Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘beber’


Señoras, señores, perros y flautas; tengo el honor de presentarles al ganador del sorteo del Juego de beber de Pokémon.

Redobles, por favor…

Y el ganador es….

¡Ignacio Valenzuela!

¡Enhorabuena, machote! Por ser un buen amigo del Tío Perico y seguir este blog, te llevaste el premio. Nos pondremos en contacto contigo para entregártelo en mano. Y para que veas que no nos estamos quedando contigo, aquí tienes al traductor (un servidor) con tu nuevo y destructivo pasatiempo. ¡Vas a ser el alma de la fiesta! Recuerda que la condición de llevarte este premio es que debes enviarnos una foto antes y una foto después de jugar, no queremos perdernos la evolución etílica de un seguidor (especialmente cuando nosotros proporcionamos los medios).

Wanchisneiro I el Traductor y su Juego de Borrachera Masiva.

Read Full Post »


Fans y no tan fans de nuestra amada Tasca, ya era hora de que premiáramos vuestra fidelidad, insultos y amenazas de una forma adecuada.

En estos momentos hay 115 desalmados que han indicado que les gusta nuestra página de facebook. Si bien son suficientes como para engendrar un modesto ejército de siervos o una agradable orgía veraniega, no estamos contentos con el número alcanzado por lo que vamos a incentivaros.

Os gusta la tasca. Admitidlo ya y dejaos de pamplinas

Cuando alcancemos 150 likes en nuestra página, entraréis todos los que hayáis hecho click previamente en un fantástico sorteo con un premio vil y freak a partes iguales.

Se trata de un juego de mesa para beber ambientado en el maravilloso mundo pokemon… pero no para beber en plan mariquita… no no, para beber en plan “oh dios, por que no haría caso a mi madre”. Traducido de la lengua de Shakespeare por nuestros insignes escritores, hará que vuestro hígado despegue de nuevo.

No es un juego apto para los que hacen botellón de zumo de piña o se piden coca cola light en los bares

Os lo enviamos a vuestra casa con la condición de fotografiaros con el bienhallado presente antes y después de jugarlo. Nos encanta ver la depravación reinante tras una buena turba etílica.

Anunciado esto, animen a sus compatriotas a clickar “Me gusta” en La página de Facebook de La Tasca del Tío Perico

No se arrepentirán parroquianos

Read Full Post »


Durante todo el curso, todo alumno que tenga la mente puesta cualquier sitio habido y por haber menos en los estudios, únicamente piensa en “¡joder! Yo quiero que sea verano para salir a la calle todos los días”.

Pero cuando al fin llega el deseado verano, realmente todas esas expectativas mentales de lo bien que nos lo íbamos a pasar no se cumplen, pasándonos días revolcándonos por diferentes cuartos de nuestra casa en busca de algo que hacer, y se rumorea que algunos casos extremos hasta seriamos capaces de ver telenovelas (el misterio de puente viejo es la hostia, creedme).

El mayor problema de las grandes expectativas es el dinero, salir todos los días resulta caro, dado que si sales, gastas y si gastas no tienes dinero. De hay que la opción mas viable es irte a un parque, pero como por regla general, o se es gordo o se es bebedor o ambas, acabarías saliendo a un parque a beber litros y comer guarrerías, por lo que volveríamos al tema del dinero.

Otra gran coña mental es el tema de la playa, siempre pensamos que cuando llegue el verano iremos mucho a la playa para coger color, llenarnos de arena y ver a las mozas que lucen cuerpo en la orilla. Con suerte si llegáis a ir a la playa más de 10 veces en todo el verano, sentiros muy realizados y escribidlo en vuestro diario.

El calor, que personalmente es mi gran enemigo. El calor, cuyas  temperaturas son altamente deseadas en invierno cuando el grajo vuela tan bajo que parece que repta el muy hijo de p…Con calor no se puede salir a la calle, hasta que el sol esconde su cara, si no corres el peligro de sudar cual gorrino. Si te quedas en tu casa, aun disponiendo de aire acondicionado o ventiladores, basta que salgas de su área de efecto para sufrir los estragos del calor y volver corriendo dejándote la vida en ello a zonas mas fresquitas.

Y por ultimo, la peor perdición de todo ser humano, INTERNET. Nuestra mejor amiga y peor enemiga, a lo largo de los interminables días del verano seremos capaces de destrozar el F5, para ver quien actualiza el Tuenti, Facebook, Twitter, etc. Llegaremos al punto que no sabremos que serie ver, a que jugar, que pagina ver dado que llevaremos diferentes paginas variadas al día. Esto último no es aconsejable con las paginas porno, sobre todo por la seguridad de tu miembro viril. Lo que haz de tener claro, es que a las 3 horas de mirar Internet, lo habrás visto todo y será una nueva forma de aburrimiento

Por esto y por muchas cosas mas, un sabio consejo, cuando llegue verano, procurad pensar que vais a hacer lo mismo de siempre, habrá ocasiones escasas que celebrar y te vas a aburrir hasta lamer zocalillos para sacarle brillo y tu casa luzca mejor.

Así que a todos los tasqueros también seria de utilidad y buena ayuda dar consejos de cosas que hacer a lo largo del verano para hacerlo mas ameno.

Read Full Post »


La vida no siempre es fácil, y hay ocasiones en el que todo se coloca en contra tuya.

He vivido muchas situaciones terribles en mis jóvenes carnes… quedarte sin papel en un baño portátil, ver que el depósito de gasolina muere en una ciudad ajena, salir a la calle con ganas de fiesta y ver que sólo estáis tu y tus amigos con sus novias… pero sin duda, la peor de todas las maldades que pueden acaecer es que te emborraches, llegues a tu casa y digas “Joder, que ganas de follar tengo”.

Hamijos míos, no hay dolor más grande que el dolor que produce la acumulación de amor en los testículos, pues trasciende los límites de lo físico y lo metafísico. Es una sensación cruel y malvada que se retuerce como una vívora moribunda entre tus carnes y no te deja pensar en otra cosa que no sean “TETAS TETAS TETAS” (Si eres un versado de la lengua de shakespeare también se admiten “BOOBS BOOBS BOOBS”) (Y si eres un vikingo se admite “BRÖST BRÖST BRÖST”)

La perdición

Una vez llegado al punto de no retorno en tu estado etílico, comienzan a invadirte esos pensamientos malvados. Pasarás por varias fases, a cada cual peor.

1- MIENTRAS ESTÉS EN EL BAR/BOTELLÓN AKA “EL BUITREO”

Notarás como tu pene procede a apoderarse de tu sentido común, dándote una señal de aviso sencilla, algo parecido a “Eh tio, quiero entrar en la batcueva”. Si tienes la suerte de tener muchas amigas comenzarás a rondarlas como un ave carroñera buscando un rescoldo de carne, compasión o violación consentida. Una vez agotado ese recurso mirarás a tu alrededor, como un macho alfa, pensando que todas las féminas están a tu alcance y sólo tienes que entrarles.

Ese será tu primer y fatal error. Por desgracia, no será el único

2- ABANDONADA TODA ESPERANZA…INTERNET

Sabrás que es el momento de la retirada cuando algún novio furioso te haya pegado una paliza Perica (Como las que da el Tío Perico. Consulten la Saga del Tío Perico para más información). Quizás tengas suerte y te des cuenta antes de que ha llegado el momento de ir a casa.

Sin embargo, tus problemas no han hecho sino empezar.

Enciendes el ordenador y “Ostia, no veas si hace tiempo que no hablo con Francisca… ¿Que buena se ha puesto no?”

Error.

Craso error.

Si tienes suerte no habrá ninguna fémina conectada, si no, harás un tremendo ridículo en el que hagas alarde de todo tipo de piropos dignos de una novela de Nabokov. Lamentablemente, lo que la otra desdichada recibirá serán frases de la calidad de “KiyAaaaa!! Cuantó tiempl no??? cm te ba tod?!?”

Casi peor es enviar mensajes privados por alguna red social. Crees que estás sembrando un campo de vaginas en flor, pero estás cimentando tu tumba con acero Valyrio.

3- AÚN QUEDA EL MÓVIL

Desdichado mortal. ¿Qué te hace pensar que esa amiga tuya que a las 2 te empujó diciendo “aparta de mi lado engendro” a las 6 de la mañana querrá que te arrimes a su lado? Suelta el móvil, ya has hecho el ridículo en persona y frente a la pantalla. Es hora de dormir.

Si queréis mi consejo, para llegar al fornicio de forma propicia sólo hay 2 formas con relativo éxito.

O no bebáis, o llevad cloroformo.

Un saludo parroquianos míos.

Read Full Post »


Tras un retraso algo más duradero del previsto inicialmente, me dispongo a dar conclusión al apasionante estudio que supone encontrar la relación entre las etapas vitales del ser humano y su correspondencia etílica. Pero claro, la primera parte fue sencilla. Prácticamente todos mis conocimientos son derivados de la propia experiencia o de la experiencia del prójimo cercano. El problema que he tenido con la segunda parte ha sido un error de concepto. No soy un pureta. O bueno, no sé, es algo que empiezo a plantearme ultimamente, pero el caso es que no dispongo de la experiencia que da la edad en un ámbito como el alcoholismo, así que este artículo pasó de ser una simple reseña etílico-humorística a todo un trabajo de investigación.

Procedo a mostraros mis conclusiones al respecto. Sobra decir que en las siguientes descripciones están totalmente excluidos aquellos que se toman su cervecita y su copa y con eso aguantan. Aquí se van a detallar casos ficticios, pero asombrosamente correspondidos con la realidad, de BORRACHOS PROFESIONALES.

Para aquellos que no la recuerden ya, o que ni siquiera llegaron a leerla, tenéis la primera entrega en el siguiente enlace: 1ª Parte

De 26 a 30 años: Aquí, ya sí, podríamos empezar a hablar del pureta. Pureta primerizo o novel, pero pureta al fin y al cabo. Y si encima gusta de aliñarse los cigarrillos, puede ir hasta con la L, como los coches. En esta etapa y salvo un gusto poco sano por estar tirado en la calle – absténganse perroflautas, jipiosos y demás morralla social -, el pureta neófito le tendrá el gusto más que pillado a hacerse la ruta de bares de su lugar de residencia, teniendo siempre un antro en concreto como su segunda casa. Pese a todo, quizá como reminiscencia de su anterior etapa alcohólica, el borracho cercano a la treintena puede seguir siendo un asiduo al botellón de fin de semana, llegando, si su situación económica lo permite, a retomar el consumo de marcas más respetuosas con su salud hepática. Tampoco sería de extrañar que en estos casos rematara su pedal predominical en su discoteca favorita.

Habituales de la Tasca, disfrutando de sus últimos botellones pre-pureteo

De 31 a 45: Estas edades no dejan de ser orientativas, en ningún caso pretenden sentar cátedra sobre las etapas de alcoholismo por las que pasa un individuo humano a lo largo de su vida, pero la ciencia se basa en el empirismo, y no hay mejor experiencia que la de echar un vistazo a tu alrededor cuando entras en tu bar favorito. Llegados a este punto el borracho es un pureta de manual. Pasada la treintena, vida más o menos estabilizada – quien sabe si pareja y prole -, un trabajo, da igual el nivel de remuneración del mismo, y una eterna y terrible añoranza por las cogorzas alcanzadas en su cercana juventud. Famoso aquello de “quedamos para tomar un café”, sabiendo como se sabe que ese cafelito dará lugar a una considerable cantidad de cañas, y que éstas terminaran derivando en una cantidad igualmente considerable de cubatas. Al entrar en esta etapa, al menos en un alto porcentaje de los casos, se habrá abandonado por completo la honorable práctica de ciegarse barato y en la calle. Podría correrse el riesgo de cruzarse con el hijo del vecino, o de algún compañero de trabajo. Y quién sabe, si se dieron prisa en este sentido, hasta a los suyos propios.

De 46 a 60: A estas alturas del cuento nuestro pureta tiene dos cosas: más años que irse de putas – cosa que seguramente también haga – y el hígado como un coladero. Toda vez que los años de esplendor hace tiempo que pasaron y que su edad se hace un recordatorio más grande si cabe de que no van a volver, durante esta etapa se encuentran la gran mayoría de los maravillosos y bochornosos casos de “ostia, no veas la borrachera que lleva el/la viejo/a de allí”. Durante esta etapa, el borracho – nótese que uso el másculino cómo género neutro, tal y como indica el castellano, no las mierdas esas de las “x” que se han inventado ahora los antisistema – comenzará de nuevo a frecuentar bares, pubs, discotecas, y quién sabe si botellones – se han visto casos – con el desesperado objetivo de darle el último lametón a la vida nocturna, y quién sabe si a un tierno e incauto jóven o jóvena que vaya incluso más afectado que él y que no se de cuenta ni en qué año vive.

Un ejemplo clarísimo de lo que vengo explicando

De 61 años en adelante: La jubilación está al caer o ha llegado ya, se tienen más nietos de los que posiblemente se esperaba y el médico ya le ha dicho que, o deja de beber, o no llega la comunión de su primer nieto. Se acabó lo que se daba, ¿no? JA. Pasaos los domingos por la mañana por el bar de vuestro barrio y observad al adorable anciano que se mete entre pecho y espalda un carajillo o un vaso de Anís o Chinchón a las 10 de la mañana. Amigos míos, ese caballero – o esa dama – se ha pegado fiestas tan grandes que sólo te queda rezar por vivirlas también y no morirte por el camino.

Y dicho esto un servidor cierra, 7 meses después, este apasionante viaje por las etapas del alcoholismo social. Espero que hayáis disfrutado tanto leyendo como yo escribiendolo. Lo que no os deseo son las resacas que me han llevado a publicar estas reflexiones, pero vamos, que sabiendo la escoria – con cariño – que frecuenta este blog, sólo os puedo decir una cosa.

Invitarse a un cubata un día de estos, hijos de puta.

Read Full Post »


Feligreses de la tasca, hoy es un día triste.

Mientras paso la noche acompañado de mi fiel amigo John Cor, el resto de caballeros de la orden de Steinburg disfrutan como perras bebiendo a mansalva dios sabe qué horribles brebajes. Yo en cambio bebo whisky con red bull mirando la pantalla del ordenador lamentando que haya tanta cerveza fría en la nevera y tanto aburrimiento en mi interior…

Que mejor forma de desvanecer mi etílica soledad que dando a conocer al vulgo un poco más acerca de la historia de los rituales cerveciles, en éste caso, de la STEINBURGFEST

En el anterior capítulo hablábamos de las pre-steinburgfest, eventos primigenios en los que cualquier reunión se aderezaba con ingentes cantidades del preciado líquido elemento mercadonil.

Míralos que cucos, ahí en la piscinica con sus litricos ricos... ¡Ay que me los como!

Más adelante la cerveza pasó a ser el Main Event y a convocarse reuniones de forma más especializada. Vamos, que era quedar para beber cerveza vaya. La primera Steinburgfest oficial como tal se llevó a cabo en Noviembre de 2008, y ahí fue donde lo dejamos la última vez.

Esta Steinburgfest fue un éxito inesperado. El inicial grupo de borrachos profesionales se vio incrementado por una serie de personajes añadidos  (honestamente, no recuerdo cuándo ni cómo llegaron ahí la mayoría de ellos) que contribuyeron a que la convocatoria tuviera una relativa relevancia. Parecía incluso un botellón normalito desde lejos… desde cerca sin embargo, se veía clara la tragedia.

En ésta primera y sagrada edición aún no existían los títulos de Rey, o incluso los títulos nobiliarios. Ya llegaremos a eso más adelante.

Sin embargo, aún se mantenía la tradición de beber en cuerno, y por tanto el oficio de escanciador de cuerno, que generalmente llevaba a cabo nuestro amigo Putucru, escritor de la tasca.

Todo un artista el jodío... ¡Es más difícil de lo que parece!

El evento fue un horror suicida para nuestros maltratados hígados, pues la cantidad de steinburg consumida fue excepcionalmente cruel. No quedó sobriedad para nadie. Aún creo que sueño a veces con la cantidad de litros que consumí en las 12 horas (aprox) que duró la contienda Cerveza vs hígado… para más inri, una imagen ilustrativa.

Pincha en la imagen para ver la animación

Cayeron muchos litros más, pero ya estábamos demasiado borrachos para seguir haciendo fotos idiotas.

Una vez visto el jolgorio que ocasionó esta primera convocatoria, se procedió a ir llamando a los fieles del bebercio de forma relativamente constante. Durante 2009 se convocaron al menos (que yo recuerde) unas 3 steinburgfest, pero los archivos fotográficos de las mismas o no he podido acceder a ellos, o gracias a dios no existen. Sin embargo, es durante ese año cuando el tema empieza a irse de las manos.

Lo que era una coña, basada en nuestro extremo frikismo, llamarnos a nosotros mismos “Caballeros de la Orden de Steinburg” (En contraposición a la República del Tinto, otro célebre y longevo ritual etílico de nuestras tierras) empezó a desvariar, y acabó convirtiéndose en ésto.

No temeré en beberte caliente. Te honraré en lata o en litro. ¡Nunca sobrio!

Ya está, teníamos un logotipo para nuestra “hermandad”, un lema y unas ganas de beber insaciables. Las estupideces no acabaron ahí desde luego…

La verdadera selección

2009 y 2010 fueron años fructíferos en cuanto a horror alcohólico se refiere. Mucha cerveza, un aumento progresivo del sentimiento de “orden de caballería etílica” y en general, mucha fiesta.

Pero, llegaron las navidades de 2010, y definitivamente, lo poco que quedaba de decencia, se desvaneció.

En el próximo episodio me temo que habré de contaros cómo surgió uno de los conceptos más malvados creados por la mente del hombre.

Noche mala

El cartel de convocatoria inicial. Cutre y efectivo, como beber Steinburg para tajarte.


Read Full Post »


Se presenta El Guardián del Sur y Barón de la birra, fiel sirviente del rey Fety I “El cruel”

Escribo estas líneas para regocijo de la corte, en las que intentaré relatar de la forma más fiel posible la historia de uno de los eventos etílicos más destructivos jamás ideados por el ser humano. La Steinburgfest.

Comenzaré este relato acercando a los blasfemos al líquido elemento, a la sustancia de las sustancias, a la quintaesencia del acabado. Hablo de la Steinburg, la sagrada cerveza distribuida en los Templos del beber, más conocidos como Mercadonas.

Puerta de entrada de uno de estos templos, custodiados por dos ancianas nivel 20

Steinburg es una cerveza rubia, de verde etiqueta y  poderoso sabor, con asombroso y horriblemente escaso precio. Sus presentaciones en yonkilatas, litros, botellines y latas la convierten en el mejor amigo del acabado, y, un servidor junto con el resto de la tropa, no tardamos mucho en averiguar su poder. Intentaré trazar un eje temporal en el que se vea la evolución que se llevó a cabo, pasando de unos inocentes litrillos a un descontrol de muerte y odio.

VERANO DE 2008

Tras una serie de años bebiendo litros de cruzcampo fríos de forma moderada, comenzamos a vislumbrar la posibilidad de obtener borracheras exclusivamente a base de cerveza. Ya conocíamos a nuestra amiga Steinburg, pues ya habíamos empleado sus dotes de barata destrucción en reuniones a puerta cerrada o en eventos concretos, como fue el caso de la fiesta de San Juan de 2008, acaecida en rota, donde por primera vez un grupo de fieles bebió de forma exclusiva Steinburg. La idea triunfó, ya que el ciego fue barato y efectivo. Todos salíamos ganando. Ninguno sabíamos lo mucho que se nos iba a ir de las manos desde entonces.

Totem etílico de Steinburgctú. Las tonterías irían gradualmente en aumento desde entonces

Sin embargo, a pesar de que ese día fue el que plantó la semilla, no se trataba de una Steinburgfest en absoluto. No hubo más que unos pocos que bebieron el preciado elixir, siendo una minoría cervecil frente a una mayoría whiskyronvodkiana. Para acercarnos más al concepto, tenemos que adelantar más el eje del tiempo y situarnos en Septiembre de 2008.

Llevábamos un verano en el que nos aburríamos mucho por las tardes, hasta que una mente privilegiada sugirió la terrible idea de ir a beber cerveza a un parque a las 4 de la tarde.

No era a jugar a las cartas, a ver a tus colegas o a charlar. No. Era a beber cerveza en pleno verano a las putas 4 de la tarde.

La idea, como no, nos encantó.

Dos idiotas a las 4 de la tarde bebiendo

Tal fatídico día, puede considerarse ya una Steinburgfest de facto, aunque no se la llamó así aún. Se trató de una reunión de grandes bebedores que consumieron cerveza hasta ponerse hermosos hermosos, y se fue repitiendo gradualmente durante varias tardes para regocijo de mercadona.

En un comienzo, se llevaba un cuerno hueco que se llenaba de cerveza e iba pasándose cual pipa de la paz (yo lo llamaría cuerno de la guerra sin duda) entre los asistentes. Éste rito fue perdiendo poco a poco popularidad debido a lo engorroso de ir llenando el cuerno, y sobre todo, por que mientras otro tenía el cuerno tú no podías acceder a la cerveza, que es de lo que va el asunto vaya.

Aquí vemos el ritual del escanciador del cuerno

Lo que en un principio fue una idea minoritaria (Apenas si llegábamos a los 10 asistentes en éstos encuentros) fue tomando más protagonismo, y con la Ley del botellón vigente, vimos que el beber en el parque comenzaba a ser poco productivo, por lo que trasladamos el concepto al botellódromo de Jerez, lugar que desde entonces presenciaría los más variopintos y terribles actos cometidos por la humanidad.

En Noviembre de 2008 se hizo una convocatoria por las redes sociales, y nació por fín, la primera Steinburgfest.

Personajes respetables en la Steinburfest de Noviembre de 2008

Continuará próximamente…

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: