Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘cerveza’


Amigos del hígado castigado, una vez más vengo a ofreceros mi milenaria sabiduría etílica. Es de bien sabido que en la Tasca no nos andamos con tonterías a la hora de darle al petaqueo, pero no todos los fieles a la Tasca están hechos de la misma pasta.

Una noche de botellón (o de cosas peores) suele acabar normalmente con la madre Luna sobre nuestras cabezas, pero hay algunas… hay algunas que el mal trasciende la nocturnidad.

Hablamos de “El Mañaneo”

El Mañaneo no consiste en otra cosa que continuar de fiesta con la salida del astro rey y alargarla a lo largo de la mañana. No es fácil llegar a este punto, y no todos están hechos del material adecuado para hacerlo, pero si os atrevéis a cruzar la puerta que separa el inocente “hoy toca botellón” al cruel “illo donde hay una rave que lo parto tó y no pago ná” os guiaré por ese pedregoso camino.

Un servidor mañaneando como es debido

Un servidor mañaneando como es debido

En primer lugar hemos de distinguir dos tipos de Mañaneo. Está el Mañaneo que se hace sin querer y al que se llega sufriendo. Como un ejemplo básico de ambos está en primer lugar el ir a echarte un cubata y darte cuenta de que ha salido el sol, lo que genera jolgorio y buenaventura, y concienciarte antes y durante la salida nocturna de que debes llegar a amanecer y posteriores maldades.

El primer caso es improvisado, y como casi todo lo improvisado en esta vida está de puta maiden, pero he de avisaros que mañanear no es tarea fácil y buscar el mañaneo es un camino duro y lleno de baches.

En segundo lugar, el mañaneo se disfruta mucho más si uno va preparado. Unas gafas de sol guardadas en un bolsillo nos harán quedar menos zombis en las fotos y nos ayudarán a combatir los letales rayos de sol. Los mañaneros expertos suelen llevar botellón extra o conocen puestos de abastecimiento cervecil para que la priva fluya de forma continuada. Tampoco es despreciable llevar algo de abrigo aun en las más calurosas épocas del año, pues al amanecer los dioses se conjuran para maldecirte con los más crueles elementos climatológicos, que unidos a un posible ciego del copón te hará tiritar si no llevas la armadura adecuada.

Mas vale gafa en reserva que puto sol de mierda

Mas vale gafas en reserva que puto sol de mierda

En tercer lugar y ya estando de marcha con los colegas por la noche, has de saber que el mañaneo en soledad es una actividad destinada a los mayores gambiteros de la historia y está plagado de peligros, por lo que deberás cerciorarte de que tienes unos aliados adecuados con los que combatir el paso del tiempo. No te fíes de las apariencias, pues rara vez ocurren excepciones en estos casos. Hay gente que se va de mañaneo, y hay gente que no.

Hay 4 formas de clasificar a tus colegas en este caso.

Tipo 1 o “Legal Ravero” Los aliados primordiales. Son de los que saben dónde comprar hielo, desayunar barato y donde se hacen las raves. Su presencia eleva el espíritu del equipo frente a los males que se avecinan

Tipo 2 o “Neutral Fiestero” Es ese colega fiestero que quiere seguir de fiesta y generalmente lo hará, pero mañanero viejo nunca olvida y sabes que en el pasado te traicionó y puede volver a hacerlo. Invitar a cubatas u otras sustancias ayudará a que sea fiel al grupo.

Tipo 3 o “Caótico Cubata” Por lo general huirán del sol como cucarachas, pero nunca sabes si ese día puede sorprenderte. No confíes en su fidelidad, pero tampoco descartes que se una a la expedición.

Tipo 4 o “Traidor Maligno” El tipo de gente que en los festivales se va a la tienda a dormir cuando acaban los conciertos o que hace botellón con Malibú y tiene más de 15 años. Su presencia es bien recibida por la noche, pero arrastrarán a los indecisos a sus guaridas con la llegada de Ra.  Enemigos del After.

No he podido evitar clasificar a algunos miembros del elenco de la tasca y a colegas variados para ilustrar la división por tipo

No he podido evitar clasificar a algunos miembros del elenco de la tasca y a colegas variados para ilustrar la división por tipos

Si tienes suerte, tendrás un grupo de guerreros dignos con los que enfretarte al amanecer.

En cuarto lugar y retomando el inicio del post, forzar el mañaneo es complicado y duro. No te agobies si no logras llegar al objetivo pues hasta los más grandes titanes de la mañana han sido derrotados en alguna ocasión. Mi consejo es dejar que las noches fluyan y rodearte de aliados adecuados, el resto vendrá solo. En caso de que quieras aguantar sin piedad alguna, las bebidas energéticas pueden ser tus aliadas. Ten cuidado, mezcladas con alcohol potencian sus efectos y pueden no molar mucho, no abuses o el mañaneo acabará de forma fatídica.

En quinto lugar y asumiendo que sigues vivo cuando has pasado la línea de oscuridad queda la hora del abastecimiento. Es harto probable de que las provisiones etílicas se hayan acabado y si no eres un experto en la materia no habrás traído alcohol de emergencia. La opción más viable son los litros de cerveza, que cumplen con la premisa de ser baratos, fomentan la comunidad y se pueden comprar en cualquier garito de mala muerte. Puede que el hambre azote tu carne, y si no quieres que el mañaneo continúe un buen desayuno hará que llegues a casa fresco y contento.

El amigo de los parques también será tu amigo en los afters

El amigo de los parques también será tu amigo en los afters

Si decides continuar la gesta ya las opciones se disparan en varias direcciones… La casa de un colega, una rave, un after, parques, continuar en el mismo sitio… Mi consejo es que vayas donde vayas debe haber música o habrás obrado en vano.

Para terminar y como apuntes finales, nadie en la tasca te dirá que te unas a la hermandad del tabique de platino o a los aliñadores de cubatas, pero es innegable que hay más gente de mañaneo pertenecientes a dichos colectivos que de los defensores del cubata “uno, grande y frío”. Tened cuidado y cabeza y todo irá bien.

Que el sol os ilumine cuando salgáis de fiesta zagales.

Anuncios

Read Full Post »


Ayer me propuse escribir un artículo sobre la resaca, una sensación de horror y putrefacción mental que muchos hemos vivido en nuestras carnes con una preocupante frecuencia.

Sin embargo, me di cuenta de que a pesar de conocer el fenómeno con gran ardid de detalles no estaba plenamente capacitado para expresar la verdadera miseria que se vive en esos momentos de duelo, por lo que decidí ponerme hasta el ojete de priva barata para que hoy, al finalizar los efluvios etílicos, estuviera en mi poder el vasto conocimiento que necesitaba.

He aquí el resultado

Me muero

Me muero

Concibo este artículo como un pequeño manual de supervivencia que os ayude a malvivir vuestra miserable existencia cuando el mal de la postalegría inunde de odio vuestra cabeza. Comencemos con unas notas que se deben tener en cuenta antes y durante la ingesta etílica.

  • Si bebes barato tu bolsillo te lo agradecerá. Sin embaro, pobre mortal, piensa en las terribles consecuencias que esto acarrea. Solo unos pocos elegidos pueden sobrevivir al baile entre la vida y la muerte que supone un botellón de la mano de los avatares del mal, aquellos alcoholes cuyo envase no llega a la ínfima cifra de 6€. Lo barato sale guarro, advertido estás.
Un avatar de la miseria hacendado. 4,85 terribles euros.

Un avatar de la miseria hacendado

  • El primer paso si te despiertas de resaca es maldecir. Si amigo, maldice todo lo que hiciste, lo que no hiciste y lo que juras por satán, odín y alá que harás la próxima vez. Te quedarás más agusto que un arbusto (si los arbustos tuvieran sentimientos) y podrás pasar a cosas más importantes, tales como conseguirte hidratación.
  • Veve hagua hamijo. El agua será tu mayor aliada en estos duros momentos. Yo mismo poseo ahora una legión de hielos flotando en un medio acuoso contenido en un delicado vaso de cristal que me está ayudando a superar mi pecaminoso estado. También os recomiendo un vasito de zumo de naranja justo después de levantaros, pues eliminará todos los restos de zapato de vuestras cavidades bucales y os dará un aliento fresco y delicado. Ahora tienes dos opciones, el Camino Vikingo o el Camino del Rey en su Castillo.
  • Camino del Vikingo: Ignora todo lo que sientas y bebe más. Bebe hasta ponerte igual de inmisericorde que la noche anterior y no tengas piedad con ninguno de tus órganos internos. Llegará un momento en el que ¡Voilá! Adios resaca. No está recomendado para los poco versados en el artetílico
  • Camino del Rey en su Castillo: Quédate en pijama (o en bolas, lo que proceda según la climatología local) y haz caso a todo lo que te duela. Coloca tus posaderas en el sofá, date una ducha (O dos, o diez, las que te pida el cuerpo. Recuerda que el agua es tu aliada) bebe unas cervezas (Sí, la cerveza es una excelente amiga en todas las fases de tu vida) y reza por vivir un día más.
Birraleluya

Birraleluya

  • Si no has escogido la espiral de destrucción vikinga llegará el momento en el que tengas que comer. No seas pendejo y come copón, que eso es mano de santo. Personalmente recomiendo un buen par de filetes empanados de la mama con una legión de patatas fritas. Eso quita hasta el sentió, y si tienes suerte aliviará tu resaca.
Gloria niño

Gloria niño

Ahora ya sabéis como comenzar ese duro camino que es la supervivencia en entornos hostiles resacosos. Ya no puedo hacer más que desearos suerte y que dios se apiade de vuestras pobres almas.

¡Ah! Recordad que siempre existe la agradable escena de la pota matutina. Nada ni nadie puede ayudaros ahí. Ánimo mis valientes

Read Full Post »


Saludos, amados fieles de la Tasca. Después de un tiempo bastante corto de inspiración y con menos tiempo que un senador (ironía), vuelvo a publicar y vengo con algo que suele gustar a todo el mundo. He preferido no hacer un “top 10” porque la verdad, cada uno puede hacer el suyo, lo que si es seguro es que se trata de lo mejorcito; y que además, este será el primero de varios volúmenes que pienso publicar en torno a la creatividad publicitaria y todo lo bueno, malo, divertido y siniestro que conlleva.

Sin más rollos, os dejo mi selección:

Si alguna empresa destaca especialmente por su departamento de publicidad, es sin duda “Coca Cola”, nuestra empresa nº 1 del mundo no deja indiferente a nadie con cualquiera de sus anuncios, claro ejemplo de ello son estos tres que aquí os brindo (y muchos los que se quedan en el tintero), no podeis decir que no os suena ninguno…

 

A continuación, tuve que analizar este anuncio para un trabajo de clase, y la verdad, da para mucho más de lo que parece, pero sin duda es uno de los más ingeniosos y divertidos que he visto. Disfruten.

 

Cambiando un poco de rama, los publicistas bien saben que recursos emotivos o musicales son los más efectivos para sus campañas, este precisamente, toca mucho la fibra, pero su mensaje es grande, muy grande. Gran combinación de música y emoción:

 

Vamos con algo que mecla inocencia y picardía, dejando como producto un anuncio bastante gracioso.

 

Este que viene ahora, es bastante reciente, y desde que lo ví me pareció super ingenioso: “Cuanto mejor es el malo, mejor es la película”  ¿no hacel falta que diga porque, no?

 

Casi para terminar, uno de mis anuncios favoritos, me arrancó una sonrisa al final, y sin duda tiene mucha fuerza emocional sin llegar a ser dramático.

 

Y por último para acabar con esta publicación y dejar buen sabor de boca, algo picante para deleitar a las masas, que sería de un artículo de la Tasca si no incluye sexo, cerveza o cosas bizarras, que los disfrutéis:

 

 

En próximas ediciones de “Creatividad Publicitaria” os traeré:

1. Coca Cola vs Pepsi: Guerra comercial sangrienta.

2. Top anuncios deportivos y de motor.

3. Sorprendentes formas de publicidad.

Saludos adorables amigos!

Read Full Post »


Tras un retraso algo más duradero del previsto inicialmente, me dispongo a dar conclusión al apasionante estudio que supone encontrar la relación entre las etapas vitales del ser humano y su correspondencia etílica. Pero claro, la primera parte fue sencilla. Prácticamente todos mis conocimientos son derivados de la propia experiencia o de la experiencia del prójimo cercano. El problema que he tenido con la segunda parte ha sido un error de concepto. No soy un pureta. O bueno, no sé, es algo que empiezo a plantearme ultimamente, pero el caso es que no dispongo de la experiencia que da la edad en un ámbito como el alcoholismo, así que este artículo pasó de ser una simple reseña etílico-humorística a todo un trabajo de investigación.

Procedo a mostraros mis conclusiones al respecto. Sobra decir que en las siguientes descripciones están totalmente excluidos aquellos que se toman su cervecita y su copa y con eso aguantan. Aquí se van a detallar casos ficticios, pero asombrosamente correspondidos con la realidad, de BORRACHOS PROFESIONALES.

Para aquellos que no la recuerden ya, o que ni siquiera llegaron a leerla, tenéis la primera entrega en el siguiente enlace: 1ª Parte

De 26 a 30 años: Aquí, ya sí, podríamos empezar a hablar del pureta. Pureta primerizo o novel, pero pureta al fin y al cabo. Y si encima gusta de aliñarse los cigarrillos, puede ir hasta con la L, como los coches. En esta etapa y salvo un gusto poco sano por estar tirado en la calle – absténganse perroflautas, jipiosos y demás morralla social -, el pureta neófito le tendrá el gusto más que pillado a hacerse la ruta de bares de su lugar de residencia, teniendo siempre un antro en concreto como su segunda casa. Pese a todo, quizá como reminiscencia de su anterior etapa alcohólica, el borracho cercano a la treintena puede seguir siendo un asiduo al botellón de fin de semana, llegando, si su situación económica lo permite, a retomar el consumo de marcas más respetuosas con su salud hepática. Tampoco sería de extrañar que en estos casos rematara su pedal predominical en su discoteca favorita.

Habituales de la Tasca, disfrutando de sus últimos botellones pre-pureteo

De 31 a 45: Estas edades no dejan de ser orientativas, en ningún caso pretenden sentar cátedra sobre las etapas de alcoholismo por las que pasa un individuo humano a lo largo de su vida, pero la ciencia se basa en el empirismo, y no hay mejor experiencia que la de echar un vistazo a tu alrededor cuando entras en tu bar favorito. Llegados a este punto el borracho es un pureta de manual. Pasada la treintena, vida más o menos estabilizada – quien sabe si pareja y prole -, un trabajo, da igual el nivel de remuneración del mismo, y una eterna y terrible añoranza por las cogorzas alcanzadas en su cercana juventud. Famoso aquello de “quedamos para tomar un café”, sabiendo como se sabe que ese cafelito dará lugar a una considerable cantidad de cañas, y que éstas terminaran derivando en una cantidad igualmente considerable de cubatas. Al entrar en esta etapa, al menos en un alto porcentaje de los casos, se habrá abandonado por completo la honorable práctica de ciegarse barato y en la calle. Podría correrse el riesgo de cruzarse con el hijo del vecino, o de algún compañero de trabajo. Y quién sabe, si se dieron prisa en este sentido, hasta a los suyos propios.

De 46 a 60: A estas alturas del cuento nuestro pureta tiene dos cosas: más años que irse de putas – cosa que seguramente también haga – y el hígado como un coladero. Toda vez que los años de esplendor hace tiempo que pasaron y que su edad se hace un recordatorio más grande si cabe de que no van a volver, durante esta etapa se encuentran la gran mayoría de los maravillosos y bochornosos casos de “ostia, no veas la borrachera que lleva el/la viejo/a de allí”. Durante esta etapa, el borracho – nótese que uso el másculino cómo género neutro, tal y como indica el castellano, no las mierdas esas de las “x” que se han inventado ahora los antisistema – comenzará de nuevo a frecuentar bares, pubs, discotecas, y quién sabe si botellones – se han visto casos – con el desesperado objetivo de darle el último lametón a la vida nocturna, y quién sabe si a un tierno e incauto jóven o jóvena que vaya incluso más afectado que él y que no se de cuenta ni en qué año vive.

Un ejemplo clarísimo de lo que vengo explicando

De 61 años en adelante: La jubilación está al caer o ha llegado ya, se tienen más nietos de los que posiblemente se esperaba y el médico ya le ha dicho que, o deja de beber, o no llega la comunión de su primer nieto. Se acabó lo que se daba, ¿no? JA. Pasaos los domingos por la mañana por el bar de vuestro barrio y observad al adorable anciano que se mete entre pecho y espalda un carajillo o un vaso de Anís o Chinchón a las 10 de la mañana. Amigos míos, ese caballero – o esa dama – se ha pegado fiestas tan grandes que sólo te queda rezar por vivirlas también y no morirte por el camino.

Y dicho esto un servidor cierra, 7 meses después, este apasionante viaje por las etapas del alcoholismo social. Espero que hayáis disfrutado tanto leyendo como yo escribiendolo. Lo que no os deseo son las resacas que me han llevado a publicar estas reflexiones, pero vamos, que sabiendo la escoria – con cariño – que frecuenta este blog, sólo os puedo decir una cosa.

Invitarse a un cubata un día de estos, hijos de puta.

Read Full Post »


Como adivinaréis por el título, no es una receta hecha para pusilánimes ni gente de esta que dice “no, yo solo quiero un poquito y ya está”. No, señores, esta receta está hecha para hombres de verdad, sin miedo a la indigestión ni a coger 4 kilos más de la cuenta. Comenzamos:

 

Para esta monstruosidad necesitaremos:

  • Carne picada por un tubo (en función de los que vayan a comer)

    La carne picada envasada de toda la vida de Krom.

  • Queso en cantidades industriales (a ser posible de distintos tipos).
  • Ajo (según la cantidad de carne y, sobre todo, según el gusto de cada uno).
  • Cebolla.
  • Perejil.
  • Orégano.
  • Patatas fritas (si, mezcladas con la carne y todo lo demás después de fritas… gloria).
  • Cerveza (si, cerveza)

Dado que esto no es una delicatessen ni mucho menos, lo que os voy a poner aquí es solo una versión de la susodicha orgía, a continuación os digo otros ingredientes que podéis usar para mejorarla:

  • Champiñones (se echan a la vez que la carne)
  • Pimiento (echarlo con el ajo y la cebolla)
  • Los sazonadores para Tacos o Burritos que venden en sobres.
  • Vino (tinto o fino, en vez de la cerveza)
  • Tomate frito
  • Huevos (convertir la orgía en un macrorevuelto de la muerte)

 

Para empezar, coged una sartén bien grande (os hará falta) y echadle un chorrito generoso de aceite de oliva (no queremos que se nos pegue nada a la sartén, que luego fregarla es un coñazo). La ponemos a fuego medio y añadimos el ajo y la cebolla para que se vayan friendo un poco.

En una sartén como esa, donde vemos al Tio Perico haciendo una paella para 2.

Cuando estén dorándose, añadimos la carne picada. La dejamos hacerse un poco, añadimos un chorro generoso de cerveza y dejamos que se evapore. Una vez que veamos que queda poca “salsa”, añadimos las patatas previamente fritas y vamos echando los distintos tipos de queso a trocitos, mientras removemos… en este blog fomentamos el trabajo en equipo, no lo olvidéis. Cuando veamos que está todo hecho una, como dice el título, orgía de carne y queso, añadimos perejil y orégano al gusto del consumidor, le damos un par de vueltecitas más y servimos. Nuestra Orgía de carne y queso ya está lista para consumir. ¡Engordad, mis pequeños, engordad!

Miradlo por el lado bueno, lo mismo después os cogen para una película.

Read Full Post »


Feligreses de la tasca, hoy es un día triste.

Mientras paso la noche acompañado de mi fiel amigo John Cor, el resto de caballeros de la orden de Steinburg disfrutan como perras bebiendo a mansalva dios sabe qué horribles brebajes. Yo en cambio bebo whisky con red bull mirando la pantalla del ordenador lamentando que haya tanta cerveza fría en la nevera y tanto aburrimiento en mi interior…

Que mejor forma de desvanecer mi etílica soledad que dando a conocer al vulgo un poco más acerca de la historia de los rituales cerveciles, en éste caso, de la STEINBURGFEST

En el anterior capítulo hablábamos de las pre-steinburgfest, eventos primigenios en los que cualquier reunión se aderezaba con ingentes cantidades del preciado líquido elemento mercadonil.

Míralos que cucos, ahí en la piscinica con sus litricos ricos... ¡Ay que me los como!

Más adelante la cerveza pasó a ser el Main Event y a convocarse reuniones de forma más especializada. Vamos, que era quedar para beber cerveza vaya. La primera Steinburgfest oficial como tal se llevó a cabo en Noviembre de 2008, y ahí fue donde lo dejamos la última vez.

Esta Steinburgfest fue un éxito inesperado. El inicial grupo de borrachos profesionales se vio incrementado por una serie de personajes añadidos  (honestamente, no recuerdo cuándo ni cómo llegaron ahí la mayoría de ellos) que contribuyeron a que la convocatoria tuviera una relativa relevancia. Parecía incluso un botellón normalito desde lejos… desde cerca sin embargo, se veía clara la tragedia.

En ésta primera y sagrada edición aún no existían los títulos de Rey, o incluso los títulos nobiliarios. Ya llegaremos a eso más adelante.

Sin embargo, aún se mantenía la tradición de beber en cuerno, y por tanto el oficio de escanciador de cuerno, que generalmente llevaba a cabo nuestro amigo Putucru, escritor de la tasca.

Todo un artista el jodío... ¡Es más difícil de lo que parece!

El evento fue un horror suicida para nuestros maltratados hígados, pues la cantidad de steinburg consumida fue excepcionalmente cruel. No quedó sobriedad para nadie. Aún creo que sueño a veces con la cantidad de litros que consumí en las 12 horas (aprox) que duró la contienda Cerveza vs hígado… para más inri, una imagen ilustrativa.

Pincha en la imagen para ver la animación

Cayeron muchos litros más, pero ya estábamos demasiado borrachos para seguir haciendo fotos idiotas.

Una vez visto el jolgorio que ocasionó esta primera convocatoria, se procedió a ir llamando a los fieles del bebercio de forma relativamente constante. Durante 2009 se convocaron al menos (que yo recuerde) unas 3 steinburgfest, pero los archivos fotográficos de las mismas o no he podido acceder a ellos, o gracias a dios no existen. Sin embargo, es durante ese año cuando el tema empieza a irse de las manos.

Lo que era una coña, basada en nuestro extremo frikismo, llamarnos a nosotros mismos “Caballeros de la Orden de Steinburg” (En contraposición a la República del Tinto, otro célebre y longevo ritual etílico de nuestras tierras) empezó a desvariar, y acabó convirtiéndose en ésto.

No temeré en beberte caliente. Te honraré en lata o en litro. ¡Nunca sobrio!

Ya está, teníamos un logotipo para nuestra “hermandad”, un lema y unas ganas de beber insaciables. Las estupideces no acabaron ahí desde luego…

La verdadera selección

2009 y 2010 fueron años fructíferos en cuanto a horror alcohólico se refiere. Mucha cerveza, un aumento progresivo del sentimiento de “orden de caballería etílica” y en general, mucha fiesta.

Pero, llegaron las navidades de 2010, y definitivamente, lo poco que quedaba de decencia, se desvaneció.

En el próximo episodio me temo que habré de contaros cómo surgió uno de los conceptos más malvados creados por la mente del hombre.

Noche mala

El cartel de convocatoria inicial. Cutre y efectivo, como beber Steinburg para tajarte.


Read Full Post »


Se presenta El Guardián del Sur y Barón de la birra, fiel sirviente del rey Fety I “El cruel”

Escribo estas líneas para regocijo de la corte, en las que intentaré relatar de la forma más fiel posible la historia de uno de los eventos etílicos más destructivos jamás ideados por el ser humano. La Steinburgfest.

Comenzaré este relato acercando a los blasfemos al líquido elemento, a la sustancia de las sustancias, a la quintaesencia del acabado. Hablo de la Steinburg, la sagrada cerveza distribuida en los Templos del beber, más conocidos como Mercadonas.

Puerta de entrada de uno de estos templos, custodiados por dos ancianas nivel 20

Steinburg es una cerveza rubia, de verde etiqueta y  poderoso sabor, con asombroso y horriblemente escaso precio. Sus presentaciones en yonkilatas, litros, botellines y latas la convierten en el mejor amigo del acabado, y, un servidor junto con el resto de la tropa, no tardamos mucho en averiguar su poder. Intentaré trazar un eje temporal en el que se vea la evolución que se llevó a cabo, pasando de unos inocentes litrillos a un descontrol de muerte y odio.

VERANO DE 2008

Tras una serie de años bebiendo litros de cruzcampo fríos de forma moderada, comenzamos a vislumbrar la posibilidad de obtener borracheras exclusivamente a base de cerveza. Ya conocíamos a nuestra amiga Steinburg, pues ya habíamos empleado sus dotes de barata destrucción en reuniones a puerta cerrada o en eventos concretos, como fue el caso de la fiesta de San Juan de 2008, acaecida en rota, donde por primera vez un grupo de fieles bebió de forma exclusiva Steinburg. La idea triunfó, ya que el ciego fue barato y efectivo. Todos salíamos ganando. Ninguno sabíamos lo mucho que se nos iba a ir de las manos desde entonces.

Totem etílico de Steinburgctú. Las tonterías irían gradualmente en aumento desde entonces

Sin embargo, a pesar de que ese día fue el que plantó la semilla, no se trataba de una Steinburgfest en absoluto. No hubo más que unos pocos que bebieron el preciado elixir, siendo una minoría cervecil frente a una mayoría whiskyronvodkiana. Para acercarnos más al concepto, tenemos que adelantar más el eje del tiempo y situarnos en Septiembre de 2008.

Llevábamos un verano en el que nos aburríamos mucho por las tardes, hasta que una mente privilegiada sugirió la terrible idea de ir a beber cerveza a un parque a las 4 de la tarde.

No era a jugar a las cartas, a ver a tus colegas o a charlar. No. Era a beber cerveza en pleno verano a las putas 4 de la tarde.

La idea, como no, nos encantó.

Dos idiotas a las 4 de la tarde bebiendo

Tal fatídico día, puede considerarse ya una Steinburgfest de facto, aunque no se la llamó así aún. Se trató de una reunión de grandes bebedores que consumieron cerveza hasta ponerse hermosos hermosos, y se fue repitiendo gradualmente durante varias tardes para regocijo de mercadona.

En un comienzo, se llevaba un cuerno hueco que se llenaba de cerveza e iba pasándose cual pipa de la paz (yo lo llamaría cuerno de la guerra sin duda) entre los asistentes. Éste rito fue perdiendo poco a poco popularidad debido a lo engorroso de ir llenando el cuerno, y sobre todo, por que mientras otro tenía el cuerno tú no podías acceder a la cerveza, que es de lo que va el asunto vaya.

Aquí vemos el ritual del escanciador del cuerno

Lo que en un principio fue una idea minoritaria (Apenas si llegábamos a los 10 asistentes en éstos encuentros) fue tomando más protagonismo, y con la Ley del botellón vigente, vimos que el beber en el parque comenzaba a ser poco productivo, por lo que trasladamos el concepto al botellódromo de Jerez, lugar que desde entonces presenciaría los más variopintos y terribles actos cometidos por la humanidad.

En Noviembre de 2008 se hizo una convocatoria por las redes sociales, y nació por fín, la primera Steinburgfest.

Personajes respetables en la Steinburfest de Noviembre de 2008

Continuará próximamente…

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: