Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘estanterias’


Oh borregos de la cultura, hoy os voy a abrir los ojos y los dulces ortos ante otra verdad encubierta por la historia universal.
Todos tenemos en casa, principalmente en nuestros queridos zulos a los que llamamos dormitorios (de todo menos dormir), una estantería. Normalmente estan llenas de libros, fotos, figuritas, dinero suelto y tonterías varias; los mas sibaritas tienen pañuelos endurecidos, latas medio llenas, tomagotchis falsos, picos de agapornis y toda clase de mierda a la que se le coge cariño, o que simplemente no apetece recoger.


Segun los libros, esos engaña bobos, fue en Oriente donde surgieron las primeras estanterías para tener ordenados los manuscritos y demás textos. Pero, como pretende esta sección, os contaré su verdadero origen.
Es muy difícil dar una datación exacta, por lo que pasaré a lo objetivo. Fue un visionario al que se le atribuye esta invención. Harto de que las cosas le robaran espacio en su hogar se le ocurrió una brillante idea. Se fijó en que los carpinteros solían llevar lápices en la oreja para hacer sus anotaciones. Entonces pensó: a la pared le vendría bien una oreja.
Tal como lo pensó se dirigió a una carpintería y encargó una oreja de caoba de gran dimensión. Una vez adquirida la llevó hasta su casa y la incrustró en la pared. Hubo un problema, solo cabía un objeto por oreja, por lo que no tardó en encargar mas orejas de caoba. En un mes su casa estaba minada de orejas de madera, menuda locura pensó.
La madre de este genio necesitaba una especia para hacer uno de sus guisos, la cual se encontraba en una de las orejas mas altas. Se encaramó como pudo a la oreja, concretamente a la parte superior del cartílago, y quedó colgando. Entonces la oreja giró sobre su eje y quedo en plano horizontal. ¡Ahora cabían mas cosas!
No tardó entonces en girar todas las orejas de la casa. Se solucionó así el gran problema del orden en los hogares. Con el tiempo se convirtieron las orejas en tablas, como las que conoceis hoy en día. Y así, amigos tasqueros, nacierón las modernas estanterías.
Agradecer este hecho histórico a topillojuanillo, el cual me mostró esta verdad de que las estanterías en un principio fueron orejas. Aquí un servidor se ha encargado de recopilar los datos históricos, la trama y los detalles.
¡Hasta la próxima entrega!

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: