Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘ciego’


Buenas de nuevo tasqueros, hoy os vengo a hablar de cierto fenómeno que se da en la madrugada del fin de semana y que posiblemente tu hayas sido participe en él.

Cuando llega el fin de semana uno empieza a maquinar los planes para la noche, aunque la mayoría de las veces llegamos al mismo denominador común: beber. Y es que elegir el bebercio, a menos que vayas de bares, supone de cierto análisis previo; aunque la verdad, la mayoría de las veces en el mismo supermercado o tienda habitual te decantas de manera improvisada nada mas echarle un ojo a las estanterías.

Entre los alcoholes destilados siempre se suele tirar de los clásicos como son el ron, whisky, ginebra y vodka; a ser posible marca blanca, que no todos los días va a ser navidad. Cerveza y vino tinto también tienen su estatus de bebida idónea, ciego guarro y barato donde los haya. La lista es extensa y adecuada a cada gusto, ya cada uno elige sus armas y como emplearlas.

 

Así que nada, llegas al lugar acordado y te dispones a empezar la batalla. Siempre es aconsejable buscarse una pareja para tal menester; no gastas tanto y eso te da dinero extra por si se tercia acabar la noche en el garito mas sucio o en el McAuto mas cercano para recogerte engloriao del todo. Y aquí surge el problema, la noche va pasando y ves como la botella se va vaciando de manera alarmante. En un primer momento hasta te da igual y continuas albergando esperanzas de que te de para toda la noche, pero llega el momento en el que la botella está completamente vacía y tú quieres mas. Para esto hay una gran solución llamada marisqueo.

Bueno, no es así del todo

 

El marisqueo tradicionalmente se define como la actividad consistente en la captura y recogida de marisco. Esto en el mundo de la noche tiene un significado parecido, cambiando eso si la palabra marisco por bebidas alcohólicas.

Los lugares habilitados para el consumo de alcohol son un continuo flujo de gente yendo y viniendo, eso se traduce a que la mayoría de las veces por no ir acumulando basura en el maletero del coche o cargándolo a cuestas, la gente abandona lo poco que queda de sus botellones. Esta labor es mas suerte que técnica, aunque el marisqueo requiere de cierta experiencia; no se suele ser el único en esas condiciones de buitreo nocturno, otros pueden llevarse tu ansiado botín. Un experimentado mariscador puede hacer perfectamente botellón de barde si se las apaña bien.

Lo mas habitual es encontrarse botellas de vidrio con apenas un dedo de contenido, el truco es que haciendo sumas puedes conseguir una cantidad considerable de alcohol huérfano. No se puede garantizar que todo lo que encuentres sea el mismo tipo de alcohol, y mucho mas remoto es encontrarlo de la misma marca. Es una técnica que tiende a la mezcla de muchas bebidas y ciegos epopéyicos. De entre las botellas con poca cantidad que puedes encontrar  nos topamos con Ron Almirante y John Cor, las bebidas reina de los botellones a precio módico. A veces puede caer la breva y encontrarte con bebidas mas selectas como pueden ser Cacique, Barceló, Absolut Vodka, Beefeater, Ballantines y marcas que suelen rondar los 10 euros; muy raras de ver con una cantidad superior a un dedo.

Mariscadoris Canis

Lo de las cantidades de contenido en botellas no es algo estadístico, una buena noche puedes conseguir restos como para seguir haciendo botellón a ritmo normal y otras veces no encuentras absolutamente nada. Aunque lo mas habitual es encontrar muchas pequeñas cantidades también se han dado casos de encontrar botellas con una muy buena cantidad y no solo de marcas blancas. Es mas propicio este último tipo de hallazgos en fiestas colectivas como ya puede ser fiestas de la primavera, barriladas, ferias, navidad, etc. Os aseguro que con estos últimos mencionados se pueden llegar a marisquear cantidades enormes de alcohol, un buen amigo de la Tasca se dedicó una feria a esconder grandes botines en matojos para el día siguiente; todo un maestro del etanol y el ahorro.

Os quiero dar  como consejo que siempre que salgáis de marisqueo procuréis encontrar botellas con el tapón de seguridad, así nos garantizamos que lo que bebemos no está adulterado con fluidos corporales y otras tonterías. Como por desgracia las marcas blancas son las mas habituales de encontrar nos vamos a ver la mayoría de las veces con botellas sin este tipo de tapón, pero oiga lo gratis es gratis y sabes que te la juegas. También cercioraros bien de que la botella no le pertenece a nadie para evitar males entendidos y la etiqueta de yonki del área. En cuanto a refrescos y hielos proveete de cuanto quieras, es la mala yerba de los botellones.

Tu ves basura, yo veo un mundo de posibilidades

Además con el marisqueo nos comportamos como una bacteria descomponedora que va saneando a su paso,sacando de la falta de higiene de los demás un beneficio. Se propicia también el ejercicio físico y mental, aumentando la intuición y el trabajo en equipo. Una sana actividad al aire libre con un fin bastante insano, ¡marisquead con precaución mangurrianes!

Read Full Post »


Feligreses de la tasca, hoy es un día triste.

Mientras paso la noche acompañado de mi fiel amigo John Cor, el resto de caballeros de la orden de Steinburg disfrutan como perras bebiendo a mansalva dios sabe qué horribles brebajes. Yo en cambio bebo whisky con red bull mirando la pantalla del ordenador lamentando que haya tanta cerveza fría en la nevera y tanto aburrimiento en mi interior…

Que mejor forma de desvanecer mi etílica soledad que dando a conocer al vulgo un poco más acerca de la historia de los rituales cerveciles, en éste caso, de la STEINBURGFEST

En el anterior capítulo hablábamos de las pre-steinburgfest, eventos primigenios en los que cualquier reunión se aderezaba con ingentes cantidades del preciado líquido elemento mercadonil.

Míralos que cucos, ahí en la piscinica con sus litricos ricos... ¡Ay que me los como!

Más adelante la cerveza pasó a ser el Main Event y a convocarse reuniones de forma más especializada. Vamos, que era quedar para beber cerveza vaya. La primera Steinburgfest oficial como tal se llevó a cabo en Noviembre de 2008, y ahí fue donde lo dejamos la última vez.

Esta Steinburgfest fue un éxito inesperado. El inicial grupo de borrachos profesionales se vio incrementado por una serie de personajes añadidos  (honestamente, no recuerdo cuándo ni cómo llegaron ahí la mayoría de ellos) que contribuyeron a que la convocatoria tuviera una relativa relevancia. Parecía incluso un botellón normalito desde lejos… desde cerca sin embargo, se veía clara la tragedia.

En ésta primera y sagrada edición aún no existían los títulos de Rey, o incluso los títulos nobiliarios. Ya llegaremos a eso más adelante.

Sin embargo, aún se mantenía la tradición de beber en cuerno, y por tanto el oficio de escanciador de cuerno, que generalmente llevaba a cabo nuestro amigo Putucru, escritor de la tasca.

Todo un artista el jodío... ¡Es más difícil de lo que parece!

El evento fue un horror suicida para nuestros maltratados hígados, pues la cantidad de steinburg consumida fue excepcionalmente cruel. No quedó sobriedad para nadie. Aún creo que sueño a veces con la cantidad de litros que consumí en las 12 horas (aprox) que duró la contienda Cerveza vs hígado… para más inri, una imagen ilustrativa.

Pincha en la imagen para ver la animación

Cayeron muchos litros más, pero ya estábamos demasiado borrachos para seguir haciendo fotos idiotas.

Una vez visto el jolgorio que ocasionó esta primera convocatoria, se procedió a ir llamando a los fieles del bebercio de forma relativamente constante. Durante 2009 se convocaron al menos (que yo recuerde) unas 3 steinburgfest, pero los archivos fotográficos de las mismas o no he podido acceder a ellos, o gracias a dios no existen. Sin embargo, es durante ese año cuando el tema empieza a irse de las manos.

Lo que era una coña, basada en nuestro extremo frikismo, llamarnos a nosotros mismos “Caballeros de la Orden de Steinburg” (En contraposición a la República del Tinto, otro célebre y longevo ritual etílico de nuestras tierras) empezó a desvariar, y acabó convirtiéndose en ésto.

No temeré en beberte caliente. Te honraré en lata o en litro. ¡Nunca sobrio!

Ya está, teníamos un logotipo para nuestra “hermandad”, un lema y unas ganas de beber insaciables. Las estupideces no acabaron ahí desde luego…

La verdadera selección

2009 y 2010 fueron años fructíferos en cuanto a horror alcohólico se refiere. Mucha cerveza, un aumento progresivo del sentimiento de “orden de caballería etílica” y en general, mucha fiesta.

Pero, llegaron las navidades de 2010, y definitivamente, lo poco que quedaba de decencia, se desvaneció.

En el próximo episodio me temo que habré de contaros cómo surgió uno de los conceptos más malvados creados por la mente del hombre.

Noche mala

El cartel de convocatoria inicial. Cutre y efectivo, como beber Steinburg para tajarte.


Read Full Post »


Se presenta El Guardián del Sur y Barón de la birra, fiel sirviente del rey Fety I “El cruel”

Escribo estas líneas para regocijo de la corte, en las que intentaré relatar de la forma más fiel posible la historia de uno de los eventos etílicos más destructivos jamás ideados por el ser humano. La Steinburgfest.

Comenzaré este relato acercando a los blasfemos al líquido elemento, a la sustancia de las sustancias, a la quintaesencia del acabado. Hablo de la Steinburg, la sagrada cerveza distribuida en los Templos del beber, más conocidos como Mercadonas.

Puerta de entrada de uno de estos templos, custodiados por dos ancianas nivel 20

Steinburg es una cerveza rubia, de verde etiqueta y  poderoso sabor, con asombroso y horriblemente escaso precio. Sus presentaciones en yonkilatas, litros, botellines y latas la convierten en el mejor amigo del acabado, y, un servidor junto con el resto de la tropa, no tardamos mucho en averiguar su poder. Intentaré trazar un eje temporal en el que se vea la evolución que se llevó a cabo, pasando de unos inocentes litrillos a un descontrol de muerte y odio.

VERANO DE 2008

Tras una serie de años bebiendo litros de cruzcampo fríos de forma moderada, comenzamos a vislumbrar la posibilidad de obtener borracheras exclusivamente a base de cerveza. Ya conocíamos a nuestra amiga Steinburg, pues ya habíamos empleado sus dotes de barata destrucción en reuniones a puerta cerrada o en eventos concretos, como fue el caso de la fiesta de San Juan de 2008, acaecida en rota, donde por primera vez un grupo de fieles bebió de forma exclusiva Steinburg. La idea triunfó, ya que el ciego fue barato y efectivo. Todos salíamos ganando. Ninguno sabíamos lo mucho que se nos iba a ir de las manos desde entonces.

Totem etílico de Steinburgctú. Las tonterías irían gradualmente en aumento desde entonces

Sin embargo, a pesar de que ese día fue el que plantó la semilla, no se trataba de una Steinburgfest en absoluto. No hubo más que unos pocos que bebieron el preciado elixir, siendo una minoría cervecil frente a una mayoría whiskyronvodkiana. Para acercarnos más al concepto, tenemos que adelantar más el eje del tiempo y situarnos en Septiembre de 2008.

Llevábamos un verano en el que nos aburríamos mucho por las tardes, hasta que una mente privilegiada sugirió la terrible idea de ir a beber cerveza a un parque a las 4 de la tarde.

No era a jugar a las cartas, a ver a tus colegas o a charlar. No. Era a beber cerveza en pleno verano a las putas 4 de la tarde.

La idea, como no, nos encantó.

Dos idiotas a las 4 de la tarde bebiendo

Tal fatídico día, puede considerarse ya una Steinburgfest de facto, aunque no se la llamó así aún. Se trató de una reunión de grandes bebedores que consumieron cerveza hasta ponerse hermosos hermosos, y se fue repitiendo gradualmente durante varias tardes para regocijo de mercadona.

En un comienzo, se llevaba un cuerno hueco que se llenaba de cerveza e iba pasándose cual pipa de la paz (yo lo llamaría cuerno de la guerra sin duda) entre los asistentes. Éste rito fue perdiendo poco a poco popularidad debido a lo engorroso de ir llenando el cuerno, y sobre todo, por que mientras otro tenía el cuerno tú no podías acceder a la cerveza, que es de lo que va el asunto vaya.

Aquí vemos el ritual del escanciador del cuerno

Lo que en un principio fue una idea minoritaria (Apenas si llegábamos a los 10 asistentes en éstos encuentros) fue tomando más protagonismo, y con la Ley del botellón vigente, vimos que el beber en el parque comenzaba a ser poco productivo, por lo que trasladamos el concepto al botellódromo de Jerez, lugar que desde entonces presenciaría los más variopintos y terribles actos cometidos por la humanidad.

En Noviembre de 2008 se hizo una convocatoria por las redes sociales, y nació por fín, la primera Steinburgfest.

Personajes respetables en la Steinburfest de Noviembre de 2008

Continuará próximamente…

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: