Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘friki’


Queridos frikis de mierda y gamers en general, ha llegado la serie que veréis en vuestros sueños más húmedos: Video Game High School (VGHS a partir de ahora).

Antes de empezar, y por la terminología que voy a usar, os recomiendo tener abierto el Diccionario Gamer.

Imaginaos un instituto americano, con sus tias buenas, el quarterback y su pandilla, la empollona buenorra, el rarito y el recién llegado. Ahora cambiad cualquier alusión a “deportes” por “videojuegos”: Si señores, en el mundo de VGHS, los molones son los frikis, los gamers de verdad.

VGHSheader

El logotipo del instituto la lía un taco.

La trama trata sobre un chaval, frikazo de los FPS, al que un día llaman para decirle que ha entrado en el instituto más prestigioso del mundo mundial: el Video Game High School. VGHS es un instituto donde los mejores jugadores del mundo se dan cita para aprender a mejorar sus habilidades y convertirse en auténticos profesionales. Encontramos los diferentes grupos de gamers, que equivaldrían a los distintos tipos de bachillerato: Los de los FPS, los de estrategia, los de juegos de ritmo, de carreras etc. Durante su estancia allí irá conociendo a amigos, enemigos y demás gente e irá conociendo cómo funciona realmente la jerarquía de tan avalado colegio. Está todo grabado en un tono humorístico, con sus respectivos momentos de dramatismo adolescente (ya sabéis, la chica popular, el chico nuevo, los cotilleos…).

Uno de los aspectos que más me han enganchado de esta serie es el concepto en sí mismo, ese mundo dado la vuelta donde los deportistas ni aparecen. En mi humilde opinión (la correcta, por supuesto) han conseguido trasladar perfectamente todas las características del mundo de las series de instituto americanas a un universo completamente diferente. Otra de las cosas  por las que recomiendo fervientemente la serie son los actores: Todos chavales más o menos jóvenes (no hay nadie de 40 años haciéndose pasar por adolescente, no es Compañeros, relajáos), completamente desconocidos (al menos para mí), pero que le dan a los personajes el toque justo para conseguir que los odies o los adores según su rol.

Jimmy+Wong+Video+Game+High+School+Season+2+F1FJ7VG6rXCl

Algunos de los actores y el creador.

Pero sin duda alguna, lo mejor de la serie son sus efectos especiales, hechos por el creador de la misma, Freddie Wong (aquí tenéis su canal de Youtube), un chaval que lleva años dedicado al mundo de los efectos especiales, con un repertorio de videos hechos por él en los que se puede apreciar perfectamente su maestría con dichos efectos. Hará cosa de un año comenzó este proyecto que le ha hecho ganar mucha popularidad en los internetes. Mientras disfrutas de la trama colegial, puedes ver partidas de Shooters en los que los protagonistas disparan, explotan, pegan, rajan; juegos de lucha con hologramas y carreras de coches en realidad virtual, aderezado con las mejores explosiones, flashes de disparos, golpes y derrapes que he visto en mucho tiempo. Para que os pongáis en situación, el chaval, con 27 años ya tiene una empresa de producción de cine y videos on-line.

Para los interesados, en Youtube solo tienen subtítulos hasta el capítulo 4, pero si buscáis en Dailymotion encontraréis la respuesta. Aquí tenéis el primer episodio, a disfrutar.

Y recordad, mis queridos gamers: It’s all about the game.

ifwt_video_game_high_school

Calhoun, el mejor director de la historia.

Read Full Post »


La anterior entrega dio sólo un pequeño atisbo de qué puebla la mente de los parroquianos cuando se trata de la pesadilla de ver al Gordo muerto sin nada que publicar a título póstumo. Y es que hay cosas con las que no se puede jugar, como son las esperanzas de miles de niños que tendrán que esperar a que le salgan algunos pelillos antes de poder entender qué vio Bran desde la ventana. Por eso, por esos niños, tenemos que ponernos en las peores, porque queremos que nazcan y si los frikis se suicidan antes de procrear, mal vamos, y si lo hacen después pues vaya faena. Hoy seguimos ilustrando cómo sería el mundo (además de ligeramente menos poblado) , en “the worst case scenario”, véase qué pasaría si el Gordo palmase antes de poner el “The End” en el último tomo de Canción de Hielo y Fuego.

Para la anterior entrega: ¿Y si George R. R. Martin muriese mañana? – 1ª Parte

Para la entrega actual… Sigue leyendo. No, de hecho, deja de leer. Si necesitabas esa aclaración no te queremos por aquí.

“World War Wordo” por ElDoctor13

La noticia de la muerte de Martin recorrió el mundo entero en apenas unos minutos, dejando a su paso una estela de desesperación y rechinar de dientes.
Pero (contrariamente a lo que todos esperaban) no fue un cochinillo, un zumo de albóndigas o un quíntuple big mac la causa de su muerte.  Tras las insistencias de su esposa, el bonachón gordito se decidió a probar aquello del footing y salio a trotar cochineramente por una carretera local . Tragicamente, a los pocos metros, un tirón en uno de sus inmensos y oxidados muslos le dejó postrado en el suelo sin poder moverse.  Desgraciadamente para él, la única persona que acudió en su ayuda fue un fan que acababa de leer el pasaje de “La boda roja” y al reconocer al autor no pudo reprimir su ira homicida.
Sin importar el porqué, legiones de seguidores se quedaron huérfanos y aparentemente sin posibilidad de conocer el final de la saga. El llanto y la ansiedad se apoderaron de aquellos que ansiaban saber el destino de sus amados personajes. La humanidad clamaba por obtener la conclusión de las crónicas de Ponientes.

Apenas un año después, dos versiones diferentes de una nueva entrega vieron la luz: una auspiciada por la viuda de Martin y la otra elaborada por el grupo de colaboradores del fenecido autor.  Los fans, confusos al principio, no tardaron en tomar partido defendiendo que la  versión que más le gustaba era la canónica. Cuando la serie de la HBO llegó al punto de divergencia decidió tomar su propio camino y crear una historia paralela.

Aquello fue el principio del fin. Y ahí se lió parda

Un fan que aseguraba estar poseído por el espíritu de Martín saco su propia versión;comunidades de aficionados elaboraron las suyas propias basados en formulas de entropía cuántica sobre sus propios conocimientos de la obra para defender que su historia era la lógica,; supuestos manuscritos escritos por el mismísimo George antes de morir brotaron por internet y ruinas recónditas.  En pocos meses un centenar de continuaciones pululaban por todo el globo  y la gente tomaba partido a favor de una de otra para determinar cual era el autentico canon.

Pero a diferencia del final de Lost o la Santisima Trinidad, esto no fue solo una discusión de frikys.

Al tiempo que las agresiones y los atentados florecían por todos los continentes; los gobiernos, grupos de poder y sociedades secretas utilizaron toda su influencia y recursos para imponer sus versiones predilectas. Desde Alemania, Angela Merkel amenazó con disolver la Union Europea si no se reconocia como verdadera continuación aquella en la que las guerras de Poniente acababan  con el banco de Braavos hipotecando los 7 reinos por los impagos de los contendientes. Kim Jong-un, líder de Corea del Norte, amenazó a Occidente con el desastre nuclear si no claudicaban ante su libro, en el que Ramsay Bolton (a su juicio, el personaje más entrañable y simpático) acababa ocupando el Trono de Hierro. El NWO, los iluminati, los masones y los reptilianos se enzarzaron en una feroz contienda secreta utilizando el control de masas y la guerra financiera para sentar a Tyrion, Danny, Jon o Rickon en el  Trono.

¡El Norte recuerda, hijos de puta!

En Connecticut, un atentado suicida por parte de una célula terrorista de fangirls de Khal Drogo se saldó con la muerte de cientos de inocentes y algún que otro geek.  Fue este el hecho que acabó desencadenando una guerra abierta y mundial, donde hermanos, padres e hijos y antiguos compañeros de clubs de rol se enfrentaron en una cruenta contienda fratricida.  Una yihad de frikismo se expandió como la pólvora, con los fanáticos enarbolando lo que reclamaban como el canon legítimo de la saga.

Los bombardeos masivos no se hicieron esperar y en poco tiempo América, Europa y Asia se habían convertido en un erial de polvo y ceniza.  Hordas de frikys histéricos enarbolaban los estandartes de sus casas antes de lanzarse a los campos de batalla. Sin duda fue la guerra más cruel y sanguinaria de toda la historia de la humanidad.Y  no tanto por la miseria, las muertes y el hambre que dejó a su paso; sino por tener que soportar, entre asaltos de tanque y lluvias de balas, las discusiones sobre si Arya molaba más que Daenerys  o quien ganaría entre Oberyn Martell y Victarion Greyjoy.
Peor aún fue el final de las agresiones, que concluyeron con un tratado de paz  que los pocos cientos de humanos restantes firmaron unánimemente . En él se declaraba la inutilidad del anterior conflicto, ya que resultaba evidente que Eragon era la autentica obra maestra de la fantasía épica.

Si es que tanto libro de dragoncitos, espaditas y pamplinas no podía traer nada bueno.

“El silencio de los gordacos” por Capitanzocalillo

Año 2030. Tras años de investigación, por fin el conocido como proyecto George R.R .Martin ha sido eliminado. La eliminación se produce tras someter al sujeto a una radiación de microondas que destruyen los nanobots que invaden el cuerpo inerte del ciudadano antes conocido como CENSURADO POR SPOILER.

El proyecto George R.R .Martin consistió en el lanzamiento de unas máquinas microscopias conocidos como nanobots desde el planeta Westeros  a la Tierra. Westeros es un planeta habitado por seres súper inteligentes pero con una cantidad de recursos orgánicos extremadamente escasa, por lo que la vida en Westeros estaba al borde de la extinción.

Aqui los colegas esmayaos perdíos

Los nanobots invadían un cuerpo humano, controlando sus acciones como si de un robot se tratara. La misión del cuerpo controlado sería introducir tanta materia orgánica como fuera posible dentro de sí mismo para poder abastecer de nutrientes a toda la población de Westeros una vez de regreso. Con el problema con el que no contaban los habitantes de dicho planeta es que el cuerpo humano tiene una capacidad limitada, y la excesiva ingestión de nutrientes junto con la vida sedentaria a la que sometían al sujeto para no perder ninguna de las valiosas calorías, hacían que las funciones vitales de los cuerpos controlados comenzaran a fallar, llevándolos a la muerte.

Se decidió entonces elaborar un sistema de control mediante los informes codificados con el nombre “Canción de hielo y fuego”, que tomarían forma de relatos fantásticos para que los terrícolas no sospecharan. En dichos informes, se encontraban claves sobre las acciones que iba realizando el sujeto controlado, así como qué tipo de nutrientes introducía dentro de sí mismo (de ahí las descripciones tan detalladas de las comidas en los libros). Cuando un sujeto moría, también se reflejaba en los informes, haciendo que un personaje que llevara el nombre del que antes fuera humano, muriese también. (Se encontraron las tumbas vacías de un hombre llamado Ned Stark, muerto por infarto; Renly Baratheon, el cual falleció tras consumir 4 kilos de carne en mal estado, etc.…)  Cuando en los informes se reflejaba una muerte, se enviaba una nave a recoger el cadáver del sujeto, que era vaciado y devorado por los habitantes de Westeros posteriormente.

¿Dónde esta el gordo? ¿Y el gordo?

Tras años de investigación sobre desapariciones de cadáveres de personas obesas, y un minucioso desencriptamiento de los libros, se consigue dar con el sujeto y se procede a su eliminación, con el objeto de que la invasión Westeriana no acabe con los recursos de la Tierra.

“Advanced Morcones y Modorras” por SandroNv

Y el Gordo murió dejando su obra inconclusa. La pena invadió miles de corazones. Cientos se lanzaron al mar, otros cientos caminaron hacia piras funerarias, y otros se enterraron en la nieve con la esperanza de despertar a un mundo mejor, donde las grandes historias fuesen concluidas.

A los pocos días de la muerte del Autor, muchos autoproclamados “herederos” salieron a la luz con versiones del final, diciendo extraerlas de manuscritos propios del genuino Gordo; sin embargo, las incongruencias entre ellas y con el manuscrito original hicieron que los fans de corazón de la saga ahora llamados “El Khalasar de Khal Gordo” les dieron caza a todos y cada uno de ellos por herejes y mancillar la palabra del Autor.

Pero todo cambió 12 meses tras su muerte cuando se produjo la lectura de la última cláusula de su testamento. La cual incluía la retransmisión de la última grabación del Gordo en vida. En ella, el adorable viejo que a tantos encandiló con sus escritos, desmentía (mientras se metía una fabada asturiana entre pecho y espalda) su participación en un selecto grupo de individuos llamado el “Opus Aslani”, un grupo de autores fundado por C. S. Lewis, y del cual participaron en su día seres tan pintorescos como J. R. R. Tolkien, Walt Disney, Gygax y Arneson, Robert E. Howard, Moorcock, e incluso Conan Doyle, quien se unió cuando la primera generación no eran más que unos jovenzuelos. Entre irónicas risas, el Gordo explicaba que esta sociedad se había hecho poderosa con el paso de los años, y que a día de hoy eran los responsables de multinacionales como KFC, Taco Bell, Pepsico (y con ella Matutano), Nestlé, Standard & Poor’s, la BBC y el Grupo PRISA (responsable de Sálvame Deluxe). Pero esto no era lo más importante, el meollo del asunto era lo que en la Obra llamaban “El Legado”. Según su testimonio, la Obra contaba con un número indefinido de frikis y becarios que trabajaban para ella en secreto a cambio de pequeñas concesiones literarias y participaciones en las multinacionales, becarios con la misión de construir mausoleos subterráneos donde los Autores pudiesen guardar todos sus manuscritos inéditos protegidos por miles de trampas aberrantes y, por supuesto, letales.

La última declaración del Gordo en la grabación aseguraba que Canción de Hielo y Fuego llevaba terminada desde 2001, y que quien quisiera conocer el verdadero final, debería descifrar las localizaciones de los santuarios de la “Obra”, todos encriptados en los escritos de los citados autores.

Aquí podemos ver a una de las becarias recibiendo su paga. Ingenua ella, que no sabe que trabaja para un fin superior.

Sobra decir que minutos después de que se visualizara el video, J. K. Rowling que quería tener los derechos de publicación de semejantes joyas, y que estaba enfadada porque nadie le invitó a formar parte de la Obra, contrató al gafitas de Stargate (el de la película, que molas más que el de la serie) y a un ejército liderado por los mercenarios de Stallone para que recuperasen el primero de los manuscritos. Tras un estudio intensivo de los textos durante 315 horas ininterrumpidas, patrocinado por Burn, el efectivo se puso en marcha al Valle de los Caídos, localización que le pareció graciosa a los de la Obra por la afición que tenía el caudillo por las sociedades secretas.

Al entrar el mini-ejército y colocarse 32 personas sobre una de las placas de presión, activaron la primera de las trampas que resultó ser una cepa ultra tóxica de toxina de E. Coli; lo que produjo que todos los presentes murieran de diarrea segundos después de su entrada. Mandando al garete el 89% de la fortuna de Rowling, y dejándola fuera de la carrera por los manuscritos que, con la masacre española, habían probado su existencia.

Desde ese incidente, se abogó más por pequeños grupos especializados en la infiltración de ruinas y recuperación de reliquias.

En un par de años ya se habían recuperado, 139 escritos sobre niños perdidos en Narnia, 7 módulos de D&D 1ª edicíon ambientados en Darkmoor, una serie de novelas cortas llamadas “Baggings’ Advetures: The Early Days”, un extenso ensayo en el que se contaba cómo Watson le daba a Sherlock algo más que “su medicina”, y, por supuesto, las tres cuartas partes del sexto libro de Canción de Hielo y Fuego: Vientos de Invierno.

La sociedad ha cambiado radicalmente y los pequeños grupos de “recuperadores” florecen aquí y allá, a la demanda de grandes magnates y poderosas editoriales con deseos de poner sus manos sobre tan preciados especímenes. También han florecido los realities dedicados a estos grupos que no dejan de ser una interesante fuente de ingresos y líderes de audiencia debido al alto número de muertes en directo. Y así siguió durante mucho tiempo.

El matrimonio Jones, máximos líderes de audiencia durante 12 años consecutivos según la revista TP.

Read Full Post »


Muchos somos los frikis que seguimos la popular saga de “Canción de Hielo y Fuego” y, por suerte o por desgracia, cada día somos más. Fans incondicionales de los escritos de George R. R. Martin, y que esperamos con ansia la publicación del siguiente tochaco de la saga. Sin embargo, cada vez las entregas se demoran más y cada vez vemos al gordo más gordo; y no hace falta ser Gregory House para saber que eso no es sano en ninguna cultura (a la tasca me remito: Super Size Me). De modo que junto con el número de fans, también crece el número de fans que temen que nuestro prolífico Gordo muera de aterosclerosis antes de terminar la saga.

Por nuestra parte, en la Tasca, hemos querido hacer de profetas y prever qué pasaría de darse esta fatídica situación. Así que aquí reportamos una pequeña antología de “¿Y si…?” con nuestras pequeñas teorías.

Gordo comiendo.

Es irónico cómo tanta felicidad puede acojonar a tantas personas. No es consciente de que nuestro corazón sufre un poco cada vez que escribe las palabras “empanada de pichón”

“¿Martin muerto? MIS COJONES.” Por DivagaR.

“Sangre y Fuego”. El lema de los Targaryen sería una manera bastante acertada de resumir el caos que se desató tras la muerte del amigo George. Legiones de frikis (y de no tan frikis, por obra y gracia de la HBO) encolerizados y sedientos de sangre, unos por la no conclusión de la que estaba llamada a ser la saga de fantasía épica definitiva, otros por la deriva total en la que se sumió la serie, en las que los personajes muertos iban y venían al más puro estilo Marvel, siempre a discreción de quien tomara la riendas del guión.

Pero en los bajos fondos del mundo pre-apocalíptico en el que se sumía poco a poco la humanidad, unos seguidores de la saga especialmente desquiciados decidieron llevar a cabo la única obra que devolvería al mundo su estabilidad y a ellos su cordura perdida, conjuntamente con el desenlace de las aventuras de Poniente: Resucitar a George R. R. Martin era prioritario.

Se cuentan muchas historias, cada una más retorcida que la anterior, de las atrocidades que dichos seguidores (posteriormente conocidos como “Los Sin Rostro”, ya os explicaré por qué) cometieron en nombre de su cruzada. Algunos dicen que arrasaron pueblos enteros desde Haití hasta Nueva Orleans sacrificando gente para atraer la atención del Barón Samedi, uno de los Loa del Vudú. Otros dicen que finalmente encontraron la copia original del Necronomicón en algún punto en las ruinas de la antigua Irak, salpicando su camino de los esclavos dejaron su vida en las excavaciones. Los hay incluso que aseguran que sacrificaron a Stephenie Meyer a los Primigenios. El caso es que, escuchara quien escuchara, no se sintió demasiado agradecido por los sacrificios hechos en su nombre.

El Gordo volvió, por supuesto. Nadie se pone de acuerdo en cómo, pero lo cierto es que volvió. Y bien podría haber hecho si hubiera seguido pudriéndose en su tumba. El que otrora fuera un ancianito bonachón regresó al mundo como el avatar corpóreo del mal. Un ser oscuro y cruel, cuya primera acción fue la de arrancar la cara a aquellos que lo trajeron a este mundo (al parecer, dijo que lo de los Inmaculados era más divertido, pero que lo tenía muy visto).

Lo que hasta entonces era un mundo pre-apocalíptico se convirtió en apocalíptico del todo. El Gordo Cabrón, como se le conoció desde entonces, adquirió un modus operandi similar al que utilizara como escritor. Masacres aparentemente aleatorias y difícilmente justificables que dejaban al espectador con el ojal torcido y a él con cara de placer.

¿Los libros? Oh sí, por supuesto, se publicaron. Y fueron un éxito tan grande como se hubiera podido esperar. La pregunta que todo el mundo se hace es… ¿A qué precio?

La Plata y sus coleguitas, evidentemente cabreada por el indigno final que le dieron en la serie.

“La Historia de Hielo y Fuego Interminable.” Por Darkslig.

Tras el fallecimiento del ingenioso hidalgo Gordo de New Jersey, Nueva Rumasa aprovechó la coyuntura para hacerse con los derechos de todas sus obras, imagen y demás paparruchas consumibles.

Durante años el fiel público fue martilleado con recopilatorios de la saga en diversos y múltiples formatos… Desde  “CdHyF Pocket Essos Edition” hasta “La Gran Enciclopedia del Onanismo de Poniente”… Decenas de supuestas obras nunca antes vistas salen a la luz… fotografías inéditas, cacharros de cocina con la cara de Martin e incluso un CD de grandes éxitos de la saga cantados por un coro rociero de Huelva, con temazos como “El Oso y la Rociera” o “Las lluvias de Castañuela”… Los precios suben cada vez más y los fans, hartos, pierden la esperanza.

Si es que Ruiz Mateos se parece a Lord Tywin, coño

Una década después, la serie de la HBO sigue la estela de Arrayán y, lejos de cancelarse, se embarca en un rumbo telenovelístico imparable con guiones cada vez más sexuales y absurdos, por lo que los antaño grandes fans ahora han olvidado todo aquello que amaron.

Sin embargo, un jovencito gordo (es importante que sea gordo) y marginado encuentra en una pequeña y polvorienta librería los dos ejemplares que faltaban de la serie por publicarse. El librero, que tiene una ligera semejanza a Martin pero con aire misticosiniestro, le aconseja que no los lea pues son para niños mayores.

El chaval no le hace ni puto caso, se va al trastero de las lágrimas (donde desahoga sus penas) y se pone a leer a la luz de un simpático y melancólico candil. Tras sumergirse en la lectura, acaba entrando en un mundo de fantasía alocadamente parecido a “La Historia Interminable”, solo que Fújur no es un dragoncillo de simpático carácter, sino que se asemeja más a un temible dragón negro.

Atreyu plz….

El jovencito intenta vivir aventuras en su nueva faceta literaria, pero el dragón se lo come por no hacer caso al Martin místico. De esos libros mágicos no sabe nunca nadie nada y al final Tolkien le mete un capón a Martin en el Infierno, por gordo y por vacilón, y otro al niño, por no hacer caso a sus mayores.

“El impostor que era buen chavea” por Wanchisneiro

Cuando nuestro querido y entrañable gordito la palmó (realmente comía como comen los personajes de sus libros, pero haciendo cuatro comidas al día más desayuno, almuerzo, merienda y cena), existía un chaval joven (al que llamaremos Jon mismo, que casualidad), al que Martin había confiado el secreto del final del libro. Resulta que el gordo murió atragantado por un alce al que intentó comerse poco asado, casi vivo durante una cena con el susodicho chavalillo. Éste, comprendiendo el alcance de la muerte, decidió que, si quería evitar revueltas en las calles y barricadas por todas partes, tenía que hacerse pasar por Martin. Escondió el cadáver (le quedaron lesiones de espalda pa los restos) y comulgó de su sangre, haciendo un solemne juramento al cuerpo inerte de que la saga acabaría como estaba previsto y se comió el resto del alce, el plato y la mesa. Así fue que en un tiempo récord nuestro amigo, gracias a su capacidad de almacenamiento, a una dieta digna de salir en un artículo de “Cocina estudiantil” y a un gran presupuesto para disfraces, se convirtió en George R.R. Martin.

Aquí vemos los entrantes… del desayuno

Haciendo esperar a los miles y millones de fans desesperados, tal y como lo hubiera hecho el gordinflas en vida, Jon sacó a la venta los últimos tomos de la saga siguiendo las indicaciones que Marin le había dado durante aquella fatídica merendola. Mal hecho: menos de dos días después de salir a la venta el último libro, miles de fans descontentos hicieron una quedada a través de 4chan y, aliados con /b/tards y una legión de Anonymous, tomaron a la fuerza la casa de Martin, cual toma de la Bastilla, colocaron en el tejado un estandarte de Anonymous y, encima de éste. la cabeza de Jon, que todos tomaron por la del gordito. Explicarían más tarde que el final era una mierda y que ellos mismos escribirían el final.  Desde entonces nadie ha vuelto a escribir jamás una novela de fantasía.

Se cuenta que los asaltantes lanzaban gordos en llamas por encima de las murallas de la casa.

TO BE CONTINUED…

Read Full Post »


Después de un luengo tiempo sin aportar nada a mis queridos amigos de la Tasca (la culpa no es mía, es de la vagancia por existir), vuelvo para ilustraros un poco más acerca de ese mundillo de frikis que es el de los videojuegos. A continuación paso a contaros los que, a mi parecer, son los tipos de personas (llamémoslas así) que os podéis encontrar en cualquier partida online:

– El Flipado (o “Pro”, como les gusta llamarse): Son ese tipo de gente que tu crees que realmente no deben salir mucho de su casa, de esos que hacen 3 piruetas mientras te dispara a la cabeza, acuchilla a tu compañero y mata a otros dos con una granada… y solo ha pulsado 2 botones. Si, de esos que dan asco. Si, de esos que solo saben decir “noooooooooob” y rajan de todos y cada uno de los simples mortales que no alcanzamos ese nivel de frikismo. Suelen ser desagradables y engreídos… lo mejor para combatirlos es el humor: ríete tu de lo malo que eres antes de que lo haga él y verás cómo se queda sin argumentos. Tampoco viene mal tener un “Humorista nato” (explicado más adelante) en la partida para que sea más llevadera la convivencia.

Éste es el aspecto que suelen tener

– El amigo del “Flipado”: Éste es aún mas pesado que el anterior ya que, sin tener la habilidad de su coleguita el Pro, actúa como si la tuviera. Y, no contentos con eso, piensan que tener un amigo así es como ser colega de Charlie Sheen. Es altamente recomendable no contestar a ninguna de sus provocaciones, ya que ello conllevaría una pelea a dos bandas con él y con el Pro. Limítense a recordarle que nunca llegará a ser como su coleguita, que es más malo que pegarle a un padre y se irá llorando a decirle al “Pro” de turno que lo defienda.

– Noob: Como ya expliqué en “El Diccionario del Gamer“, son esos que, aun teniendo una idea muy básica de como darle al botón de saltar, se las apañan para culpar de su mala praxis a todos y cada uno de los aspectos  del juego (gráficos, de funcionamiento o los mismos jugadores). Además de ser un auténtico coñazo, suelen tener micro, lo que los convierte en un murmullo incesante de maldiciones y tontería variada que resuena por encima de la explosión más grandiosa y omnipotente que pueda existir. Con éstos lo mejor es no tener piedad ninguna: insúltale, amenázale con matar a su cobaya o prepárale una cena exclusivamente de guindillas… él solito se irá a otro servidor a darle la brasa a otro grupo de jugadores (que, por supuesto, harán lo mismo).

Y todavía dirá que la culpa es del ratón.

– Novato estándar: Es ese chaveita que acaba de comprarse el juego, todavía está aprendiendo a pulsar el botón de disparar y a no tirarse las granadas a los pies. Son fácilmente reconocibles porque se los suele ver corriendo hacia una esquina o disparando a las palomas que pasan en vez de al enemigo. El pobre mío lo intenta, y se pegará horas aguantando que los “Pros” lo llamen “noob” y el resto de jugadores (Excepto el “humorista nato” y el “Admin bonachón”) se metan con él convirtiendo una sesión de juego en una tortura en la que acabará por debajo del último del ranking. Pero eso no le importa, porque está aprendiendo. Si veis a alguno de estos, no seais malajes y echarle un cable al chaveita, que lo está pasando mal.

– Niño de 14 años o menos: Estos son como las moscas en verano: puedes echarlos, insultarles, amenazarles con envenenarle los crispis o hacer guarrerías con sus padres… será totalmente inútil. Se distinguen por un constante coñazo a los jugadores de su propio equipo (que para él será sumamente divertido) y un insulto automático a todo aquel que lo mate. CUIDADO, entre esta especie hay una especie de digievolución del niño, que es el “Niño de 14 años o menos CON MICRÓFONO”. Cada vez que os encontréis a uno de éstos, corred por vuestras vidas y quitadle el sonido o todo lo que saldrá de vuestros altavoces será una vocecita de pito que habla incesantemente de cualquier cosa que se le pase por la cabeza, acompañada de una risa diabólica que solo un niño puede lograr. No hay escapatoria posible de este tipo de jugadores, si os lo encontráis, cambiaos de equipo, de servidor o de pais.

Esta imagen resume muy bien lo que quiero decir.

– Humorista nato: Jugador desde hace años, entiende el juego perfectamente y se defiende bastante bien pero, al contrario que el “Pro” éste está ahí para animar el cotarro. Casi siempre tiene micrófono y se dedica a contar chistes y hacer gracias constantes acerca de cualquier cosa. Buena gente como es, defenderá al Novato estándar ante los continuos ataques de los “Pros” y los “Noobs”, incluso sacrificará su puntuación para hacer cualquier cosa “por la gracia”… son de esos que alegra tener en tu equipo. Pero ojo, hay algunos lo suficientemente graciosos como para unirse al “Niño de 14 años o menos con micrófono”, convirtiéndose así en un coro infernal de voces de distinta tonalidad diciendo estupideces hasta que sangres por lo oidos.

Cada vez que veo uno, me imagino a Gila jugando al Counter.

– Cheater (También llamado “Puto cheto de mierda”): No necesitan muchas explicaciones, son gente que, al no tener ni la más mínima capacidad motriz para enfrentarse al más malo de los novatos, recurren a los trucos para ganar en el juego. Odiados y temidos, suelen ser baneados en cuanto entran en un servidor. Explorando en la vasta inmensidad que es internet, he descubierto de que, algunas almas caritativas de este mundo, se dedican a hacer de “policías”: Ellos mismos usan trucos, pero solo para contrarrestar los de otro “Cheto” que haya entrado en la partida, dejándolo todo medianamente igualado.

– Callao/Desconocido: Son estos jugadores que entran en tu servidor de toda la vida, juegan y se van. No dicen ni pío, no usan el chat, no se relacionan con nadie… pero quedan por encima de todos en el ranking. Odiados especialmente por los “Pros”, que no obtienen respuesta a sus insultos y ven como quedan debajo de alguien. Es completamente inofensivo y algunos, con la correcta elección de las palabras, incluso pondrá un “xD” o “jajaja”.

– Camper/Seta/Cobarde en general: Éste es el típico que verás en la misma esquina el tiempo que dure en la partida. Suele esconderse en las sombras, con un cuchillo, una escopeta o un francotirador, esperando a que pasen las indefensas presas que acaban con una cuchillada trapera o un tiro por la espalda a lo guarro, sin dar la cara. Incluso después de volver a buscarlo y matarlo, volverá a su esquina preferida a seguir asesinando libremente a los pobres que se crucen en el camino. Con mucha suerte, irá cambiando de posición (generalmente tienen 2 o 3 rincones oscuros donde esconder su vileza). Lo mejor contra ellos es quitarles el sitio, mátalo y ponte en su lugar y verás cómo en un rato no vuelve a aparecer.

Dentro de la tienda tiene cocina, cuarto de baño y salón-comedor.

– Admin: Son los “jefazos” del servidor, los que deciden si eres merecedor de jugar en su servidor o eres un pobre paria que no merece ser disparado. De éstos hay dos clases fundamentales:

· El bonachón: Este es el cielo de los gamers, el baco de las fiestas, el colega que te agarra la cabeza mientras potas. Rara vez echará a alguien del servidor e intentará por todos los medios que todo el mundo se lleve bien. En conjunto con el Humorista Nato pueden convertir una partida aburrida en un programa de El Club de la Comedia (chistes malos incluidos).

· Admin cabrón (u otros insultos del amplio repertorio español): Todo lo contrario al bonachón, suele ser un “Pro” al que se le ha dado poder, lo cual, como todos sabemos, solo convierte a un idiota en un idiota superior, como un Slowbro. No atiende a razones y, si le caes mal o eres mejor que él, te echará de la partida. Para luchar contra ellos hay dos opciones: O tener un colega Admin Bonachón, que te sacará de cualquier apuro en el que te pueda meter el dichoso Slowbro, o bien aprender a hackear y llenarle el escritorio de fotos de penes.

Read Full Post »


En principio tenía preparado desde hace tiempo sacar el Volumen I en relación a una serie de anécdotas graciosas que me han sucedido en la tienda. Pero hechos recientes me obligan a dejar ese recopilatorio para el Volumen II. Lo he escrito en modo narrativo porque me ha parecido bastante gracioso. Espero que disfruteis con el relato, un suceso por supuesto, real. Y por cierto, para el que no lo sepa, no sólo trabajo en la tienda, soy su propietario, xD.

VOLUMEN I:  “GOLFOS, BASTARDOS, Y COSAS ROTAS” (guiño)

Esta vez habían ido demasiado lejos, ninguna de las anteriores sonó tan fuerte como aquella; debió ser una patada. El golpe sonó como si un rinoceronte terrible hubierase desplomado sobre el cristal. Sin pensármelo dos veces salí corriendo tras los causantes de aquel golferío. Cuando apenas llegué a la calle, los dos niños ya iban unos 50 metros por delante en la carrera, pero, es en esos momentos cuando la adrenalina te supera y eché a correr como si huyera de un tsumani pisándome los talones. Los niños se habían perdido tras la primera esquina, pero tuve la sensación de que aquellos adolescentes ignoraban que yo habría salido detrás suya, de manera que esperaba encontrarles tras la esquina regocijándose por su fechoría.

Acerté; y tal fue la sorpresa de los chavales que sin dudarlo salieron disparados, corrieron durante algunas decenas de metros, pero les había cogido por sorpresa y les tenía prácticamente encima. La persecución llegó hasta el parque oscuro y lleno de arbustos que había frente a la tienda donde hábilmente, finté dejar de perseguirles, pero realmente me escondí tras un arbusto y esperé sin dejar de observarles. Cuando los jóvenes aminoraron la marcha sintiendo lejano el peligro, me aventuré sigilosamente de arbusto en arbusto, aprovechando la ventaja que la oscuridad me ofrecía al no haber farolas de ningún tipo en ese parque. Cuando menos lo esperaron, estaba encima de ellos, serían en total unos 7, y conseguí atrapar a uno de ellos.

– Te cogí, y tú ya no te escapas-. dije con un sonrisa fría de oreja a oreja.

Llevaba, tanto yo como mi socio, varias semanas soportando la insolencia de unos niñatos de entre 14 y 16 años que golpeaban el escaparate de la tienda y gritaban insultos a clientes y jugadores. Hasta que por fin cogimos a uno.

El muchacho intentó guardar la compostura, pero no podía evitar mostrar su nerviosismo. Le rodeé con mi brazo sus hombros para evitar posibilidad alguna de escape y noté aun más cuan histérico estaba debido a lo que temblaba su cuerpo entero.

– ¿Cómo te llamas?-. le pregunté sin acritud y en tono amistoso.

– Dani- me contestó nervioso-. ¿Dónde vamos?-.

-Ah, a la tienda por supuesto, no te preocupes. Has tenido mala suerte, te he cogido a tí -. Noté que esto iba a ser hasta divertido.

-¿Pero qué… qué vas a hacer? ¿Qué vas a llamar a la policía? -. preguntó aun más nervioso.

– Que vaaa, en absoluto, no te asustes que no tienes por qué.- exageré amistoso. Acompáñame a la tienda que simplemente vamos a hablar-. zanjé.

El trayecto de vuelta al negocio duró apenas medio minuto, suficiente para sacarle que él había sido uno de los que golpearon el escaparate.

-¿Quienes han sido los dos que corrían después de pegarle al cristal?-.

-No sé… ¿pero el qué? ¿cuándo…?-. Al pobre chaval debían fallarle las conexiones neuronales porque no conseguía decir nada con sentido.

-Mira Dani, yo he visto perfectamente quién ha sido, y sé que tú eras uno de ellos, reconócelo y créeme que será mejor- Me aventuré sin saber realmente la verdad.

– Sí, bueno, fui yo, yo lo reconozco porque yo soy sincero- Repuso el muchacho, nervioso pero con cierto aire galán.

-Bien, bien Dani, eso es lo que quiero, que seas sincero y me digas la verdad.

La entrada en la tienda debió ser un poco humillante para Daniel, pues ahora, en condición de preso, tenía delante a aquellos a los que antes había insultado. Allí todavía estaban algunos clientes y jugadores terminando el torneo en el que participaban. Dani debió sentir más de cinco pares de ojos acusadores en su rostro. Aun así, el joven mantuvo la compostura y se mostraba calmado.

La mencionada tienda.

Bueno Dani- comencé.- Si colaboras conmigo, yo te aseguro que aquí no va a pasar nada. Dime por favor tu nombre completo-.

-Daniel Gómez Carreño-.

-Ahora dime el nombre de tus amiguitos- Yo tenía una sonrisa en parte malvada, en parte amistosa, no quería asustar al muchacho.

-No… es que no lo sé…

-Vamos a ver Dani, no me mientas que es peor, piensalo bien y dime los nombres de tus amigos-. Le puse cara de “are you fucking kidding me” ?.

El detenido no tuvo que pensárselo mucho y empezó a soltar nombres y apellidos. En todo momento preguntando sobre qué pensaba hacer con ellos, a lo que siempre le contestaba -Nada en absoluto, sólo que si algún día pasa algo, pues tengo sus datos-.

-Ahora necesito que me des tu móvil ¿tienes móvil?.- Le tiré el anzuelo.

-No, que va, no tengo teléfono-. contestó picando el cebo.

-En ese caso Dani, necesito el número de tu casa o el móvil de tus padres.-

Se alarmó.

-¿QUÉ? ¿POR QUÉ? No, por favor, de verdad, además yo no tengo número de casa.

El rostro amistoso que le había regalado durante toda la charla desapareció con brusquedad dando paso a un ceño fruncido y labios apretados.

– Mira Dani, tú decides, o me lo das tú y colaboras situándote en mi bando, o llamo a la policía y le explicas a ellos todo lo que te pregunten.

-623123123-. recitó antes incluso de yo acabar mi frase.

-Esto es sencillo Dani, no tienes nada de lo que preocuparte, estamos hablando y listo. Yo quiero que tú me ayudes, y si me ayudas, te doy mi palabra de que a tí  te defenderé ante lo que pueda venir-.

-¿Pero tú vas a llamar a mi madre?-. cuestionó alarmado.

-Verás, la llamaré, pero sólo para comprobar que no mientes, necesito saber que este teléfono es de tu madre, ¿Cómo se llama tu madre?- me lo dijo- ¿Rocío? Bien, pues no te preocupes y escucha atento para que veas que no pasa nada-.

Aquello evidentemente tenía desconcertado al muchacho, su cabeza debió pensar “me ha hecho decirle los nombres de todos y hasta el teléfono de mi madre, a cambio  de encubrirme, y resulta que ahora está llamando a mi madre”. Lo cierto es que debió dudar si le traicionaría o no, pero para su agradable sorpresa, mantuve mi palabra.

-Hola buenas noches, ¿Rocío? ¿Sí? ¿Es usted la madre de Daniel? Ah, perfecto, descuide que no tiene nada de lo que preocuparse, le llamo desde una tienda, resulta que algunos amigos de Dani no paran de molestarme y estaba hablando con su hijo, sin ningún tipo de problemas, él no ha hecho nada, sólo le he pedido que me diga quiénes son y él ha accedido. Tan sólo le he pedido su número para corroborar que lo que el niño me dice es cierto. No, no se preocupe de verdad, ya le digo que no hay ningún problema y que Daniel no ha hecho nada, disculpe las molestias y buenas noches.

-¿Ves? ¿Te habrá parecido bien, no?- me dirigí hacia él mientras colgaba mi teléfono.

-Si…- contestó él algo más confiado. Sin duda me lo había ganado un poco más.

Si hubiera querido tomar represalias severas hubiera bastado con decirle la verdad a su madre metiendo incluso a la policía por medio, o llamando a ésta directamente y que se encargaran del pertinente susto. Pero a fin de cuentas ni me habían roto el cristal, ni eran delicuentes, sólo unos niños maleducados y algo vacilones. Durante toda la conversación con Dani me había convencido de que sería más divertido para mí, y mucho más suave para ellos el encargarme yo mismo de hacer justicia a mi manera, que llamar a sus padres o a la policía.

-Ya estamos terminando, amigo mío. Ahora solo voy a explicarte lo que vamos a hacer, es como una especie de juego. Digamos que yo ya sé que tú eres uno de los que me ha golpeado el cristal; pero estoy dispuesto a ignorar ese detalle, siempre que me digas los teléfonos del resto de tus compañeros…

-Pero yo no los sé, te lo juro- se atrevió a interrumpir.

-Lo sé, lo sé, te creo, por ello te voy a dejar unos días, tú no tengas prisa, piensa la mejor forma. Tú puedes salir “sin cargos” de todo este asunto, siempre que me digas lo que necesito saber de los demás. Acércate por aquí por la tienda la semanita que viene, asegúrate de que soy yo quien está detrás del mostrador y no mi socio, yo quiero que hables sólo conmigo.- El muchacho asentía en cada enunciado.- Y ya sabes que si no conseguimos a los demás, es con tu madre con quien hablaré, y es a ella a quien acudirá la policía si decido tomar recursos legales en estos actos bandálicos, a fin de cuentas eres culpable. Te ofrezco el mejor pacto que necesitas, ambos sabemos que has sido tú, pero si yo, que soy el que denuncia, te encubro, ya pueden acusarte tus compañeros todo lo que quieran que ya me encargo yo de convencer a tu madre de lo contrario; como acabo  de convencerte a tí ahora mismo de que hagas esto.

Sin duda, independientemente de como acabe la historia, Dani había pasado uno de los peores tragos de su corta vida, sin duda se había llevado una lección.
Le despedí estrechándole una mano en aras de conformar el trato. Trato que aceptó de buena gana.

-Dani, te advertiré una cosa, ahora cuando vuelvas a ver a tus amigos, estos, que no han pasado por lo que tú, se reirán y hasta incluso puede que se mofen de tí. Casi con total seguridad querrán volver, hoy, mañana o cuando sea, la aventura de golfear les llamará y propondrán repetirlo. Será ahí donde les convencerás de lo contrario, de que estoy muy cabreado y pienso llamar a la policía, y que es mejor no hacer nada más… Soy más listo que tú y tus amigos mil veces y no voy a consentir ni una jugarreta más.

-…Vale- concluyó con, seguramente, el deseo absoluto de salir de la tienda cuanto antes y respirar aire puro, sin nervios.

Salió por la puerta y ví cómo se alejaba, “aquello sería más que suficiente” pensé.

La historia pudo acabar ahí, pero sentí de nuevo la rabia que me obligó a no consentir que unos niñatos insultaran mi clientela; y mucho menos que intentarán burlarse de mis jóvenes amigos llamándoles “frikis hijos de puta” y corriendo calle abajo. Por que podrían tomárselo como un juego de a diario, y no lo iba a consentir. Esta vez se enterarían de lo que es bueno.
Una vez se adentró en el parque oscuro, a unos 60 metros de él y por la senda más oscura, salí siguiéndole escondido entre la maleza, moviéndome con sigilo de arbusto en arbusto, siguiendo los pasos de Daniel, quien tarde o temprano me llevaría ante al menos algunos de sus amigos. Y entonces les ví, estaban en un banco no muy lejano esperándole.  Estuve un tiempo callado, escuchando atentamente lo que decían. Básicamente estaban comentando lo sucedido, nada importante ni fuera de órbita. Noté que empezaban a moverse por lo que les sorprendí saliendo de detrás del arbusto.

Parque frente a la tienda

-Ni os asustéis, ni corrais-. Pedí sin éxito.

Todo ocurrió muy rápido, no me esperaban, había salido de la nada en cuestión de segundos. Y como si una banda de pajarillos se espantara por el disparo de un rifle, se desperdigaron por el parque. Y antes de reiniciar la carrera grité:

-¡Os he visto la cara a todos! Y os aviso ¡A alguno voy a coger!-.

De nuevo me veía corriendo con toda mi intensidad para cazar al segundo de los delicuentes, a quien no tardé en atrapar ya que se quedó algo rezagado.

Dani había hecho el intento de salir corriendo, pero lo había pensado bien llegando a la conclusión de que era inútil, a él ya le había pillado, y sacado toda la información. Correr solo despertaría más sospechas. Agradecí que se diera cuenta solito.

El segundo pescado del día estaba temblando, mucho, muchísimo más que el primero, respiraba entrecortadamente mitad por la carrera que acababa de pegarse, mitad por el miedo de haber sido detenido. Ni siquiera se atrevía a mirarme a la cara. Rebosaba de miedo; con éste quizás no fuera tan divertido, pero de una cosa estaba segura, éste seguro que no volvía a delinquir; el disgusto que llevaba encima era enorme.

-¿Dónde le llevas, a la tienda?-. Preguntó Dani mientras caminaba paralelo a mí y al chico.

-Sí, allí estamos más tranquilos-.le espeté.

-¿Puedo acompañaros? – Continuó.

-Te agradecería de buena gana que lo hicieras, así no dejas solo a este nuevo amigo para que se quede tranquilo y puedas decirle que no pasa nada, que no voy a comérmelo ni nada.

-¿Qué nos vas a seguir toda la noche?-. Reía- ¿Que nos vas a coger de uno en uno?-. Siguió preguntando el que ya tenía la lección aprendida.

-Si fuera necesario,  que no os quepa duda- Realmente me descojoné por dentro pensando en la idea de seguirles esa noche a todos uno por uno… cayendo como moscas. Reí. -Pero con vosotros dos de mi lado, no hará ninguna falta.

El nuevo cautivo estaba muchísimo más nervioso que el primero. Le tenía rodeado sus hombros con mi brazo derecho y sentía cómo su corazón casi le salía por la piel. Al llegar a la tienda,  Daniel optó por esperar a su amigo en la puerta. Me atrevo a insinuar que sintió respeto de enfrentarse otra vez a las miradas de mis niños, quienes seguían allí todavía.
Una vez dentro, comenzó el interrogatorio. Le pedí a uno de mis clientes que cerrara la puerta de la tienda, alegando que entraban mosquitos; verdaderamente era para que el niño tuviera un obstáculo si intentaba salir corriendo.

-¿Cómo te llamas?- El chico seguía tembloroso, enterrado en pánico. Debieron pasársele por la cabeza sus peores temores: yo hablando con su madre… la policía llevándole a su casa…  yo llevándole ante la policía y llamando a su madre…

-Fran-. contestó.

-¿Fran qué más?-. continué sonriente.

Vaciló medio segundo antes de contestar y se decidió -No no no, yo mis apellidos no te lo doy-.

-Bien Fran, entonces no te muevas, voy a llamar a la policía para que te lo pregunten ellos- De nuevo con simplemente mencionar a la policía  el resultado fue inmediato.

-García Moreno-. se apresuró a decir aun más inquieto.

– A ver Fran, esto es muy, muy fácil. Primero tranquilízate porque ni yo voy a hacerte nada, ni pienso llamar a la policía… puedes quedarte tranquilo, a fin de cuentas no me has robado, ¿no?, ni me has roto nada, ¿no? Es más, tú no has hecho nada, ¿cierto?- Repuse con cierta mofa.- Entonces no tienes nada por lo que alteralte, te estoy advirtiendo desde ya que no va a pasar absolutamente nada. Solo quiero saber quienes son todos, y que tanto tú como tus colegas me pidais perdón y santas pascuas.

-Perdón…- gimió el muchacho.

-Ahora quiero que me des el nombre de tus amigotes.- le hablé con un toque de seriedad.

-No, no, si yo no sé quienes son, no les conozco- repitió al igual que Dani veinte minutos antes.

Lo había intentado. Pero casualmente era el segundo que decía lo mismo.

-Mira Fran, cuanto antes me digas todo, antes te vas y terminamos este mal trago. Yo ya he hablado con Dani y lo sé todo. Sé quién ha golpeado el cristal y tengo los nombres de todos vosotros; quiero ahora comprobar que Dani coincide con lo que tú vas a decirme y que ninguno de los dos mentís.- Le arrinconé sin escapatoria. -Dime, ¿quién ha golpeado el escaparate? Y ¿Cómo se llaman todos?-.

-Es que no lo sé, de verdad, yo estaba lejos y no lo he visto-. contestó con graves dudas sobre si yo le creería o no. Pero yo tenía una respuesta calculadora mejor preparada.

-Claro que sí Fran, te creo sin duda, te creo cuando dices que no has visto bien quien ha golpeado el cristal porque estuvierais escondidos a cien metros, pero no vas a conseguir convecerme de que cuando os habeis reunido tras la captura de Dani, no habéis comentado la jugada, y ahí amigo mío, en ese momento, obviamente todos os habéis enterado de quién ha sido. Así que de nuevo no tienes escapatoria. No mientas-. Cada palabra debía clavársele en su ser como un estoque fino y afilado pues su respiración cada vez era más entrecortada y en sus ojos comenzaba a asomarse el brillo causado por una futura lágrima.

Fue diciéndome todos los nombres uno a uno, y para mi satisfacción, coincidió con todos los nombrados por Daniel.

-¿Dónde vives?-.

-Que no, eso no te lo digo, ya tienes bastante con “to” lo que te he dicho.- Se aventuró valiente.

-Está bien, no me lo digas, pero Dani sí lo ha hecho ¿eh?, Dani es más amigo mío que tú, ha sido más sincero con todo, y eso le da más puntos. Te recuerdo que la clave aquí está en colaborar hijo.- De repente cambié mi actitud y le exclamé exaltado -¡¿Tú has sido el del cristal?!-.

-No, no, no, no… – sollozó.

-Bien, ¿Quién ha sido?. Dímelo. Sin mentir. No puedes mentir porque yo sé que tú sabes quién ha sido. Y no sólo eso Fran, yo también sé ya quién ha sido, tan sólo te lo pregunto para comprobar que me dices la verdad y puedo confiar en tí-. Le situé de nuevo entre las cuerdas.

El muchacho acusó a los verdaderos causantes (dijo la verdad) y acto seguido preguntó.

-¿Pero qué vas a hacer, llamar a la policía? ¿ehn? Por favor, que ¿vas a llamar a la policía?-. seguía sollozando, ya no podía camuflar la lagrimilla que se le escapaba.

-No, quiero que me des tu teléfono ¿Tienes móvil?-.

-Que no, no – insistió- que el teléfono no te lo doy-.

De repente, se me ocurrió una idea magnífica que en absoluto se podía esperar. Dani  seguía esperando fuera, en la puerta. Y recordé lo que me había dicho de su madre, Rocío, que conocía a todas las madres de sus amigos.

-Mira… Fran, si no me das el teléfono esto lo hablaré con tu madre-. Es como si supiera que volvería a convencerle de hacer lo que le decía porque empezó a sacar el móvil.- Y verás, tú pensarás que no puedo localizar a tu madre, pero da la mala casualidad que yo conozco a Rocío, la madre de Dani, y sé de sobra que Rocío conoce a todas las madres de los amigos de su hijo, así que tú decides, o me das el número, o ya lo consigo yo por mi cuenta.- De nuevo la reacción fue inmediata.

-612312312-.

-Ahora voy a llamarte desde el mío y voy a comprobar que este es tu móvil, ¿vale?.- Saqué el teléfono y me dispuse a marcar. Efectivamente su móvil sonó.

-Venga, bien, ya falta poco, dame el número de tu casa o de tu madre.

De nuevo, como si el niño no supiera decir “sí”, volvió a denegar mi petición.

-Ya con el mío te basta, que no te doy el de mi madre.- En ese momento hice pasar a Daniel a la tienda y le expliqué la situación.

-Dani, aconséjale, ¿Qué crees que debe hacer Fran?-. Esto cada vez me resultaba más excitante. El muchacho habló.

-Dáselo, si no va a pasar nada, de verdad, que ya está tío.- “Buen chico”-pensé.

A Dani le tenía en el bolsillo, seguramente por la conversación que tuve con su madre, y porque sin duda se comportó mucho más sincero y valiente que Fran. Pero Fran aun no confiaba en mí, debía estar pensando que en cualquier momento le traicionaría, llamaría a la policía o contactaría con sus padres, y se le caería el culo. Sin duda era ese el miedo que tenía, se le notaba a leguas.

-Yo te prometo Fran, y te doy mi palabra, que no le voy a contar a tu madre lo que habéis estado haciendo, pero por si algo pasara: cualquier huevo estampado contra mi fachada, una pintada en la baraja, o un cristal roto; necesito tener el número de tu madre. Porque si algo de eso ocurriera yo os acusaré a vosotros dos.-Sonreí con frialdad- Y si insistes en negarme ese dato pues ahora mismo llamo a la policía y serán ellos quienes, llevándote a tu casa en el coche patrulla, le lleven la noticia a tu madre- repuse maquiavélicamente calculador.

El peso de la presión pudo con él y rompió a llorar. El muchacho me dio el fijo de su casa no sin antes advertirme que sus padres no estarían allí.

-Vaya, que casualidad hombre-. Llamé y no contestó nadie, podría ser verdad, sinceramente me daba igual. Fran ya había recibido un castigo más que suficiente con el disgusto que llevaba en el último cuarto de hora.

-Bueno chavales, ahora os voy a pedir un favor, ¡y atended! porque esto no debería ser un favor, sino una advertencia, ¡una exigencia!. No quiero que volvais por aquí sino es para comprar ¿ok? ni si quiera para mirar, solo comprar ¿De acuerdo?. Cómo ya sabeis tengo vuestros teléfonos y si pasa algo, acudiré a vosotros, así que convenced a los demás de que no es buena idea volver por aquí. Sin olvidar -miré a Daniel.- el trato que tú y yo tenemos, a tí espero verte pronto. Pero para los demás, el juego ha terminado, y he ganado yo.

Ambos jóvenes seguían inmóviles, saboreando el momento de salir a la calle perdonados, sin represalias, presentían que ya faltaba poco. Pero yo continué hablando una última cuestión.

-Y os digo más amigos míos, prestad atención porque os adelantaré el futuro. Cuando os reencontreis con el resto de la banda, nuevamente vuestros amigos se lo tomarán a broma, pues no han sufrido lo que habeis sufrido vosotros, e intentarán acercarse; incluso cuando contéis esto en el colegio, historia que por cierto maquillaréis mucho, habrá intrépidos  que quieran pasearse para probar, pero ahí estaréis vosotros para advertir el peligro, para convencerles que no es buena idea, primero porque me lo debeis, segundo porque para entonces- miré a Fran- todavía os durará el susto, y tercero porque tengo vuestros teléfonos y sois los que, si algo ocurriera, pagareis los platos rotos. Así que a vuestros compañeros con la picaresca suficiente para decir “pues yo voy a ir y seguro que no me dice na” hacedles comprender que preferirán no arrepentirse, como os ha pasado a vosotros, que se enfrentan a alguien mucho más listo, y sobretodo, más cabrón. Buenas noches.

Los niños salieron de la tienda. Algo más calmados de lo que entraron, podría haberles humillado un poco y exigirles que pidieran perdón a mis clientes uno por uno. Pero no hacía falta, les duraría el susto unos días, y esa noche, tanto Fran como Dani, dormirían bastante intranquilos pensando en la posibilidad de que al día siguiente pudieran sonar los teléfonos de sus padres.
Yo en cambio, me quedé maliciosamente satisfecho, pero con la conciencia tranquila, aquello sin duda habría sido para ellos mucho más suave que si hubiera llamado a sus padres o a la policía. Pero eso sí, no pude evitar sentirme como un malote durante todo el tiempo, jeje, una experiencia bastante divertida por mi parte, que espero se quede en nada.

FIN

Read Full Post »


¡Saludos, queridos lectores! Hoy vengo a hablaros de un lenguaje que solo unos pocos millones de elegidos flipados conocemos: El lenguaje del Gamer. Me refiero a ese tipo de palabras que puedes leer navegando por la red y, concretamente, jugando a juegos online del tipo “BRB”, “GTFO”, “Noob”, “Camper”, etc… Esas cosas que escribes entre tiro y tiro, monstruo y monstruo o turno y turno, que no te da tiempo a escribir entero y escribes de la mejor forma posible (o la más rápida, en todo caso). Voy a intentar hacer una recopilación con los más usados (los que me acuerde, vaya) para que todo pobre paria que no comparta la noble afición de matar gente online pueda entendernos cuando hablamos, espero que les sea util.

 

Tipico Gamer en su salsa.

Empecemos por las abreviaturas:

 

  • BRB (Be Right Back): Significa “Vuelvo enseguida”, para esos apretones momentáneos o el típico “Joder, no me queda cerveza”.
  • GTFO (Get The Fuck Out): Básicamente es como decir “Fuera de aquí”. Para todos esos jugadores coñazo/niños de 14 años.
  • LOL (Lots of Laughs o Laughing Out Loud): Partirse el culo, vaya. A estas alturas todos lo conocemos.
  • ROFL (Rolling On Floor Laughing): De nuevo, partirse el ojal con algo. De este pequeño amiguito hay varias versiones, a cual más bizarra, véase: ROFLMAO (Rolling On Floor Laughing My Ass Off), que viene a ser una ampliación del anterior; LMAO (Laughing My Ass Off), venga, seguro que lo adivináis; y, para terminar tenemos al grande y maravilloso ROFLMAOSTC (Scaring The Cat) en esta, el usuario afirma que, además de revolcarse por el suelo partiéndose el ojete, su gato se asusta de él, no querríamos verlo el resto de humanos.
  • FYI (For Your Information): Es como decirle a alguien “Pues para que lo sepas…”. Ya sabéis, para los que suelen llamar “Noobs” (próximamente explicado) a todo aquel que no sepa matar de 1 solo disparo de punta a punta del mapa o no saben pulsar las 20 habilidades a la vez.
  • BTW (By The Way): Significa “Por cierto”, como en “Oye, eres malo de cojones en este juego” “Lo se, ah “BTW”, tengo mi escopeta en tu cabeza”.
  • FTW (For The Win): Es el equivalente al “Forza” “Gora” o “Viva” de aquí. Por ejemplo, si te gustan mucho los rifles de francotirador como a un perro cobarde puedes decir “Sniper FTW” que sería como decir “Vivan los Francotiradores”. Para este caso hay una expresión también: Rulz (Abreviatura de “Rules”, “Mola” en Español).
  • BS (BullShit): Básicamente, se traduce como “Gilipolleces”, creo que no tengo que explicar cuando se usa.
  • GG (Good Game): “Buena partida”. Se usa al finalizar una partida/ronda/lo que sea para decirle a todos tus oponentes caídos que ha sido una partida divertida/entretenida. También está su opuesto BG (Bad Game).
  • AFK (Away From Keyboard): “Alejado del teclado”. Esta es para esos apretones que no son tan momentáneos o cuando tu madre te dice “NIÑOOOOOOOOOOOOO A COMEEEEEEEEEEEEEEEER” para informar de que, aunque no salgas del juego (para eso eres un friki en toda regla), tienes que ausentarte un rato.
  • OMG (Oh My God): “Oh dios mio”… Otra que no hace falta que explique cuándo usarla… ¿Verdad?. Para esta tenemos una versión para sucesos extremadamente impactantes como es OMFG (Oh My Fucking God). Todos sabemos lo que significa “Fucking” ¿no? Pues ahí lo tenéis.
  • NS (Nice Shot): Este es casi exclusivamente para FPS (a continuación). Significa “Buen tiro”. Para esos tiros en la cabeza que ni tú te crees que son posibles.
  • NN (Nice Nade): Lo mismo que el anterior, pero para los granadazos (Nade = Grenade).
  • IMO (In My Opinion): “En mi opinión”. Usada antes de expresar tu opinión acerca de algo (¡Quién lo diría!)
  • FU (Fuck You): “Que te jodan”, simple y llanamente.
  • GTG (Got To Go): “Tengo que irme”. Para esos tristes momentos en los que ya, por razones maritales, parentales o por sangrado de ojos y manos, tienes que dejar de jugar.
  • KS (Kill Steal/Stealer): Usado cuando, después de perseguir al mismo tipo todo el mapa, vaciándole varios cargadores y diciendo cosas de las que tu madre no estaría muy orgullosa… lo arrinconas, es tuyo, está indefenso y de pronto… ¡BANG! Lo mata otro de tu equipo que lo acaba de ver de pura chorra.
  • NP (No Problem): “Sin problema”. Cuando alguien te pide perdón o te da las gracias, esto es lo que se dice.
  • THX (Thanks): Dar las gracias, no tiene más.
  • STFU (Shut The Fuck Up): Básicamente, es “Cierra la puta boca”. Para esos jugadores que no paran de rajar, y rajar, y rajar. Puede usarse junto con “GTFO” para imponer más respeto.

 

Voy a hacer un aparte para hablaros de las acortaciones dependiendo del tipo de juego al que nos enfrentemos:

  • FPS (First Person Shooter): El Counter, el Call Of Duty o el Battlefield. Los juegos de tiros de toda la vida de dios.
  • RTS (Real Time Strategy): Los juegos de estrategia, tipo Age Of Empires, Command & Conquer o Starcraft por ejemplo.
  • RPG (Role Playing Game): Juegos de rol, generalmente en 3ª persona, como pueden ser el mítico Diablo, el Baldur’s Gate y derivados.
  • MMOG (Massively Multiplayer Online Game): Juego que se juega únicamente online. Estas siglas se suelen combinar con las otras, vease MMORPG (Juego de rol online, como el World of Warcraft), MMOFPS (Juego de disparos Online, como el Counter Strike) y asi.

 

Puede que me haya dejado alguna abreviatura más, pero son las que suelo usar más a menudo. Espero que ahora todos entendáis un poco mejor este noble lenguaje a base de acortaciones. Próximamente: Expresiones variadas en partida.

 

Así podreis entender nuestro noble arte.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: