Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Arrow’


Todos somos conscientes de que en los últimos quince años el cine ha descubierto un enorme filón en el género superheroico, la mayor parte de las veces en forma de adaptación de una obra previa – típicamente un cómic – y en escasas ocasiones con una obra “original” – ¿puedo considerar a Matrix como género superheroico sin que alguien me salte al cuello?

En la televisión ha costado mucho más que se diera semejante invasión. Salvo excepciones contadas, la mayor parte de las películas con los justicieros de capa y antifaz como protagonistas son grandes superproducciones, y quizá el elevado presupuesto que se le intuía a una obra similar en la pequeña pantalla ha podido espantar a los productores televisivos. Igualmente, todos hemos visto el más que evidente cambio de planteamiento en la realización de series modernas, donde la complejidad del guión, el tipo de producción y hasta el presupuesto dedicado se ha ido equiparando poco a poco al de las mayores producciones Hollywoodienses. Valgan de ejemplo obras hercúleas como lo fue en su día Roma o como puede estar siendo actualmente Juego de Tronos, por poner dos ejemplos rápidos y conocidos.

LOS PRECEDENTES

Paso de aburrirme a mí mismo enumerando las series de superhéroes – hablamos siempre de live action, nada de animación – que ocuparon la pantalla durante el siglo XX porque no viene al caso, así que empezaré a discurrir tomando de partida el año 2000. Concretamente el año 2001.

El 16 de octubre de dicho año se estrenó Smallville, la serie que contaba las aventuras adolescentes de un Clark Kent en plena revolución hormonal – aunque Tom Welling rondaba la treintena al comenzar la serie, podríamos considerarlo el Fran Perea yanki. La serie, coñas aparte, fue un éxito sin precedentes que ha durado nada más y nada menos que 10 temporadas ininterrumpidas, en el que se ha podido vivir prácticamente en tiempo real el paso de Clark Kent hacia Superman.smallville-7

El otro gran exponente de este género fue Heroes, estrenada en 2006 en la NBC yanki, aprovechando el más que evidente tirón del público hacia todo lo que implicara un superpoder en pantalla. Y es que esta serie fue en sí misma un homenaje contínuo hacia los superhéroes del mundo del cómic, llegando a traducir su éxito, siendo una producción original, en todo un universo expandido formado por webisodios, cómics e incluso un spin-off que nunca llegó a materializarse, debido principalmente a la huelga de guionistas de Hollywood del año 2007/2008. Huelga que a la postre, y al menos en mi opinión, fue la que hundió la serie y provocó su cancelación apenas dos años después.Heroes_by_Blaze0ne

Hay otros casos de menor magnitud, como la genial y breve No Heroics o la olvidable The Cape.

LA ACTUALIDAD

Por si alguien pensaba que tardaba mucho en ocurrir, el año pasado dio comienzo oficialmente la guerra televisiva entre Marvel y DC.

Pero antes de meternos en faena con los gigantes, no conviene olvidarse de que en la cadena E4 británica dieron a luz en el año 2009 a uno de los mayores éxitos televisivos del género – al menos en sus dos primeras temporadas. Misfits supuso una bocanada de aire fresco para el género y, al menos en mi caso, terminó de convencerme de que los hijos de la Gran Bretaña son muy buenos en lo suyo.

Pero volviendo al gran meollo de la cuestión, el Clash of the Titans comiquero-televisivo lo comenzó DC en 2012. Arrow nos cuenta las andanzas de un joven y novicio Oliver Queen, mejor conocido como Flecha Verde en estos ámbitos. Si bien la serie comenzó de forma titubeante, al final de la pasada – y primera – temporada se terminó revelando como una de las grandes sorpresas de la temporada, tanto por calidad de su desarrollo como por su planteamiento, más cercano al Batman de Nolan que al Man of Steel del susodicho. Línea que afortunadamente está sabiendo mantener en la actual temporada, por cierto. DC, además, ya tiene el revólver cargado con Gotham, que narrará las andanzas del Detective Gordon previas a la aparición del Murciélago; Constantine, una nueva revisión del mago de Liverpool con objetivo de la futura adaptación al cine de la Liga de la Justicia Oscura, e incluso un spin-off de la propia Arrow, centrada en un secundario ocasional de la última temporada, Flash.Arrow-Season-2

Como veis no se quedan atrás los chavales.

La estrategia de Marvel, en este caso, es distinta. Conocedores de la ventaja que les llevan sus competidores en el cine – quizá no tanto en calidad como recaudación – su forma de acercarse al publico televisivo ha sido algo más moderada. A finales de 2013 se estrenó Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D.un producto que además de cumplir la función de acceder a un público más amplio, le da a la Factoría Marvel la posibilidad de ampliar contínuamente el universo que comenzó a crear con las películas y que tántos éxitos – y dinero – le ha reportado sin dejarse una millonada en películas cada seis meses. Además, pese al pobre comienzo de la serie, la mano de Joss Whedon está empezando a notarse, y ha dado un salto de calidad importante en los últimos capítulos.Agents-of-Shield

Por lo demás, al menos yo no tengo conocimiento de ningún proyecto televisivo más de los de Stan Lee.

Dicho todo esto, ¿quien ganará la guerra? ¿Se quedará Marvel con el cine y DC con la televisión? ¿Entrarán en juego nuevas franquicias de otras compañías?

Lo que está claro es que los superhéroes funcionan en televisión. Habrá que ver hasta cuando.

Anuncios

Read Full Post »


Hace ya bastante tiempo que no se le da un repaso a la actualidad seriéfila por estos tasqueños lares, así que aprovechando que la nueva temporada de estrenos comenzó hace unas pocas semanas, me ocuparé de hacer una pequeña reseña a algunas de las que más me han llamado la atención. Evidentemente, ni están todas las que son, ni son todas las que están, pero como el que ve las series y hace el artículo soy yo, pues es lo que hay.

No entraré a analizar las nuevas temporadas de las series que estoy siguiendo porque solo con Fringe tendría que hacer un doctorado, así que allá voy.

ARROW

Solamente por el nombre ya me llamó la atención, y cuando descubrí que la serie tenía como protagonista al Green Arrow de la editorial comiquera americana DC y sus orígenes, no me quedó más remedio que echarle un vistazo al piloto. Y menuda decepción me llevé.

A mi no me parece feo el traje, podría haber hecho algo terrible. Mirad si no lo que pensaban hacer con Wonder Woman.

 

No voy a entrar a analizar si la adaptación es buena o mala porque nunca he seguido al personaje de comic, así que no me voy a ir por los derroteros que me llevan por la calle de la amargura en The Walking Dead. El piloto fue malo, con cojones, simple y llanamente. Diálogos planos, voces en off que no pegan ni con cola, personajes menos interesantes que el panadero de tu barrio y un intento de cliffhanger final que podría haber planteado un niño de teta. Otra cosa que me chirríó es la actitud de showman millionario y gamberro que han querido darle a Oliver Queen (identidad real del héroe) y que huele un poco al Bruce Wayne de Nolan. Los únicos puntos buenos, para mi gusto, fueron la estética que le han dado tanto a personajes (entiéndase, por ejemplo, cómo han representado el disfraz sin que parezca un pobre intento de Robin Hood) como a escenarios. Y quizás también podría salvarse el planteamiento de la trama, que es lo que al final me hizo darle una segunda oportunidad a la serie cuando emitieron el siguiente capítulo.

Y ahí sí cuajó el asunto.

Se supone que la de la izquierda tiene 17 años. Mirad cómo me río.

Escenas de combate dinámicas, subtramas interesantes y revelaciones que vienen acompañadas de miradas al pasado reciente del protagonista que le dan la chicha suficiente a la historia para dejarte mirando el capítulo hasta el final. He leído por ahí comparaciones, esperadas por otro lado, con Smallville, pero ni por asomo. Son dos series diferentes y de calidad, tanto para aquellos que disfrutaron de los personajes del cómic (a lo mejor los aficionados al Green Arrow del papel me ponen una velita negra) como para los paganos.

666 PARK AVENUE

Reconozco que al empezar a ver esta serie influyeron única y exclusivamente dos factores: que la serie tuviera temática sobrenatural (mi debilidad) y que Terry O’Quinn, el calvo molón de Lost, estuviera de cabeza principal de la serie.

Expectativas cumplidas cuanto menos. Os cuento un poco de qué va la cosa.

Una pareja de jóvenes de pueblo con altas aspiraciones llegan a Nueva York en busca de futuro y terminan encontrando piso en un edificio señorial de Park Avenue cuyo dueño es un calvo adinerado con cara de mala leche y en el que empiezan a pasar cosas raras. Dicho así no parece gran cosa, lo sé, pero la serie engancha. Según se van descubriendo los misterios del Drake (así se llama el edificio) van soltando pequeños detalles acerca de la historia del mismo y de sus ocupantes, así como de la razón por la que todos esos sucesos extraños tienen lugar. Cabe destacar que la serie consigue darle el toque terrorífico cuando es necesario hacerlo, y sin ser acojonante, consigue dar algún que otro susto.

Como la lía el puto calvo.

En resumen, es un material del que, a pesar de las evidentes diferencias, podrán disfrutar los aficionados a series como Supernatural o The Fades. Y sin ser aficionado a esta temática, estoy seguro que cualquiera que aprecie un argumento interesante, amenizado por un grupo de actores bastante aceptable en el que destaca Terry O`Quinn y su cara de grandísimo hijo de puta por encima todos, será capaz de disfrutar de esta serie.

REVOLUTION

Esta serie, al menos en un principio, iba a ser el gran bombazo de la temporada. Dirigida por Eric Kripke, alma máter de las cinco primeras y geniales temporadas de Supernatural, y con el todopoderoso J. J. Abrams en la producción, ya había voces que la anunciaban como el nuevo Lost (no nos olvidemos de que con FlashForward pasó lo mismo y el batacazo que se pegó no tuvo nombre).

Sí, la de la ballesta está buena, pero es insoportable

El argumento no tiene mala pinta, desde luego. 15 años en el futuro, la humanidad ha aprendido a apañárselas después de que ocurriera un apagón mundial que mandó al planeta a la edad media en cuestión de segundos. La tecnología es inútil, los países han desaparecido y las guerrillas han tomado el control de los diversos territorios. Pero, por supuesto, la cosa no iba a acabar ahí. Hay gente que sabe por qué ocurrió el apagón y una de esas personas es el padre de la protagonista. En un principio podría recordar levemente al planteamiento de Jericho, pero la realidad es que no tiene nada que ver.

Como he dicho antes, esta serie iba a ser el gran bombazo, pero al menos a mi juicio no lo ha sido por unas cuantas razones, la principal de ellas el poco o nulo carisma que tienen los protagonistas. Y no me estoy refiriendo ya a los actores, que tampoco es que se luzcan, pero es que la indiferencia que inspiran los protagonistas es total. Están logrando solucionar esto según avanzan los capítulos, pero si no fuera por que el desarrollo de la trama está siendo bastante bueno, y por que ha empezado a destacar en el reparto el genial Giancarlo Espósito (Gus en Breaking Bad o el Espejo Mágico en Once Upon a Time) la serie tendría todas las papeletas para correr el mismo destino que FlashForward. Habrá que ver como le responde la audiencia.

Y con esto finalizo este artículo, no sin destacar el hecho de que lo he escrito obligando a mi cerebro a funcionar durante los ratos libres de un fin de semana que se me ha ido un poquito de las manos. Valorádmelo al menos, chavales.

¡Oh, y recordad que aún queda la última gran sorpresa que nos trae DrakSlig desde la FicZone de Granada!

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: