Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Jerez de la Fronteria’


Como va siendo costumbre por estos lares, os traigo un resumen de lo que fue el Salón Manga de Jerez 2013, esta vez desde el punto de vista de los voluntarios que trabajamos allí durante todo el evento. Este artículo no incluye sólo mi opinión personal, sino que reúne las ideas y opiniones de prácticamente todas las secciones que estuvieron presentes.

El cartel de este año estaba bastante chulo.

El cartel de este año estaba bastante chulo.

La primera palabra que se me viene a la cabeza cuando pienso en el Salón es “Desastre” y “Supermercado”. La organización del evento, de la cual se encargaba la empresa JakeMate (http://www.jakemate.es/ ) no estuvo ni de lejos a la altura de lo que se esperaba, bajando muchísimo la calidad del evento respecto a años anteriores. Recordemos que esta empresa es la misma que organizó la Comic Con de Jerez en 2012, que tampoco tuvo buenas críticas.

Lo primero que me encuentro cuando llegué allí para montar mi sección es que faltan vallas para delimitar las secciones, cosa que me extrañó porque es una tontería gorda que nunca ha faltado. Tuvimos que pegar vallas con cinta de embalar, ya que las cuerdas que prometió la organización para delimitar no llegaron en ningún momento. En otras secciones faltaron incluso materiales básicos (una sección de dibujo sin lápices ni folios es un poco inútil). A pesar de entender que este año, con la crisis, habría que recortar un poco el presupuesto; tampoco hacía falta recortarlo por los tobillos. Los premios que la organización nos dio a las diferentes secciones para montar nuestros torneos y competiciones fueron de risa. Cómics que no conocía ni el propio escritor, llaveros feos y DVDs de series jamás escuchadas por el hombre. Señores, que la gente se apunta a los torneos por los premios, no por amor al arte. Siguiendo con el tema del dinero, en general los presupuesto de las secciones fueron bastante reducidos, con lo que prácticamente ninguna sección del salón pudo hacer el proyecto que tenía pensado al 100%.

Para que tengáis una visión más general del Salón Manga de este año, con googlear un poco os daréis cuenta de que este año ha sido una Tienda Manga más que otra cosa. Muchos puestos de comida, pocas tiendas (menos que años anteriores) y muy muy pocas actividades. Un Salón montado exclusivamente para hacer caja rápida sin pensar en cómo hacer caja de verdad y sin importar el disfrute general, haciendo que la gente se lo pase bien y se deje la pasta. Entre muchos fallos gordos: quitar las proyecciones. Hay mucha gente que viene al Salón por las proyecciones, que todos los años tiene una gran afluencia de gente, tanto las normales como el hentai (si, también nos dejaron sin porno esta vez). Y como las proyecciones, muchas secciones que, debido al bajo presupuesto y a condiciones impuestas por la organización, no pudieron organizarse y llevar a cabo el proyecto que tenían hecho.

Y ahora, queridos tasqueros, es cuando me pongo serio porque empiezan las barbaridades de la organización. Vamos a ver, querido organizador: Tienes a 100 chavales trabajándote gratis durante un fin de semana entero, de 10 de la mañana a 10 de la noche (12 horas); chavales sin los que el Salón ni siquiera abriría, porque son los que hacen que funcione y los que montan el Salón entero. Yo no pido ni que me paguen, ni que me pongan una estatua, pero si pido un poco de agradecimiento y un poco de AGUA. Si, señores, AGUA. A los voluntarios nos daban, 2 veces al día, un bocadillo con aroma a chorizo y 2 botellas: 1 de 33cl de agua y otra igual de refresco. Yo creo que cualquier persona con un poco de humanidad, dos dedos de frente y un poquito de lógica sabe que un chaval que se pega 12 horas corriendo, hablando, aguantando gente, montando, desmontando y haciendo mil cosas no basta con dos latas de agua al día. Si queríamos más, la teníamos que comprar… ¿eso dónde se ha visto? Yo creo que hay que ser un poco rata y rastrero para no dar ni agua a la gente que te está llevando el Salón. amén de que los precios de este año estaban por las nubes, no sabía si estaba comprando Ramen precocinado o había un chef japonés preparándolo detrás (por lo del precio).

El "festín"

Por lo menos nos envolvían el bocata.

Para colmo, a los organizadores no les vimos el pelo en todo el tiempo que estuvimos allí, ya que no tuvieron ni la decencia de salir de su despacho a arreglar los miles de problemas que, por su culpa, se habían originado. En vez de hacer las cosas como está mandao, echarle huevos y ponerle solución, delegaron en un chaval de una asociación, quien tuvo que comerse todos los marrones habidos y por haber. Desde aquí mandarle un saludo a esta persona: Olé tu, picha; que te lo tragaste todo. Y al organizador decirle: Si no has hecho bien tu trabajo, por lo menos ten la decencia de dar la cara.

Como comentario, además de no dar la cara, el último día, después de haber desmontado todo. Los graciosos de la organización pretendían que los voluntarios, después del trato recibido, quitáramos las moquetas. Cosa de la que se encarga de toda la vida de Krom una empresa contratada (para quitarlas y ponerlas). No, amigo mio, la moqueta la quitas tu con los dientes si quieres.

Pero no todo va a ser malo. Preguntando a los voluntarios conseguí sacar dos cosas buenas de este Salón: El Stand de videojuegos de MediaMarkt y el transporte gratuito para la gente de fuera de Jerez. Algo tenían que haber hecho bien.

Para terminar un par de reflexiones:

Si ya hay alguien haciendo las cosas bien, no vayas a mearte en su esquina. Para organizadores/gente de la LOGSE: No te metas en camisas de once varas.

Si no sabes hacer las cosas, pide ayuda o infórmate.

Si lo único que te interesa es sacar dinero, monta una tienda y deja los eventos sociales a gente que le interesa de verdad lo que está haciendo.

En resumen, una vergüenza de organización y un Salón Manga que ha dejado a todo el que lo ha visitado un mal sabor de boca y a los voluntarios, una garganta reseca.

Anuncios

Read Full Post »


Todos sabemos, y esto no es ninguna novedad, que nuestro “querido” país lleva ya unos añitos yéndose a pique sin que parezca haber una solución a corto/medio plazo (y quién sabe si largo) aparente. Todo parece indicar que seguiremos el camino que ya siguieron Irlanda y Portugal antes que nosotros, y muchas son las voces que piden una respuesta popular parecida a la que están llevando a cabo los Griegos en estos últimos tiempos, es decir, cócteles molotov, palos, piedras y a tope con los de azul. Pero entre todo el gran cáos económico y social que asola el estado español, hay un lugar que destaca por encima de todos. Y ese lugar no es otro que Jerez de la Frontera, lugar de residencia, al menos en origen, de todos los escritores de este blog, quinta ciudad más grande Andalucía, eterno intento de capital de la provincia de Cádiz y ejemplo nacional de ciudad arruinada.

Monumento típico Jerezano

Son muchos los males que padece en los últimos años esta ciudad, muchos de ellos lo suficientemente relevantes para que los Informativos nacionales les dediquen una vergonzosa reseñita (la huelga del servicio de recogida de basuras la más reciente de ellas), pero son los asuntos pequeños, los que no llegan a los servicios de información, los que están mandando lo poco que queda de esta ciudad a tomar por culo, y en uno de esos asuntos es en el que me pretendo centrar.

Evidentemente, este tipo de “males menores” hay que sufrirlos para darte cuenta de que están ahí, y precisamente el asunto que me traigo entre manos se deriva de una experiencia personal. La cual, por cierto, me pone en evidencia como un ser torpe e innecesario para este mundo. Os comento.

Hace poco se me hizo bastante evidente que mi circunferencia abdominal se me estaba yendo de las manos, con lo que tomé la determinación de apuntarme a un gimnasio, aparte de reducir drásticamente el consumo del sagrado fermento de cebada, cosa que a veces cumplo y a veces no. El caso es que el susodicho gimnasio terminó siendo el situado en las entrañas del Palacio de los Deportes, gestionado por el consistorio local. Todo hay que decirlo, he visto muchos gimnasios en mejor estados, pero dentro de lo malo era de lo mejor y su precio (26’40 €/mes) lo convertía en la mejor opción de las disponibles. Gran variedad de máquinas en diverso estado de mantenimiento, libertad de horarios y poco volumen de gente, lo que permite no tener que pedir turno para realizar los ejercicios.

El Palacio, cuando la ciudad parecía un lugar decente

El problema llegó el pasado Lunes 5 de Noviembre, durante un ejercicio en la prensa de cuádriceps. Antes de todo, decir que el desencadenante del problema no fué el gimnasio, sino que a veces parece que tengo el centro de gravedad en el codo. El caso es que, tras un tropezón la mar de idiota, me dí un hostión acojonante en la cabeza contra una de las barras que se utilizan para colocar pesas de la máquina de al lado. Resultado: un dolor tela de fuerte, un ridículo importante y un montón de sangre.

Aquí es donde aparece el quid de la cuestión. Al igual que habría hecho cualquier persona, reaccioné ante la visión de la palma de mi mano roja de sangre buscando ayuda, y primer dato: No hay monitor en la sala de máquinas. Ni en la de cardio. En ningún sitio, vaya. Descartado el primer elemento de socorro, me dirigí a la recepción del edificio, a ver qué me sugerían. Los pobres que allí se encontraban, que son currelas como los demás y no tienen la culpa, sólo disponían de la opción de llevarme al “botiquín”. Segundo dato: el botiquín era una cajita de plástico con un poco de agua oxigenada y un par de gasas. Ni betadine, ni tiritas, ni algodón, ni vendas, cremas, NADA. Para valorar la gravedad de este último dato hay que tener en cuenta que en dicho edificio están presentes, además del gimnasio, escuelas infantiles y juveniles de Baloncesto, Kárate, Boxeo y Gimnasia Rítmica, aparte de un club de Tiro con Arco y otro de Espeleología. No hace falta que enumere la enorme cantidad de accidentes que pueden derivarse de esas actividades y la escasa o nula capacidad de respuesta antes las mismas que tendría el centro, ¿verdad? Y bajo mi humilde opinión, esta situación cuenta con el tremendo agravante que supone que todas esas actividades se encuadren bajo el marco de responsabilidad del propio Ayuntamiento.

Para ir finalizando, que al final os he soltado una parrafada poco amistosa, con esto lo único que pretendo es que la gente se entere de hasta la más mínima mancha de mierda que ensucia todo por aquí, y es más, si ya consigo que todos los que lean esto se preocupen de hacer públicos toda esta serie de molestos “problemas menores” que se dan por cientos en cualquier lugar, me haríais inmensamente feliz. Que Jerez, salvo una enorme e inesperada sorpresa, parece abocada irse al carajo, pero que a nadie le quepa duda de que una buena parte de España, idénticamente “bien gestionada” va a ir detrás.

Read Full Post »


Ya hemos ido anunciando un par de cosas en nuestra página de Facebook, pero toca ir haciéndolo oficial por estos lares. Desde La Tasca del Tío Perico nos enorgullece anunciar que a partir de esta misma tarde y durante todo el fin de semana, aqui un servidor y mi compañero Doctor13 acudiremos en representación de La Tasca como medio informativo acreditado a la “Comic Con Spain” que se celebrará durante estos días en la Institución Ferial de Cádiz (IFECA) en Jerez de la Frontera.

 

Durante estos tres días estaremos por allí dándo vueltas, acudiendo a conferencias, exposiciones y proyecciones, haciendo entrevistas extremadamente aleatorias y de contenido y finalidad altamente difusos para el entrevistado, haciéndonos fotos con jovencitas disfrazadas y, resumidamente, haciendo el idiota de formas nunca antes vistas en un medio informativo y en un evento de estas características.

Además, como perros rastreros que somos, procuraremos aprovechar lo concurrido del asunto para promocionarnos en vivo y en directo, y para tal fin nos hemos currado unos flyers cutres hasta el extremo pero que cumplirán su función: cada vez que miréis al suelo veréis un flyer despectivamente desechado por algún cliente insatisfecho y pensaréis “oh, mira, esos de La Tasca también me dieron el coñazo a mi”. Marketing puro.

No se me dan bien los planos “artísticos”. Sería un moderno horrible.

En resumidas cuentas, queridos y desconocidos lectores, dentro de unas cuantas horas estaremos haciendo el tonto de todas las maneras habidas y por haber mientras vamos recopliando material que publicar por aquí después de la Comic Con. Así que ya sabéis, si queréis entrad en el club de idiotas más absurdo de la red no os precupéis. Os encontraremos.

Y si no queréis, también.

¡Nos vemos en la Comic Con!

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: