Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘antihistamínicos’


Viniendo del que os escribe, el lector podría esperarse que la llegada de la primavera me condicionaría a un aislamiento casi total del medio exterior ahora que el reino vegetal empieza a emitir amor a los cuatro vientos – mi dominio de la metáfora a veces me sorprende a mí mismo -. Pero el universo, quizá en un amable intento por dejarme disfrutar de la vida ahora que llega el buen tiempo, tomó la agradable decisión de no hacérmelas pasar canutas a medida que avanza el mes de Marzo.

La realidad es que, al menos a efectos prácticos, no tengo alergias estacionales.

¿Alergia al polen?

Y os preguntaréis, “¿a efectos prácticos?”. Dejadme que os explique.

En alergología existe una pruenba denominada PRASS o Test Cutáneo de Alergia que ayuda a revelar si el paciente presenta algún tipo de hipersensibilidad, generalmente centrado en descrubir dichas afecciones en relación a alimentos, epitelos animales – de mascotas, mayormente-, y de los diversos alérgenos ambientales. Pues bien, en mi último examen alérgico, hará cosa de dos años, apareció algo que no había aparecido nunca hasta ese momento: Alergias nuevas al polvo, gramíneas, olivos y demás tipos de polen. Todo ello sumado a mis ya consabidas alergias alimenticias.

El bonito destrozo que te hacen en el antebrazo para comprobar si tienes alergia.

Este nuevo dato me habría tocado un poquito mis amplias narices, de no ser porque me lo hicieron en pleno abril, en medio de la fabulosa explosión de polen de olivo que se dió aquel año en Sevilla, y que tuvo en KO técnico a una buena parte de mis conocidos. Es decir, según mi organismo yo debería caer en cama cada 21 de Marzo – o antes, según como se porte el clima -, pero la realidad es que, salvo algún estornudo ocasional, dedico las fechas primaverales a reírme del personal.

Es divertido ver como gente que, en circunstancias normales, te dice “qué, otra vez el dopaje?” con cara de personita especial cada vez que una crisis asmática me obliga a sacar el ventolín, no lo suelte ni para dormir cuando a las flores les da por montar su orgía ambiental. Y, además, a diferencia de ellos yo no necesito tener antihistamínicos cerca, por lo que pueda pasar.

Dicho esto, sólo me queda decir “Bienvenidos de nuevo a la Tasca” y “mientras os estéis muriendo de alergia a las flores, yo estaré felizmente de botellón”.

Que os jodan, cabrones.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: