Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘alfred jodocus kwak’


En esta serie de post intentaré elaborar una selección de series animadas infantiles emitidas entre finales de los 80 y la década de los  90 basándome en un baremo entre su calidad y su popularidad y repercusión.  La mayoría de las veces los puestos en la lista son indicativos y no significa estrictamente que una serie sea mejor que la anterior en todos los aspectos.

Enlaces a anteriores entregas:

Parte 1

10- Spiderman

Como aficionado a los superhéroes he podido observar que tradicionalmente en España los héroes Marvel son bastante más conocidos que los de DC (exceptuando por supuesto a los icónicos Batman y Superman). Creo que tal cosa se debe  a dos factores claves: la mejor situación editorial de la que la primera ha disfrutado tradicionalmente frente a la segunda y, asimismo, a que las series animadas de Marvel, pese a su inferior calidad, han tenido más seguimiento en nuestro país. Y la principal responsable de ello, junto a X-Men, es sin duda esta serie.

Bien es cierto que tratándose de un icono intergeneracional como este, con una capacidad enorme de conectar con su público, lo tenían bastante fácil para hacerlo bien. Todos queríamos ser Spiderman mientras repartía mamporros y chascarrillos a partes iguales entre los villanos, pero todos nos sentíamos Peter Parker cuando la guarrilla pelirroja de Mary Jane le dejaba plantado o tenia que hacer horas extras para poder llegar a fin de mes.

Peleita de amigos

A esto tenemos que sumarle una estupenda galería de secundarios, con personajes tan carismáticos como J. Jonah Jameson (El Don Pablo Ramirez Sañudo americano) o la sobreprotectora Tia May. Por no mencionar a un plantel de enemigos que se encuentra entre los mejores del comic y que no cesaron en su empeño de hacerle la puñeta a nuestro trepamuros favorito.

Destacar también que uno de los grandes aciertos de la serie  que es prácticamente todos los personajes relevantes del universo Marvel desfilaron por ella, dándonos la oportunidad de conocer su trasfondo e historia sin necesidad de haber leído un comic suyo: Los 4 fantásticos, Iron Man, el Capitan América, los X-Men, Daredevil…  las pocas excepciones a esta regla podrían ser Hulk, Thor y los Vengadores como grupo en sí. De esta forma el programa se convirtió en una de las formas más efectivas de presentar al gran público la riqueza de personajes y escenarios con la que cuenta la Casa de las Ideas.

Una escena de Spider Swars, la saga con la que culminaría la serie.

Asimismo, también supieron adaptar diversas sagas clásicas del trepamuros y convertirlas en un producto accesible al gran público. Incluso pudimos disfrutar de una versión de la legendaria “Secret Wars” centradas en Spidey.

En el saco de los “peros” del programa tenemos una factura visual bastante mediocre. La habitual cortinilla de transición donde veíamos a nuestro héroe balanceándose entre los rascacielos de Nueva York  utilizó unos efectos especiales que la hicieron lucir desfasada al poco tiempo de salir, también podíamos ver casos en los que la animación repentinamente se ralentizaba o incluso algún metraje puesto “marcha atrás” al más puro estilo de la infame cascada de “Anaconda”.

Pese a ello,  la serie obtuvo un gran seguimiento y abrió la puerta a un sinfín de juguetes basados en Spiderman que a día de hoy siguen colmando las estanterías. Los ejecutivos de Marvel eran felices y nosotros éramos felices          ¿ Que más podemos pedir?

9-La vuelta al mundo en 80 dias

Cuando yo vine al mundo esta serie llevaba ya varios años dando guerra y surtiendo las reuniones infantiles de alegres canciones sobre aprender o silbar o viajar alrededor del mundo. Y sin embargo su éxito se alargaría durante otros 10 años, llevando a que en  1993 se realizaran las decepcionantes secuelas basadas en “Viaje al centro de la Tierra” y “20.000 leguas de viaje submarino”

Adaptando la novela homónima del inmortal Julio Verne, este programa encandiló a miles de pequeños espectadores que acompañaban al encantadoramente repelente Willy Fog y sus secuaces Tico y Rigodon (un francés y un andaluz como duo cómico, hay que reconocer que es todo un filón) en su empeño por dar la vuelta al globo en un periodo de 80 días. Su encanto y  buen hacer la transformó en una fuente de buenas audiencias y de diversos productos para los más pequeños que abarcó desde álbumes de cromos a casetes con las melodías de la serie.

"Ya se me ha vuelto a ir la mano con el cloroformo"

A los héroes principales los acompañaría la Princesa Romi (según mis últimas investigaciones, un avatar de Lydia Bosch), los patanes de Dix y Bully o Transfer, el lobuno maestro del disfraz. Por cierto, hay que llamar la atención sobre que si bien Fog logró completar el recorrido en el tiempo previsto lo hizo casi siempre valiéndose de su fortuna de especulador capitalista, mientras que tanto los detectives como el villano transformista lograban pisarle los talones (si no llevarle la delantera) sin una perra gorda ni un visado de Lord ingles. De hecho hubiera sido interesante ver más de la serie contando las argucias de Transfer para llegar antes que Fog a los sitios y plantearle trampas y tribulaciones día si y día también.

No puedo cerrar esta reseña sin decir que hablando del personal con esta gente me he quedado patidifuso al ver que casi nadie acierta con el animal al que encarnaba el gabacho de Rigodon. Las propuestas han sido estremecedoras: un mono, un canguro, un ratón:

En serio, si no sabeis distinguir que esto es un gato tened mucho cuidado a la hora de comprar una mascota

8- Alfred J. Kwak

Si tenéis alguna duda sobre porque esta serie ha de estar en la lista, solo teneis que ver el siguiente video, correspondiente al segundo capitulo:

La escena viene a resumir muy bien la naturaleza de esta serie: agridulce pero esperanzadora, como un buen cuento infantil. No en vano, el autor de la obra de teatro original, Herman Van Veen, confesó haberse inspirado en las reflexiones que le produjo haber atropellado accidentalmente a un pato pocos días antes de recibir el encargo. Porque desde luego, la historia de aquel pato simpático y valiente no se abstuvo de presentar diversas aventuras en las que se abordaban temas como el ecologismo, la injusticia o el racismo. En varios capítulos vemos a Alfred defendiendo a las ballenas, a los marginados y enfrentándose a personajes con no poca crueldad y malicia causantes de abusos ante los que el protagonista intentaba enseñar que no hay que permanecer impasible.

Durante sus andaduras se encontraría con fuertes apoyos, como su padre Henk, que siempre se me antojo una especie de Tio Phil convertido en topo, o su novia Winnie, una patita de plumaje negro con la que nos introducirían el espinoso tema del apartheid, o su amigo de la infancia Ollie, una cigüeña que se convierte en presidente de la primera democracia de su país (ahí es nada). Pero por supuesto si a alguien recordamos todos es a Dolf, un cuervo cuyo pasado trágico marcado por la muerte de su madre y el alcoholismo de su padre, le llevarían a optar por una conducta contraria a la de Alfred, usando la mezquindad y la codicia como forma de vida y llegando a convertirse en un sosias de Hitler o Napoleón.

Claro, que también hubo quien no pilló bien el mensaje de la serie.

Y es que la combinación de una esplendida factura visual, las entrañables canciones  y  una narración de gran carácter educativo la convertían en un producto de calidad reconocida tanto por sus jóvenes espectadores como por los adultos. Yo personalmente tengo claro que si algún día tengo hijos, esta es una de las series que quiero que vean y tengo claro que no soy el único.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: