Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘American Gods’


Algún idiota le sacará la broma a lo de “4 medios”, me lo veo venir.

Premoniciones sobre gente mentalmente incapaz aparte, hoy os escribo para hacer una confesión. Una confesión que tiene un lado malo y un lado bueno. El lado malo es que soy un fanboy exacerbado, y eso siempre es digno de un castigo severo. El lado bueno es que mi fanboycidad está exclusivamente centrada en la figura y obra de un coloso del arte escrito como Neil Gaiman. Y como no sólo del comic vive el fan del tito Neil, vengo a exponeros un ejemplo de cada uno de los cuatro medios audiovisuales en los que ha destacado el genio de Portchester. Comencemos, tal y como he dicho, por lo obvio:

CÓMIC

0149

Es tontería, ¿no?

Gaiman tomó el control de un personaje en horas bajas y lo transformó en un icono del noveno arte. Todo eso por no hablar de que, tanto a nivel de crítica como de criterio personal, su etapa como narrador del devenir de Sueño se sitúa al nivel de obra maestra. Para el recuerdo el duelo contra el demonio Choronzon. Me encantaría transcribiros dicho duelo, pero si aún no lo habéis visto, no seré yo el que os arrebate el placer de la sorpresa.

Evidentemente, The Sandman es sólo la punta del iceberg de una amplísima carrera como guionista de cómics. Destacan para mi gusto sus trabajos en el arco inicial de Los Libros de la Magia (Vertigo), y las colecciones 1602 y Los Eternos (Marvel). La de guionista es posiblemente una de sus facetas más prolíficas, así que hay donde elegir.

NOVELA

Junto con la ocupación de guionizar viñetas, la producción de novelas es quizá su segunda ocupación más reconocida. Y es aquí dónde me he llevado una de mis últimas sorpresas Gaimaneras. Hace unos meses os habría puesto un único ejemplo, pero ahora tengo el corazón dividido.

BUENOS-AMERICAN

Mi primera toma de contacto con el Gaiman novelista fue de la mano de Sombra, involuntario protagonista de American Gods. Como confesión de fanboy avergonzado, reconozco que me compré el libro casi sin leerme la sinopsis. Me bastó con el nombre que aparecía como autor en la portada. Pero fue una buena compra. Una buena novela de género fantástico con trasfondo mitológico-sobrenatural. Muy interesante la forma en la que se “humaniza” a los dioses de los diversos panteones. Y estoy seguro que en cierto capítulo de la serie “Supernatural”, los guionistas le echaron un vistazo al libro antes de ponerse a escribir las aventuras de los hermanos Winchester.

Debo aún así reconocer que mi penúltimo descubrimiento ha sido una de las mayores sorpresas que me he llevado desde The Sandman. Y es que, después de muchos años de leer buenas críticas y de recomendaciones, me animé a echarle un vistazo a Buenos Presagios, escrito a medias con Terry Pratchett – otro genio británico de la literatura fantástica, buscar MundoDisco para más señas – y que además fue su primera publicación en forma de novela. Es totalmente imposible no DISFRUTAR COMO UN ENANO con esta novela. Humor mordaz y una crítica descojonante sobre el eterno conflicto entre el bien y el mal siempre presente tanto en el terreno social como el espiritual. Las conversaciones entre el ángel Azirafel y el demonio Crowley acerca de los intereses de sus jefes son lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo.

No hay que olvidarse de otras obras como Stardust o Coraline, ambas adaptadas al cine.

TELEVISIÓN

Si algo caracteriza la obra de Gaiman es su gusto por lo feérico y lo onírico, aspectos a los que recurre en un gran número de sus obras. Pues bien, esta faceta feérica es el reclamo principal de la serie Neverwhere, emitida en la BBC Two en 1996, y que comienza cuando Richard Mayhew conoce a Door – Puerta -, una chica herida con extrañas habilidades y que lo transporta al “Londres de Abajo”, un reino mágico paralelo al mundano “Londres de Arriba”. Llevada a cabo con una falta de presupuesto que se hace evidente desde la primera al la última escena de la serie, pero que se compensa con creces gracias una historia original y a un guión bien elaborado. 

neverwhere2

Para quien se acuerde, en “HellBoy 2: El Ejército Dorado”, parte de la acción inicial de la película se desarrolla en el “Mercado Troll”, un lugar feérico situado bajo el Puente de Brooklyn. Esto me hace pensar que Guillermo del Toro – gran director y productor cinematográfico de genéreo fantático y ya mencionado por aquí -, pudo haberse inspirado en Neverwhere, pero no puedo concretar la referencia.

Además, Neverwhere ha sido posteriormente adaptado como novela y cómic – ambas adaptaciones de la mano del propio Gaiman -, así como llevado al teatro o a la radio. Sí, a la radio, no leéis mal. Los británicos tienen la curiosa costumbre de hacer adaptaciones radiofónicas de alguno de sus mejores shows. Es más, os dejo una foto del cast de dicha adaptación a la radio, para que veáis que no es moco de pavo.

Sherlock, Charles Xavier, Ana Bolena/Magaery Tyrell, Giles... Casi ná.

Sherlock, Charles Xavier, Ana Bolena/Margaery Tyrell, Giles… Casi ná.

Obviamente tampoco me puedo dejar en el tintero sus dos colaboraciones recientes con Doctor Who en forma de capítulo: “The Doctor’s Wife” y “Nightmare in Silver“. Solo diré que el primero de los dos me parece uno de los mejores de la serie, compitiendo de cerca con “Don’t Blink”.

CINE

Hasta hace prácticamente una semana pensaba que las únicas representaciones cinematográficas de Gaiman eran las ya mencionadas Stardust y Coraline, ambas adaptaciones de sus novelas en la que él no tuvo intervención alguna, aparte de la idea original.

Pero nuevamente me encuentro con que me he estado perdiendo una joya de la que debería haber tenido constancia hace mucho más tiempo, como ya me pasó apenas hace un mes con Buenos Presagios.  Una recomendación casi accidental me hizo toparme con MirrorMask, una película de 2005 dirigida por Dave McKean – portadista de The Sandman – y guionizada por Gaiman, con el apoyo visual de la Jim Henson Company, creadora de los Muppets, conocidos como Teleñecos en España, y principal responsable de dos obras de arte del celuloide como son “Dentro del Laberinto” o “Cristal Oscuro”.

mirrormask-20050926023712804-001

Protagonizada por Stephanie Leonidas, actualmente interpretando a una alien cabreada y pelirroja en la serie “Defiance”, La Máscara de Cristal – como siempre en este país patinando con el doblaje de los títulos – se centra en Helena, una adolescente harta de la vida que tiene que llevar por culpa de sus padres, dueños de un circo, y que se ve atrapada en un extraño mundo de fantasía y simbolismo tras conocer la noticia de la grave enfermedad de su madre.

No busquéis una gran historia. El mayor reclamo de esta película es el visual. Un despliegue de imaginación sin precedentes que toma la forma de un cuento sobre la necesidad de madurez de una chica adolescente.

Lo curioso es que la aportación del autor británico al cine no acaba aquí. Investigando – entiéndase, buscando en la Wikipedia -, me he encontrado con que además adaptó al inglés el guión de “La Princesa Mononoke” y participó en el guión de la última adaptación de “Beowulf” – aquella en 3D en la que aparecía una Angelina Jolie digitalmente despelotada.

Y aquí debería acabar la cosa. El tocho que os acabo de soltar podría haber tenido un buen final en este mismo momento. Pero no. Esta misma mañana ha llegado a mi una noticia que ha hecho que se me suban los testículos y que a la postre ha terminado dando lugar a este artículo. Y es que próximamente Neil Gaiman intervendrá por primera vez de forma activa en la creación de un producto en un medio que no había tocado hasta ahora. Y por supuesto, no podía ser otro:

VIDEOJUEGO

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: