Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘diario’


¡Buenas de nuevo tasqueros! Cuarto domingo y cuarta entrega de Videodromo, su ablación de clítoris semanal.

https://i2.wp.com/24.media.tumblr.com/tumblr_me29x75KQQ1rxpytqo1_500.gif

Para dejar la adicción a la nicotina hay que tener fuerza de voluntad, ¿quién no lo ha intentado mas de una vez y ha acabado desistiendo? Pero tranquilos, tu gente siempre estará ahí para darte su apoyo incondicional. He aquí el ejemplo de ello.

 

 

La estupidez humana y su manera de hacer reír a costa del dolor ajeno. c’est magnifique.

 

Ahora vamos a sacar nuestro lado friki de Star Wars con este vídeo en el que podemos escuchar la famosa frase “Yo soy tu padre” en diferentes idiomas, 18 en concreto. En mi opinión las mejores son en nuestro idioma patrio, francés y checo; en ese orden. Por cierto, ¿no os suena la versión árabe a un mal día en el retrete?

 

Epic Meal Time es un canal de youtube que se dedica a la elaboración de guarradas gastronómicas de calorías extremas, donde los ingredientes predilectos son la carne a mansalva (bacon como ingrediente estrella) y la ingesta de alcohol a granel. A este fenómeno le han salido muchas parodias y versiones, con la gastronomía típica de cada lugar o etnia en la que se basan.  Os traemos aquí a Regular Ordinary Swedish Meal Time, versión sueca y bizarra digna de colgar en la Tasca. Gracias a Kassy por el descubrimiento.

 

 

 

Seguro que la habrás visto por todos lados últimamente, su popularidad ha batido records: 35 millones de visitas en tan solo una semana. He aquí una de las mejores bromas, de brasileños para variar, que he podido ver recientemente.

 

Es increíble como unas simples imágenes pueden hacer engañar a nuestro cerebro de esta asombrosa manera. Advierto que este vídeo puede provocar dolores de cabeza y soltar maldiciones a pares.

 

Y para cerrar y pasar ya a los aportes tasqueros os dejamos esta parodia gatuna del polémico videoclip que hace década y media lanzó The Prodigy. Totalmente sin desperdicio.

 

Aportes tasqueros:

 

Postu nos deleita con este maestro de la seducción, el Metralleta.

 

Nuestro compañero DivagaR comparte con nosotros una de las presentaciones mas surrealistas que he tenido el honor de ver. Concha Velasco es buena chavala y aquí lo demuestra.

 

Cerramos con Pau y este pedazo de truño religioso que se pega cual sífilis. Id agarrando ya el hacha…

Read Full Post »


Saludos, parroquianos. Se acerca el final del verano y, como podréis comprobar, en vez de estar en la playa dedicándome a la vida contemplativa (contemplando tetas, vaya), estoy en casa, delante del portátil y escribiendo otra entrega más de una saga directamente orientada a que os riáis de mi. Luego tendré los cojones de preguntarme a mí mismo qué es lo que falla en mi vida.

Tonterías aparte.

Estoy seguro que muchos de vosotros habréis escuchado alguna vez de algún conocido o desconocido que es alérgico a la leche. No entraré a contradecir el diagnóstico médico de nadie, pero puedo afirmar que en el 90% de los casos, el propio “alérgico” no tiene ni puta idea de lo que está hablando. Tal cual.

¿Alérgico a la leche?

Y es que, como ya he dicho, la mayor parte de las veces ni el que padece la intolerancia digestiva a la lactosa sabe que NO es una alergia. Si que es cierto que el intolerante prácticamente excluye los lácteos de su dieta, pero no porque sean peligrosos, como suele suceder con las alergias, si no porque pueden llegar a ser MUY molestos. A ver cómo os lo explico.

Poneos en situación. Vais por medio de un desfiladero (si, un desfiladero, poneos en situación y punto), y delante de vosotros aparece una manada de ñúes con el evidente propósito de embestiros. Pero, casualidades de la vida, os agacháis y la manada pasa por encima vuestra casi sin haceros daño, pero se lleva por delante a vuestro colega (ese colega útil que nadie sabe por qué está ahí pero al que se le agradece su presencia). Extrapolándolo a nivel intestinal, esto es lo que pasa. Las microvellosidades intestinales no son capaces de absorber la lactosa, así que al contacto con este azúcar se irritan y se contraen, y se deja de digerir todo lo que estuviera en el intestino en ese momento. Pero además, recordemos que el colega útil también se va por tabaco, y en este caso el colega es la flora bacteriana intestinal.

Conclusión: Todo intolerante a la lactosa que, voluntariamente o por error, ingiera dicho alimento (o, recordemos, cualquier otro derivado que lo contenga), va a entablar una larga y dolorosa amistad con su retrete. Porque no solo va a estar jodido después de comer lo que no debe, sino el tiempo que sus intestinos tarden en recuperar la normalidad, y esto puede ir desde horas hasta un día según el caso.

Dicho esto, os aviso que, salvo sorpresa, sólo restan dos entregas del Diario, que aparte de que se me acaban las alergias empiezo a sentirme idiota cada vez que releo los artículos y me doy cuenta de que me estoy riendo de mí mismo.

¡Disfrutad de lo que queda de verano, que ya va quedando poco!

Read Full Post »


Después de varias sugerencias de la mancha de cabrones que tengo por amigos y compañeros de redacción, me he animado a contarle al mundo como pasa el día a día una persona con la Inmunoglobulina E en modo Grand Theft Auto – sustituid a los inocentes peatones atropellados por una gran cantidad de sustancias, en teoría inocuas, y que mi organismo reconoce como miembros de Al-Qaeda -. O lo que es lo mismo, cómo trata el mundo, desde todos los aspectos, a un alégico avaricioso – más por la cantidad de alergias que por la calidad de las mismas.

En cada una de las entradas procuraré tratar una alergia en concreto y en esta primera parte comenzaré tratando una de las más jodidas, y por qué no, cómicas, de las que dispongo:

La alergia al pescado.

"Entonces tu eres más de carne que de pescado, ¿no?" Viva la originalidad de la gente

Procederé a aclarar una duda que parece tener todo aquel que se entera de esta alergia.  Efectivamente, soy alérgico a TODOS los tipos de pescado. Da igual que sea azul, blanco o gallego con chapapote, un simple despiste en cocina y un servidor acaba con sus huesos en Urgencias y llorándole al médico por una dosis de Urbasón digna de un mamut lanudo.

Esta alergia es, si cabe, más jodida teniendo en cuenta el lugar donde vivo. La provincia de Cádiz no es precisamente famosa por sus cocidos, sus venados y sus jabalíes, sino por el archifamoso Pescaíto Frito típico de ciudades como Sanlucar de Barrameda o Cádiz y que por supuesto acaban saturando los bares y restaurantes de esta bonita provincia. Y precisamente esto tiene una consecuencia directa sobre mí:

El Tapeo es un deporte de riesgo.

Evidentemente, podría ir al bar en cuestión y limitarme a aquello que sé con seguridad que no me mata. Pero aquí llega lo peliagudo y que no todo el mundo piensa – es más, aun no he encontrado a ninguna mente lúcida que llegue a esta conclusión usando la sencilla lógica -. ¿Quién me asegura que el aceite con el que han cocinado mi delicioso filete de ternera no ha sido usado previamente para una merluza? ¿Cómo sé que el cuchillo con el que han cortado el tomate de mi ensalada no fue utilizado para descuartizar una sardina? Y esto es extensible a cualquier restaurante y a cualquiera de mis alergias, con lo cual tiendo a recurrir a la solución más obvia y sencilla.

Si me apetece comer, a mi puta casa, y así me ahorro jugar a la ruleta rusa con un boquerón en vez de un arma.

Y hasta aquí llega la primera parte de una laaaaaaaaaarga lista de artículos que tengo pensado hacer – tantos como alergias tengo -. Sólo me queda añadir una cosa:

Donde esté un buen filete de ternerica recién matada, que se quite todo el pescado del mundo.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: