Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘bola de dragon’


En esta serie de post intentaré elaborar una selección de series animadas infantiles emitidas entre finales de los 80 y la década de los  90 basándome en un baremo entre su calidad y su popularidad y repercusión.  La mayoría de las veces los puestos en la lista son indicativos y no significa estrictamente que una serie sea mejor que la anterior en todos los aspectos.

Enlaces a anteriores entregas:

Parte 1

Parte 2

Parte 3

 4. Bola de Dragón

De forma opuesta al anterior puesto del top, si en esta lista únicamente se valorase la popularidad, este debería ocupar sin duda número 1. Sencillamente, es imposible no conocer la serie que rompió de una patada la puerta que ya habían empezado a abrir otras en décadas anteriores, tales como Mazinger Z o Heidi y Marco, y supuso la expansión y el asentamiento del fenómeno manga en nuestro país. Una maquina de hacer dinero que, desde su nacimiento, ha encontrado la forma de ganarse un hueco permanente en el mercado ya sea en forma de manga, anime, videojuegos o películas y que además constituye una autentica piedra angular del  genero shonen del comic japonés.

Momento culmen de muchas infancias

En pocas series conocemos al protagonista cuando apenas es un mocoso y le acompañamos a lo largo de su vida mientras se convierte en hombre, padre e incluso abuelo. Goku, junto a sus compañeros y rivales de pelea, es uno de los más carísmaticos y queridos personajes de cuantos han aparecido en la televisión nacional y una de las poquísimas cosas en común que pueden tener el friki que juega a las magic y el cani taleguero.

A lo largo de todo este proceso hay un evidente aunque paulatino, cambio del tono de la serie. Nuestra historia comienza con las aventuras de un niño con cola de mono que busca las mágicas bolas del dragón y es a través de torneos de artes marciales y luchas contra villanos y conquistadores malvados, que la serie acaba convirtiéndose en una sucesión de cruentas y eternas peleas contra demonios y engendros de categoría cósmica que cuentan cada uno con no menos de 3 transformaciones distintas. “Ahora voy a enseñarte mi verdadero poder/mi verdadero cuerpo” ¿Hay una frase más repetida en Dragon Ball Z?

De la misma manera, pese a contar con secundarios tan legendarios como Mutenroshi, Krilin o Picolo a todos acabó por llegarles el momento de ser meras comparsas frente a la figura central de Goku, que es el único que acaba por vencer a todos los grandes enemigos de la serie. Incluso contra Cell es su ayuda espiritual lo que permite a Gohan cargarse al androide, demostrando que incluso muerto tenía que acudir a sacarle las castañas del fuego al resto. Y esto teniendo el grueso de estos palmeros lo componen gente que en su momento es presentada  como rivales cuasi imbatibles para acabar siendo mera carne de cañón, aunque algunos como Vegeta llegarán a tener ciertos momentos de lucimiento.

Quizás precisamente una de sus mayores virtudes consista en  haber sido capaz de mantener a los espectadores fieles a la historia de Goku y sus amigos pese a esta progresiva evolución y que todos aceptásemos las sagas de Freezer, los androides y Celula, etc… como el culmen de lo molón. No importa que la historia se volviera repetitiva o que algunos combates se alargasen durante capítulos y capítulos hasta lo inaguantable, durante las mañanas de muchos veranos las repeticiones de Bola de Dragon se convertían en  un visionado obligatorio si estabas frente al televisor.

Para finalizar e ilustrar el seguimiento del que gozó Son Goku desde sus primeros pasos por el país os recomiendo un testimonio de primera mano de alguien que vivió una de las modas más peculiares, tanto por el seguimiento que tuvo en determinadas autonomías como por su desconocimiento general en el resto: las fotocopias de Dragon Ball, por el ilustrisimo Marc Bernabé.

3. Dragones y Mazmorras

Una serie rodeada con un fuerte y peculiar sentimiento nostálgico. Uno de los mejores ( y más coreados) openings de toda su generación nos situaba rápidamente en la búsqueda infatigable de un grupo de jóvenes por escapar de aquel mundo infernal y misterioso, mientras evitaban al maléfico Venger y recibían la criptica guía del Amo del Calabozo (que además alardeaba de una capacidad para esfumarse digna del mejor Batman). Este viaje para volver a casa nos llevaba por un amplio escenario donde aquel universo fantástico desplegaba un abanico de situaciones imaginativas, intrigantes y a menudo tétricas en la que no faltaban castillos custodiados por hordas de monstruos, las colosales ruinas en la que aguardaban criaturas oscuras y, casi siempre, el espejismo de la oportunidad de volver a casa que se desvanecía al final del capitulo dejando de nuevo a los niños encerrados en aquella dimensión.

¿Fue Bobby un precursor de los bronies?

Además de su magnifica ambientación, está rodeada de un halo de leyenda debido principalmente al hecho de no estar concluida, lo que da lugar a un sinfín de interrogantes: ¿volverían finalmente los chicos a casa? ¿Cuál era la verdadera relación entre Venger y el Amo del Calabozo? Y sobre todo ¿Cuál fue la verdadera causa de su cancelación? No descubriremos nada si decimos que hay miríadas de textos en la red que tratan estos temas, aunque pocos de ellos debidamente documentados, y que incluso la sinopsis y guion del último e irrealizado capitulo puede encontrarse sin demasiadas complicaciones.

Viendo las tramas de algunos de sus mejores capítulos, no es increíble pensar que algunos elementos de la serie pudieran llegar a causar cierta incomodidad a algún que otro colectivo de padres conservadores. La ya mentada atmosfera siniestra de a que hacia gala el programa en algunos episodios nos brindó historias como la del cementerio de dragones, en la que Hank llega a tener la vida de  Venger en sus manos aunque finalmente decida perdonarlo, o “El tiempo perdido”, en el que los héroes ayudarían a un piloto nazi (ahí es ná) a volver a su tiempo.

Y sin embargo creo que es esa falta de miedo a presentar historias con cierto toque de dureza lo que la hizo tan atractiva para los espectadores, que siempre están cansados de series que no les tomen en serio. El grupo de protagonistas, con sus arquetípicos roles del virtuoso líder, el vanidoso cobardica o el impetuoso pero bien intencionado niño, logra mantener un equilibrio entre la heroicidad y la cercanía que los convierte en personajes accesibles y carismáticos.

Para concluir, la mejor prueba de su calidad es que ha envejecido bastante bien y que a día de hoy su revisionado no provocará desilusión ni vergüenza ajena (no como otras series de frutas parlantes o karatekas pijameros con robots gigantes). Por ello creo que no merece menos que figurar en el top 3.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: