribunda entre tus carnes y no te deja pensar en otra cosa que no sean “TETAS TETAS TETAS” (Si eres un versado de la lengua de shakespeare también se admiten “BOOBS BOOBS BOOBS”) (Y si eres un vikingo se admite “BRÖST BRÖST BRÖST”)

La perdición

Una vez llegado al punto de no retorno en tu estado etílico, comienzan a invadirte esos pensamientos malvados. Pasarás por varias fases, a cada cual peor.

1- MIENTRAS ESTÉS EN EL BAR/BOTELLÓN AKA “EL BUITREO”

Notarás como tu pene procede a apoderarse de tu sentido común, dándote una señal de aviso sencilla, algo parecido a “Eh tio, quiero entrar en la batcueva”. Si tienes la suerte de tener muchas amigas comenzarás a rondarlas como un ave carroñera buscando un rescoldo de carne, compasión o violación consentida. Una vez agotado ese recurso mirarás a tu alrededor, como un macho alfa, pensando que todas las féminas están a tu alcance y sólo tienes que entrarles.

Ese será tu primer y fatal error. Por desgracia, no será el único

2- ABANDONADA TODA ESPERANZA…INTERNET

Sabrás que es el momento de la retirada cuando algún novio furioso te haya pegado una paliza Perica (Como las que da el Tío Perico. Consulten la Saga del Tío Perico para más información). Quizás tengas suerte y te des cuenta antes de que ha llegado el momento de ir a casa.

Sin embargo, tus problemas no han hecho sino empezar.

Enciendes el ordenador y “Ostia, no veas si hace tiempo que no hablo con Francisca… ¿Que buena se ha puesto no?”

Error.

Craso error.

Si tienes suerte no habrá ninguna fémina conectada, si no, harás un tremendo ridículo en el que hagas alarde de todo tipo de piropos dignos de una novela de Nabokov. Lamentablemente, lo que la otra desdichada recibirá serán frases de la calidad de “KiyAaaaa!! Cuantó tiempl no??? cm te ba tod?!?”

Casi peor es enviar mensajes privados por alguna red social. Crees que estás sembrando un campo de vaginas en flor, pero estás cimentando tu tumba con acero Valyrio.

3- AÚN QUEDA EL MÓVIL

Desdichado mortal. ¿Qué te hace pensar que esa amiga tuya que a las 2 te empujó diciendo “aparta de mi lado engendro” a las 6 de la mañana querrá que te arrimes a su lado? Suelta el móvil, ya has hecho el ridículo en persona y frente a la pantalla. Es hora de dormir.

Si queréis mi consejo, para llegar al fornicio de forma propicia sólo hay 2 formas con relativo éxito.

O no bebáis, o llevad cloroformo.

Un saludo parroquianos míos.

Read Full Post »


Tras un retraso algo más duradero del previsto inicialmente, me dispongo a dar conclusión al apasionante estudio que supone encontrar la relación entre las etapas vitales del ser humano y su correspondencia etílica. Pero claro, la primera parte fue sencilla. Prácticamente todos mis conocimientos son derivados de la propia experiencia o de la experiencia del prójimo cercano. El problema que he tenido con la segunda parte ha sido un error de concepto. No soy un pureta. O bueno, no sé, es algo que empiezo a plantearme ultimamente, pero el caso es que no dispongo de la experiencia que da la edad en un ámbito como el alcoholismo, así que este artículo pasó de ser una simple reseña etílico-humorística a todo un trabajo de investigación.

Procedo a mostraros mis conclusiones al respecto. Sobra decir que en las siguientes descripciones están totalmente excluidos aquellos que se toman su cervecita y su copa y con eso aguantan. Aquí se van a detallar casos ficticios, pero asombrosamente correspondidos con la realidad, de BORRACHOS PROFESIONALES.

Para aquellos que no la recuerden ya, o que ni siquiera llegaron a leerla, tenéis la primera entrega en el siguiente enlace: 1ª Parte

De 26 a 30 años: Aquí, ya sí, podríamos empezar a hablar del pureta. Pureta primerizo o novel, pero pureta al fin y al cabo. Y si encima gusta de aliñarse los cigarrillos, puede ir hasta con la L, como los coches. En esta etapa y salvo un gusto poco sano por estar tirado en la calle – absténganse perroflautas, jipiosos y demás morralla social -, el pureta neófito le tendrá el gusto más que pillado a hacerse la ruta de bares de su lugar de residencia, teniendo siempre un antro en concreto como su segunda casa. Pese a todo, quizá como reminiscencia de su anterior etapa alcohólica, el borracho cercano a la treintena puede seguir siendo un asiduo al botellón de fin de semana, llegando, si su situación económica lo permite, a retomar el consumo de marcas más respetuosas con su salud hepática. Tampoco sería de extrañar que en estos casos rematara su pedal predominical en su discoteca favorita.

Habituales de la Tasca, disfrutando de sus últimos botellones pre-pureteo

De 31 a 45: Estas edades no dejan de ser orientativas, en ningún caso pretenden sentar cátedra sobre las etapas de alcoholismo por las que pasa un individuo humano a lo largo de su vida, pero la ciencia se basa en el empirismo, y no hay mejor experiencia que la de echar un vistazo a tu alrededor cuando entras en tu bar favorito. Llegados a este punto el borracho es un pureta de manual. Pasada la treintena, vida más o menos estabilizada – quien sabe si pareja y prole -, un trabajo, da igual el nivel de remuneración del mismo, y una eterna y terrible añoranza por las cogorzas alcanzadas en su cercana juventud. Famoso aquello de “quedamos para tomar un café”, sabiendo como se sabe que ese cafelito dará lugar a una considerable cantidad de cañas, y que éstas terminaran derivando en una cantidad igualmente considerable de cubatas. Al entrar en esta etapa, al menos en un alto porcentaje de los casos, se habrá abandonado por completo la honorable práctica de ciegarse barato y en la calle. Podría correrse el riesgo de cruzarse con el hijo del vecino, o de algún compañero de trabajo. Y quién sabe, si se dieron prisa en este sentido, hasta a los suyos propios.

De 46 a 60: A estas alturas del cuento nuestro pureta tiene dos cosas: más años que irse de putas – cosa que seguramente también haga – y el hígado como un coladero. Toda vez que los años de esplendor hace tiempo que pasaron y que su edad se hace un recordatorio más grande si cabe de que no van a volver, durante esta etapa se encuentran la gran mayoría de los maravillosos y bochornosos casos de “ostia, no veas la borrachera que lleva el/la viejo/a de allí”. Durante esta etapa, el borracho – nótese que uso el másculino cómo género neutro, tal y como indica el castellano, no las mierdas esas de las “x” que se han inventado ahora los antisistema – comenzará de nuevo a frecuentar bares, pubs, discotecas, y quién sabe si botellones – se han visto casos – con el desesperado objetivo de darle el último lametón a la vida nocturna, y quién sabe si a un tierno e incauto jóven o jóvena que vaya incluso más afectado que él y que no se de cuenta ni en qué año vive.

Un ejemplo clarísimo de lo que vengo explicando

De 61 años en adelante: La jubilación está al caer o ha llegado ya, se tienen más nietos de los que posiblemente se esperaba y el médico ya le ha dicho que, o deja de beber, o no llega la comunión de su primer nieto. Se acabó lo que se daba, ¿no? JA. Pasaos los domingos por la mañana por el bar de vuestro barrio y observad al adorable anciano que se mete entre pecho y espalda un carajillo o un vaso de Anís o Chinchón a las 10 de la mañana. Amigos míos, ese caballero – o esa dama – se ha pegado fiestas tan grandes que sólo te queda rezar por vivirlas también y no morirte por el camino.

Y dicho esto un servidor cierra, 7 meses después, este apasionante viaje por las etapas del alcoholismo social. Espero que hayáis disfrutado tanto leyendo como yo escribiendolo. Lo que no os deseo son las resacas que me han llevado a publicar estas reflexiones, pero vamos, que sabiendo la escoria – con cariño – que frecuenta este blog, sólo os puedo decir una cosa.

Invitarse a un cubata un día de estos, hijos de puta.

Read Full Post »


Siendo ésta época de “Pajas del Estudiante”, qué mejor momento para volver a deslumbraros con mi inconmesurable sabiduría masturbatoria.

Como dice Manolo Kabezabolo ¡Ya era ora!

LOS TIPOS DE PAJAS IV

La “Pajus Interruptus”

Por desgracia, no todos hemos podido disfrutar de un cuarto propio con pestillo en el que explorar el amado y placentero rincón especial de nuestro cuerpo, por lo que tarde o temprano siempre ha sido inevitable que algún intruso indeseado, generalmente un familiar, interrumpa nuestra sesión amatoria. Este momento marca un antes y un después en tu vida… Tus padres sabrán que te has hecho mayor, tu descubrirás una sensación de verguenza que te crees que no podría existir y, en definitiva, te quedas con todo el cuerpo cortao, ¡que luego no hay quien siga!

Mamá... cierra la puerta para que pueda suicidarme tranquilo tras éste altercado

La paja “Clásica”

Aunque lo parezca, no me refiero a hacerse una paja con un bombín y chaqué. Hay algunos puristas de la fricción que no han entrado en las nuevas tecnologías o en enfermedades varias. Hubo un momento en el que todo era más fácil. Tiempos más sencillos, donde el hombre agarraba la revista que tenía guardada en la caja de zapatos y se daba un homenaje para quedarse tan pancho. Amigo mío, si tú eres de esos que se la casca como un señor, eres una de esas personas que aún merece la pena en el mundo.

La paja “Premium”

Sacada de la sabiduría de un gran amigo, la paja “premium” requiere de ciertos materiales que no están al alcance de todos. Para llevarla a cabo debes poseer una fémina que reuna las siguientes condiciones

A) Quiera acostarse contigo

B) Esté lo suficientemente borracha para acostarse contigo

C) Esté atada y amordazada (no es recomendable, pero igualmente válida)

Una vez poseas la fémina, debes acariciar sutilmente su fruto prohibido, su zona chachi piruli, la cavidad de la diversión, o como a mi me gusta llamarlo, “Éstacavernasiquemolaynoladeplatón”. Continúa así hasta que tu apéndice prénsil haya absorvido todo el penetrante olor que emana dicho lugar.

Cuando hayas logrado que tu mano parezca la de un pescador, puedes proceder a masturbarte cómodamente, oliendo a intervalos regulares los efluvios que emanan de la fricción. Se trata de una paja sumamente elaborada, sólo apta para niveles expertos. Los amateurs deberían simplemente tirarse a la chica, que tiene menos mérito.

La paja “Retrospecter”

Amigos, la mente humana es caprichosa, y en cualquier momento puede jugarte una mala pasada. Hay veces que, viene a tu memoria un recuerdo excitante de antaño, que hace que tu poderoso mástil se alce impetuoso buscando las caricias que solo tu sabes darle. Los problemas vienen cuando ésto se produce en el centro comercial o hablando con tu abuela, que se hace difícil aliviar la presión sanguínea…

La paja “Furia salvaje”

“Aunque te estoy sonriendo ahora mismo, en mi mente te he follado 100 veces”. Y en cuanto llegas a tu casa, llega la necesaria paja “Furia salvaje”. No creo que sea necesario especificar más.

El momento exacto en el que liberas el líquido elemento te hace sentir que TU tienes el poder

La paja “Pues si ellos lo hacen, yo también”

Todos hemos tenido un vecino, compañero de piso o visitante ocasional en la habitación contigua que ha tenido la suerte de yacer con una dama una noche en la que tu lo más cerca que estuviste de pillar cacho fue coger un trozo de tortilla. En la soledad de la noche hay veces que los sonidos provenientes de lugares más felices te hacen recordar lo que, por degracia tu no estás haciendo… pero, siendo una persona positiva, a la muchacha la estás escuchando y con un poco de imaginación hasta te la estás trajinando… así que, manos a la obra.

Sin más que añadir, os dejo por ahora. La próxima entrega será la última, pero prometo, amigos de lo pajizo, que os encantará.

Read Full Post »


En respuesta a todos los videos de youtube amenazando con suicidios en masa si no continuaba con la gran enciclopedia del Onanismo, he decidido ser benévolo y continuar distribuyendo gratuitamente mis amplios conocimientos autosexuales. Así que… ¡Judíos al lío!

LOS TIPOS DE PAJAS III

La paja digna Parafraseando a nuestro bronie particular, el archibizarro Doctor13, enunciaré lo que ha sido una de las cosas más ciertas que jamás hayan salido por la boca de un humano “Hay veces que es más digno el hacerse una paja que el follar”. Ahí queda eso…

La paja “¿realmente por qué hago ésto?” El mundo del sexo es amplio y enorme, y las posibilidades que te ofrecen una mujer (u hombre, o mapache, o cactus… hay de todo en ésta vida) en tu cama son casi infinitas en cuanto a pasarlo bien se refiere. Hay veces, que durante el coito, por X o por Y, en vez de estar dándole que te pego al tema, acabas haciéndote una paja delante de tu pareja. Puede ser por motivos mórbidos, por que tu pareja es muy vaga, por que estás demostrándole a cuanta distancia puedes lanzar tus soldaditos o bueno… algún otro motivo habrá. Cuando finalizas la labor, te preguntas por qué narices has estado cascándotela como un quinceañero cuando podrías haber estado haciendo infinidad de cosas más divertidas… ¡En fín! Hay veces que ni se sabe el por qué se hacen las cosas…

La paja acuática Todos hemos tenido esa horrible sensación de que masturbarse es algo sucio y engorroso (Al margen de moralidad, lo es… No es que salgan serpentinas del pito precisamente) La mejor forma de solventar éste problema es la mítica y archiconocida “Paja acuática”. Ya sea bajo el reparador chorro de la ducha, en la amplitud del océano o en la piscina de un colega (También podría considerarse ésta última “Paja aventurera” (ver El Vol II) ), los molestos efluvios que emanarán de tu boa constrictor del placer no te impregnaran con su pegajosidad impía.

Claro que... hay piscinas que te incitan al tema

La paja al límite Cuando no tienes a mano nada en lo que depositar las balas del cañón, da igual donde estés o cómo haya empezado el tema. La paja se convierte automáticamente en una paja al límite. Se trata de un horrible momento de angustia en el que ya sabes que no tiene remedio el asunto, que eso va a salir de ahí y va a tener que caer algún lado. Miras con desesperación a tu alrededor mientras un sudor frío recorre tu espalda advirtiéndote que no va a ser el único líquido que tu cuerpo segregue y…bueno, en el mejor de los casos se te ocurre una solución relativamente eficiente (Esos míticos calcetines, una bolsa de matutano vacía, un billete de 1000 pesetas…) pero normalmente, el resultado es desastroso… ¡Hay que ser previsor hombre!

La paja “Oh God what have I done…” En mayor o menor medida, los seres humanos que pueblan la tierra tienen un grado de enfermedad visceral. Normalmente ocultamos nuestros más pérfidos deseos, pero a veces ese señor de las tinieblas sexual que llevamos dentro sale a la superficie. No hay pero sensación que estar masturbándote pensando en tus cosas, cuando uno de esos terribles pensamientos afloran y no sólo no paras, sino que continúas con mayor frenesí… Todo un elogio al horror humano.

¿Cómo he podido cascármela pensando en La Duquesa de Alba?

La paja “Mi novia está buena… ¡pero sus amigas más!” Si es que, cuando la parienta está fuera de casa todos somos unos pillines…

La paja “No sabes lo que estoy haciendo” Gracias a las nuevas tecnologías el acceso a cantidades exorbitantes de pornografía está al alcance de todos, por lo que no es raro que cuando estemos frente al ordenador caiga una maniobra de evasión seminal. Ésto se vuelve particularmente turbio cuando tienes algún programa/red social abierto a la vez y te hablan… Más turbio todavía cuando estabas hablando con alguien, paras 10 minutitos de charlar y luego sigues charlando. Es una forma excelente de perder amigos, de que te llamen “gatillo rápido” o de pasarlo bien durante una conversación aburrida.

Sin más que añadir, espero que ésta nueva entrega os haya gustado, ¡no dejéis de visitar el Vol. 1 y el Vol. 2 !

Read Full Post »


Feligreses de la tasca, hoy es un día triste.

Mientras paso la noche acompañado de mi fiel amigo John Cor, el resto de caballeros de la orden de Steinburg disfrutan como perras bebiendo a mansalva dios sabe qué horribles brebajes. Yo en cambio bebo whisky con red bull mirando la pantalla del ordenador lamentando que haya tanta cerveza fría en la nevera y tanto aburrimiento en mi interior…

Que mejor forma de desvanecer mi etílica soledad que dando a conocer al vulgo un poco más acerca de la historia de los rituales cerveciles, en éste caso, de la STEINBURGFEST

En el anterior capítulo hablábamos de las pre-steinburgfest, eventos primigenios en los que cualquier reunión se aderezaba con ingentes cantidades del preciado líquido elemento mercadonil.

Míralos que cucos, ahí en la piscinica con sus litricos ricos... ¡Ay que me los como!

Más adelante la cerveza pasó a ser el Main Event y a convocarse reuniones de forma más especializada. Vamos, que era quedar para beber cerveza vaya. La primera Steinburgfest oficial como tal se llevó a cabo en Noviembre de 2008, y ahí fue donde lo dejamos la última vez.

Esta Steinburgfest fue un éxito inesperado. El inicial grupo de borrachos profesionales se vio incrementado por una serie de personajes añadidos  (honestamente, no recuerdo cuándo ni cómo llegaron ahí la mayoría de ellos) que contribuyeron a que la convocatoria tuviera una relativa relevancia. Parecía incluso un botellón normalito desde lejos… desde cerca sin embargo, se veía clara la tragedia.

En ésta primera y sagrada edición aún no existían los títulos de Rey, o incluso los títulos nobiliarios. Ya llegaremos a eso más adelante.

Sin embargo, aún se mantenía la tradición de beber en cuerno, y por tanto el oficio de escanciador de cuerno, que generalmente llevaba a cabo nuestro amigo Putucru, escritor de la tasca.

Todo un artista el jodío... ¡Es más difícil de lo que parece!

El evento fue un horror suicida para nuestros maltratados hígados, pues la cantidad de steinburg consumida fue excepcionalmente cruel. No quedó sobriedad para nadie. Aún creo que sueño a veces con la cantidad de litros que consumí en las 12 horas (aprox) que duró la contienda Cerveza vs hígado… para más inri, una imagen ilustrativa.

Pincha en la imagen para ver la animación

Cayeron muchos litros más, pero ya estábamos demasiado borrachos para seguir haciendo fotos idiotas.

Una vez visto el jolgorio que ocasionó esta primera convocatoria, se procedió a ir llamando a los fieles del bebercio de forma relativamente constante. Durante 2009 se convocaron al menos (que yo recuerde) unas 3 steinburgfest, pero los archivos fotográficos de las mismas o no he podido acceder a ellos, o gracias a dios no existen. Sin embargo, es durante ese año cuando el tema empieza a irse de las manos.

Lo que era una coña, basada en nuestro extremo frikismo, llamarnos a nosotros mismos “Caballeros de la Orden de Steinburg” (En contraposición a la República del Tinto, otro célebre y longevo ritual etílico de nuestras tierras) empezó a desvariar, y acabó convirtiéndose en ésto.

No temeré en beberte caliente. Te honraré en lata o en litro. ¡Nunca sobrio!

Ya está, teníamos un logotipo para nuestra “hermandad”, un lema y unas ganas de beber insaciables. Las estupideces no acabaron ahí desde luego…

La verdadera selección

2009 y 2010 fueron años fructíferos en cuanto a horror alcohólico se refiere. Mucha cerveza, un aumento progresivo del sentimiento de “orden de caballería etílica” y en general, mucha fiesta.

Pero, llegaron las navidades de 2010, y definitivamente, lo poco que quedaba de decencia, se desvaneció.

En el próximo episodio me temo que habré de contaros cómo surgió uno de los conceptos más malvados creados por la mente del hombre.

Noche mala

El cartel de convocatoria inicial. Cutre y efectivo, como beber Steinburg para tajarte.


Read Full Post »


Se presenta El Guardián del Sur y Barón de la birra, fiel sirviente del rey Fety I “El cruel”

Escribo estas líneas para regocijo de la corte, en las que intentaré relatar de la forma más fiel posible la historia de uno de los eventos etílicos más destructivos jamás ideados por el ser humano. La Steinburgfest.

Comenzaré este relato acercando a los blasfemos al líquido elemento, a la sustancia de las sustancias, a la quintaesencia del acabado. Hablo de la Steinburg, la sagrada cerveza distribuida en los Templos del beber, más conocidos como Mercadonas.

Puerta de entrada de uno de estos templos, custodiados por dos ancianas nivel 20

Steinburg es una cerveza rubia, de verde etiqueta y  poderoso sabor, con asombroso y horriblemente escaso precio. Sus presentaciones en yonkilatas, litros, botellines y latas la convierten en el mejor amigo del acabado, y, un servidor junto con el resto de la tropa, no tardamos mucho en averiguar su poder. Intentaré trazar un eje temporal en el que se vea la evolución que se llevó a cabo, pasando de unos inocentes litrillos a un descontrol de muerte y odio.

VERANO DE 2008

Tras una serie de años bebiendo litros de cruzcampo fríos de forma moderada, comenzamos a vislumbrar la posibilidad de obtener borracheras exclusivamente a base de cerveza. Ya conocíamos a nuestra amiga Steinburg, pues ya habíamos empleado sus dotes de barata destrucción en reuniones a puerta cerrada o en eventos concretos, como fue el caso de la fiesta de San Juan de 2008, acaecida en rota, donde por primera vez un grupo de fieles bebió de forma exclusiva Steinburg. La idea triunfó, ya que el ciego fue barato y efectivo. Todos salíamos ganando. Ninguno sabíamos lo mucho que se nos iba a ir de las manos desde entonces.

Totem etílico de Steinburgctú. Las tonterías irían gradualmente en aumento desde entonces

Sin embargo, a pesar de que ese día fue el que plantó la semilla, no se trataba de una Steinburgfest en absoluto. No hubo más que unos pocos que bebieron el preciado elixir, siendo una minoría cervecil frente a una mayoría whiskyronvodkiana. Para acercarnos más al concepto, tenemos que adelantar más el eje del tiempo y situarnos en Septiembre de 2008.

Llevábamos un verano en el que nos aburríamos mucho por las tardes, hasta que una mente privilegiada sugirió la terrible idea de ir a beber cerveza a un parque a las 4 de la tarde.

No era a jugar a las cartas, a ver a tus colegas o a charlar. No. Era a beber cerveza en pleno verano a las putas 4 de la tarde.

La idea, como no, nos encantó.

Dos idiotas a las 4 de la tarde bebiendo

Tal fatídico día, puede considerarse ya una Steinburgfest de facto, aunque no se la llamó así aún. Se trató de una reunión de grandes bebedores que consumieron cerveza hasta ponerse hermosos hermosos, y se fue repitiendo gradualmente durante varias tardes para regocijo de mercadona.

En un comienzo, se llevaba un cuerno hueco que se llenaba de cerveza e iba pasándose cual pipa de la paz (yo lo llamaría cuerno de la guerra sin duda) entre los asistentes. Éste rito fue perdiendo poco a poco popularidad debido a lo engorroso de ir llenando el cuerno, y sobre todo, por que mientras otro tenía el cuerno tú no podías acceder a la cerveza, que es de lo que va el asunto vaya.

Aquí vemos el ritual del escanciador del cuerno

Lo que en un principio fue una idea minoritaria (Apenas si llegábamos a los 10 asistentes en éstos encuentros) fue tomando más protagonismo, y con la Ley del botellón vigente, vimos que el beber en el parque comenzaba a ser poco productivo, por lo que trasladamos el concepto al botellódromo de Jerez, lugar que desde entonces presenciaría los más variopintos y terribles actos cometidos por la humanidad.

En Noviembre de 2008 se hizo una convocatoria por las redes sociales, y nació por fín, la primera Steinburgfest.

Personajes respetables en la Steinburfest de Noviembre de 2008

Continuará próximamente…

Read Full Post »


Darte cuenta de que estás en uno de los lugares más frecuentados de Sevilla haciendo botellón con Martini con hielo y vaso de cristal te hace asumir que tus buenos años hace tiempo que se fueron.

Y precisamente en torno a esta reflexión surgió la idea de este post. Aclaro la idea. Si a todos nuestros queridos, adorados, y en el 90% de los casos conocidos lectores, les hicieramos una encuesta acerca de si beben o no, o responden que sí o mienten sin ningún tipo de piedad. Quiero ver yo aquí al guapo que me diga que no usa como excusa “es que es fin de semana” para meterse entre pecho y espalda una botella con alcohol de dudosa calidad. Yo debo reconocer que no usaría el fin de semana como excusa. Me da lo mismo que sea sábado o martes. Pero no voy a meterme por esos derroteros, la idea que impulsó este artículo es que todo borracho tiene su origen, y voy a intentar reflejar las etapas por las que pasa con la mayor coherencia posible – y siempre con la experiencia propia como base -.

Procedamos.

De 0 a 12 años: A todos nos daban un culito de champán nuestros padres en fin de año. Los pobres incautos no podían imaginar que  en ese inocente sorbo estaba la semilla de una futura y peligrosa afición a los cubatas.

De 12 a 16 años: Los hay que empiezan un poco antes, los hay que empiezan un poco después, pero la realidad es que en este rango de edad se produce el primer y tímido ataque al órgano hepático. Durante esta etapa se recurre al socorrido ciego tempranero, es decir, quedar con tus colegas a una hora comprendida entre las 6 y las 8 de la tarde, porque en el mejor de los casos tienes que estar a la 1 a.m. en tu casa, y como alguno de tus progenitores te detecte el brillito del alcohol en las cuencas oculares te puede caer la de Dios. Por supuesto, durante esta época, quizá por el poco crítico ejemplo que tomas de tus mayores, le tienes el suficiente respeto al alcohol como para ahorrar durante la semana y comprar botellas de calidad mínimamente aceptable – J&B, Negrita, y Malibú con Piña en el caso de las chicas.

De 16 a 18 años: Cuando estás al borde de la mayoría de edad te crees que te comes el mundo. Esta edad es especialmente importante porque supone la primera toma de contacto – suponiendo que no te haya dado por tirar tu vida por la borda con unos años de antelación – con el amplio mundo de drogas que suele acompañar al consumo masivo e irresponsable de alcohol. Seamos sinceros, a no ser que dediques tu vida a la oración o que decidas orientar tus pasos por el ridículo mundo del “straight-edge” – ni bebo, ni me drogo, ni follo sin que me digan que me quieren -, esta edad suele ser el pasó a la Primera División del comportamiento acabado. Como mínimo estrenas tus pulmones con hierba o hachís – aunque este caso concreto suele tener un debut bastante precoz -, pero no serán pocos los que empiezan a tontear con las drogas de diseño. En cuanto al alcohol, en un vano intento por aparentar más edad de la que se tiene dedicas una cantidad insultante de dinero en comprar primeras marcas, siendo en este caso Jack Daniel’s, Brugal y Absolut unos compañeros de borrachera acojonantes. Sobra decir que aquí se produce el primer acercamiento a las únicas bebidas que te acompañarán el resto de tus días: la cerveza y el tinto.

De 18 a 25 años: Repasemos. Llegados a este punto llevas una media de 8 a 10 años bebiendo. Las primeras borracheras, intoxicaciones y comas quedaron atrás, y hace tiempo que dejaste de buscar el lujo en beneficio de la efectividad y el ahorro – papá y mamá te han cortado el grifo y a no ser que encuentres un trabajo vives de las sobras -. Es precisamente durante estos años cuando se descubre el maravilloso mundo del que a partir de ahora llamaremos “alcohol de mierda”. Los supermercados de tu barrio descubren ante ti el peligroso abanico de posibilidades que ofrece el alcohol barato. Y Mercadona y Carrefour se convierten en tus principales aliados. John Cor, Almirante, Disscount, Loch Castle, Knebep, Yacaré… Da igual si te gusta el whisky, el ron o la ginebra, si sabes dónde buscar tendrás un bonito y efectivo botellón en el que apenas tedrás que invertir 5€. Además, con la llegada o proximidad del primer cuarto de siglo se hace la primera gran escisión en el universo del bebercio: litrona en el parque o caña en el bar. No son dos opciones necesariamente incompatibles, pero la preferencia por una u otra opción depende en gran medida de la disponibilidad económica del borracho en cuestión.

Hasta aquí llega esta primera reflexión sobre todo lo que nos metemos entre pecho y espalda según la edad que tengamos. En la próxima – y última – parte del artículo detallaré la evolución definitiva que sufre el aficionado a las bebidas espirituosas, y quizá la más temida por todos:

El Pureta.

Read Full Post »


Saludos amantes de la fricción.

Ya era hora de continuar con ésta obra magna repleta de sabiduria masturbatoria. Sin más preámbulos ni tontás, procedo.

LOS TIPOS DE PAJAS II

La Paja Dolor de Huevos Amigos míos, lamento comenzar con una paja tan cruel, pues probablemente sea la vez que menos placer y más odio genere el noble arte del onanismo. Ésta dolorosa masturbación acaece cuando, tras horas de intenso buitreo (en apariencia exitoso) a una fémina, la vícitma desparece o rechaza con infinito desprecio el contácto íntimo con el macho. Ésto genera que tu pobre miembro, preparado ya para la acción, deba ser aliviado para evitar que los testículos se conviertan en un erial de odio y muerte seminal. Una variación de éste duro momento se produce cuando la hembra no rechaza, sino que calienta el tema para luego decir “No puedo, tengo la regla”. Probablemente, sea peor aún.

La Paja “It´s something” Aquellos que vemos el vaso medio lleno tendremos un encuentro feliz cuando veamos que se va a producir una paja It´s something. Cuando intentas obtener sexo con una chica y ella se niega, siempre es un momento triste, sin embargo, unas mágicas palabras pueden solventarlo: “No vamos a follar, pero si quieres te hago una paja”. Mágico… simplemente mágico.

¡Por lo menos salgo ordeñao!

La Paja Express Hay veces en la vida de todo hombre, que necesita aliviar la gran presión testicular acontecida en el área del gustico. Sin embargo, el cruel destino puede ponértelo difícil, y que la bandera se alce cuando no se dispone de tiempo para rematar la faena de forma adecuada. Es por ello, que los más experimentados en el arte amatorio, con una dósis adecuada de concetración y maña, pueden condensar una pajilla normal en escasos pero satisfactorios minutos. ¡El deber antes que el placer, que pene no hay más que uno!

La Paja del Estudiante II Si en la anterior entrega hablábamos de la paja del estudiante, bien es cierto que hay otra paja estudiantil conocida a partes iguales. Hay veces que mientras te ves inmerso en apuntes, tras no saber dónde leches colocar tus sacras herramientas (manos), acaban posadas suavemente sobre tu amigo el cabezudo. Es entonces donde entra ese pensamiento que dice “Hasta que no me la casque aquí no estudia ni dios”. No hay más que decir.

La Paja “Awwww yeah” Versión mejorada de la Paja “It´s something”. Se trata de esa Paja que, por una alineación de planetas, una profecía maya, o simplemente suerte, debido al roceteo, al calentón, a tus súplicas interminables, acaba convirtiéndose en algo más que una simple masturbación…. Que acabas follando como un perro vaya, ¡que te quedas más agusto que un arbusto!

La Paja Me caes mal pero estás muy buena Todos nos hemos masturbado pensando en alguien que conocemos. Algunos pensando en mapaches (Sí, alguien tenía que sacar el tema de amor entre mapaches (ver Menú de la tasca )) otros pensando en la novia de su colega, y por desgracia, hay veces en las que tienes una conocida que está que se rompe de buena, pero sientes que su presencia es peor que te pise un elefante borracho. Si te la cascas pensando en ella, te da hasta coraje, pero qué le vamos a hacer, somos más animales que los propios animales.

La Paja Aventurera Durante la adolescencia, cuando aún no has entrado en ese maravilloso mundo que es el Sexo, tienes esa sensación aventurera que te dice… ¿Y si me hago una paja en un probador? ¿O en el baño de un bar?… Craso error. Lo que comienza con un “Jaja, ha estado divertido” termina con un ¿Y si soy capaz de hacerme una paja al lado de mi abuelo dormido mientras mi hermana ve los pitufos y mi abuela hace una tortilla en la habitación de al lado?. Amigos del onanismo, no entréis en un juego que no podéis parar. Sólo los más fuertes logran sobreponerse.

Yo empecé haciéndome pajas en los baños de los bares y mira cómo he acabado

Nos veremos en la próxima entrega de “La gran enciclopedia del Onanismo”.

Un erótico saludo lectores

 

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: