Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Mitos’


Saludos desde Providence, Nueva Inglaterra. Por fin me aventuro tras varios meses como lector y comentarista asiduo de La Tasca del Tío Perico a escribir un articulito para compartir con todos los tasqueros, esperando que os sirva de algo o al menos para que cuando llegue el día del despertar del gran Cthulhu, tenga en consideración devorarme a mí de los primeros. Mi intención en este artículo es doble: por un lado compartir con vosotros una curiosa realidad que he constatado desde hace tiempo y por otro lado proponer una forma sencilla de darle la vuelta a esa realidad pues creo que más de uno me lo agradecerá si se anima. La realidad de la que hablo yo la llamo particularmente “El Mito de Lovecraft” y consiste en observar como muchas de las personas de ámbitos frikis que conozco, por supuesto saben quién es el genial autor de Providence y conocen de su obra gracias a juegos de rol sobre los Mitos de Cthulhu (Ejemplo: La llamada de Cthulhu o El rastro de Cthulhu) o de juegos de mesa también basados en estos horrores salidos de la mente de nuestro querido Howard Phillips (Ejemplo: Arkham Horror o Las Mansiones de la Locura).

Uno de esos Juegos que Menciono. Edge Entertainment debería darme comisión por promocionarles en este artículo

Uno de esos Juegos que Menciono. Edge Entertainment debería darme comisión por promocionarles en este artículo

Bien, pues dicho esto, puedo asegurar que según mi experiencia personal, de esas personas solo un 10% más o menos ha leído realmente relatos del genio del terror norteamericano y de ese porcentaje más o menos la mitad solo ha leído relatos de los “Mitos de Cthulhu” dejando aparte relatos de Lovecraft que nada tienen que ver con ellos y que un servidor considera igual de importantes en la bibliografía del escritor aunque no hayan tenido la misma repercusión mediática, probablemente. Constatada esta realidad no euclidiana, me dispongo ahora a alzarme entre columnas marmóreas y ciclópeas para compartir con vosotros mi propuesta e intento de cambiar esa realidad pese a saber que es posible que mi intento sea tan fútil como lo sería un intento de la humanidad de escapar de esos horrores cósmicos desconocidos que la acechan y que gracias a Dios permanecen ocultos tras un muro de estulticia sin el cual estaríamos irremediablemente destinados a la locura (este párrafo habrá sonado a chino para aquel que pertenezca al 90% mencionado arriba de manera residual). Mi intención es hacer una pequeña guía introductoria de Lectura Lovecraftiana para aquellos que deseen embarcarse en la lectura de los siniestros y nada alentadores relatos del coetáneo del creador de Conan el Bárbaro, Robert E. Howard o del creador de Tierra Moribunda, Clark Ashton Smith. Para ello, separaré los relatos de H.P.L. en tres grandes bloques y de cada uno recomendaré tres relatos pensando en esa gente que no haya leído nada o casi nada del creador (o descubridor según muchos) del necronomicón (Ojo al dato: aquí solamente voy a incluir relatos de H.P.L. en solitario, y me abstendré de meter relatos que escribió conjuntamente con miembros de su círculo o relatos directamente escritos por estos autores pese a que versen de la misma temática y puedan ser también bastante interesantes).

2

Todo un Providence Gentleman

BLOQUE: Historias macabras Englobo aquí todas las historias que el sucesor de Edgar Allan Poe como genio del terror escribió ya sea para publicaciones como Weird Tales o como cartas para sus amistades, etc… y que no tratan de los Mitos de Cthulhu pese a ser historias, pues eso de terror o simplemente macabras.

The Picture in the House (La lamina de la Casa): Historia corta pero intense con un final muy Lovecraftiano que no por predecible deja de ser bueno. Si sois ciclistas encima, se os pueden quitar las ganas de ir a refugiaros a una casa cuando empiece a llover en medio del campo. Además, toca un tema que se puede ver en otros escritos de Lovecraft y que interesaba bastante al autor: África.

The Music of Erich Zann (La música de Erich Zann): Aunque algunos quieran meterla en el bloque de los Mitos de Cthulhu, esta historia es más una historia de terror más que yo consideraría fuera del enfoque de los mitos. De nuevo un ambiente sórdido y abandonado, personajes extraños que nos darán mala espina a cada párrafo y un mal de una naturaleza difícilmente descriptible que pese a todo nos evoca una sensación de inquietud que nos envuelve. Lovecraft en estado puro.

Herbert West, Reanimator (Herbert West, Reanimador): Mi relato favorite de este bloque. Contado a través del diario personal de su ayudante, las historias a modo de capítulos van contándonos las peripecias y experimentos de Herbert West, un médico obsesionado con un suero que devuelva a los muertos a la vida. Pronto comprenderemos que nada bueno puede salir de ahí. En este relato se ven reflejadas también otras características propias en la literatura Lovecraftiana: La búsqueda del conocimiento lleva a descubrimientos insanos y también se nos muestra el racismo que el propio autor dejaba impreso a veces en sus relatos (y que según Joshi, su biógrafo particular, fue rebajando con el paso del tiempo).

BLOQUE: Ciclo del Sueño Quizás el bloque más desconocido del autor y que más que de terror, nos habla de otros mundos a los que solo se pueden llegar a través de los sueños, la mente o una experiencia mística, que la ciencia no llega a entender. Este bloque es el que menos historias tiene donde elegir pero yo lo destaco como la más experimental de las etapas que ha tenido el de Providence.

The White Ship (El Barco Blanco): Nos metemos en la piel de un soñador farero que un día va a ser testigo de los viajes oníricos de un velero de blancos tablones que surca los mares más allá de lo conocido. Llegado el momento, tendrá que realizar una difícil decisión entre arriesgarse a lo desconocido o por contrario negarse y volver a la realidad. Aunque llegados a ese punto, lo que es real y lo que son los sueños puede confundirse, peligrosamente.

Beyond de Wall of Sleep (Más allá del muro del Sueño): Mi relato favorito de este bloque. A través de los testimonios de un doctor que trabaja en un hospital psiquiátrico, pronto veremos que las motivaciones de un peligroso asesino van mucho más allá de nuestra imaginación, más allá de los sueños. Pero ¿será capaz nuestro protagonista (y por consiguiente nosotros mismos) dar el paso y atravesar las incorpóreas paredes del muro del sueño? Además, este relato da nombre a una gran canción de Black Sabbath que me encanta.

Polaris (Polaris): Tras leer este relato, mejor no quedaros mucho tiempo mirando a la estrella polar, no sea que ello os transporte a otro plano, a una extraña ciudad llamada Olathoë donde la guerra contra los Inutos (demonios amarillos oníricos) parece no tener fin. Nuestro protagonista pronto entenderá que no solo combate contra criaturas que no son de este plano, sino que su verdadero enemigo es el sueño mismo, que aunque suene confuso, lucha por despertarlo. Otro tema recurrente en Lovecraft queda aquí reflejado: su fascinación por la Antártida.

BLOQUE: Los mitos de Cthulhu Llegamos por fin al bloque más conocido y prolífico del autor. Aquí sí que hay relatos para elegir, pero escogeré un par de ellos muy míticos porque creo que empezar con ellos es lo más recomendable para los iniciados en H.P.L. y luego ya añado mi relato favorito del bloque como siempre.

The Shadow Over Innsmouth (La Sombra sobre Innsmouth): Posiblemente este relato esté en mi top 3 de relatos que me han hecho estar más nervioso mientras leía por momentos. Imaginaros un pueblo de pescadores de mala muerte con un tufo a pescado y a algo siniestro que se oculta tras los podridos tablones de madera de las casas. A todo esto sumadles las historias alocadas de un borracho que parece ser el único hombre medio comunicativo de la zona. Un consejo: no miréis el acantilado del diablo a la luz de la luna. El Mar está llamando, y debemos aceptar su llamada. Por cierto, este relato sí que tiene un final algo inesperado (para ser de Lovecraft, digo, claro) y además inspiro la película española de más que dudosa calidad “Dagon, la secta del mar”.

3

Y pensar que esta iba a ser la última película de Paco Rabal…

The Call of Cthulhu (La llamada de Cthulhu): Paradigma de toda historia de los mitos que se precie. Sectas macabras, islas sumergidas que emergen de entre las aguas, criaturas de poderes más allá de la comprensión, viejas cuando aún el mundo era joven, columnas ciclópeas, locura tras cada esquina y el descubrimiento de una verdad que ya nunca nos dejará hasta el fin de nuestros días en una celda acolchada. ¿Se puede pedir más? Pues os dire que es uno de los dos únicos relatos en los que se describe el avatar de un primigenio (junto con el Relato: Nyarlatothep) y solo por eso quizás merezca la pena echarle un ojo y arriesgar nuestra cordura y nuestra vida.

The Colour Out of Space (El Color del espacio exterior o El Color que cayó del Cielo): Mi historia favorita de los Mitos de Cthulhu y seguramente lo sea porque no había oído a nadie hablar de ella, a diferencia de otras anteriores y leérmela sin ninguna reseña previa concluyó en una muy grata sorpresa. En una granja de la Nueva Inglaterra profunda (como no) desde que un extraño fenómeno celeste ocurrió, las plantas y cultivos están empezando a crecer de forma desmesurada. Pero no solo los vegetales se ven afectados por ese extraño fenómeno… también la familia de granjeros del lugar y no de forma muy positiva. Os aseguro que el grupo de investigación policial que finalmente llega a la zona, desearía no haberse aventurado nunca a aquel lugar dominado por esa indescriptible presencia lumínica cuyos colores, no son de este mundo. Otro gran ejemplo del inenarrable horror Lovecraftiano.

Pues esto ha sido todo, Zagales. Ojalá este artículo haya servido para picar a gente a la lectura de lo desconocido y así no tener que oír más aquello de: “Si, si, claro que conozco a Lovecraft… ¿Qué te diga un relato suyo?… Emmm, pues no, yo soy más de jugar al rol…” Venga, os dejo que traducir del árabe al español el Necronomicón, me quita mucho tiempo.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: