Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘supervivencia’


Amigos del hígado castigado, una vez más vengo a ofreceros mi milenaria sabiduría etílica. Es de bien sabido que en la Tasca no nos andamos con tonterías a la hora de darle al petaqueo, pero no todos los fieles a la Tasca están hechos de la misma pasta.

Una noche de botellón (o de cosas peores) suele acabar normalmente con la madre Luna sobre nuestras cabezas, pero hay algunas… hay algunas que el mal trasciende la nocturnidad.

Hablamos de “El Mañaneo”

El Mañaneo no consiste en otra cosa que continuar de fiesta con la salida del astro rey y alargarla a lo largo de la mañana. No es fácil llegar a este punto, y no todos están hechos del material adecuado para hacerlo, pero si os atrevéis a cruzar la puerta que separa el inocente “hoy toca botellón” al cruel “illo donde hay una rave que lo parto tó y no pago ná” os guiaré por ese pedregoso camino.

Un servidor mañaneando como es debido

Un servidor mañaneando como es debido

En primer lugar hemos de distinguir dos tipos de Mañaneo. Está el Mañaneo que se hace sin querer y al que se llega sufriendo. Como un ejemplo básico de ambos está en primer lugar el ir a echarte un cubata y darte cuenta de que ha salido el sol, lo que genera jolgorio y buenaventura, y concienciarte antes y durante la salida nocturna de que debes llegar a amanecer y posteriores maldades.

El primer caso es improvisado, y como casi todo lo improvisado en esta vida está de puta maiden, pero he de avisaros que mañanear no es tarea fácil y buscar el mañaneo es un camino duro y lleno de baches.

En segundo lugar, el mañaneo se disfruta mucho más si uno va preparado. Unas gafas de sol guardadas en un bolsillo nos harán quedar menos zombis en las fotos y nos ayudarán a combatir los letales rayos de sol. Los mañaneros expertos suelen llevar botellón extra o conocen puestos de abastecimiento cervecil para que la priva fluya de forma continuada. Tampoco es despreciable llevar algo de abrigo aun en las más calurosas épocas del año, pues al amanecer los dioses se conjuran para maldecirte con los más crueles elementos climatológicos, que unidos a un posible ciego del copón te hará tiritar si no llevas la armadura adecuada.

Mas vale gafa en reserva que puto sol de mierda

Mas vale gafas en reserva que puto sol de mierda

En tercer lugar y ya estando de marcha con los colegas por la noche, has de saber que el mañaneo en soledad es una actividad destinada a los mayores gambiteros de la historia y está plagado de peligros, por lo que deberás cerciorarte de que tienes unos aliados adecuados con los que combatir el paso del tiempo. No te fíes de las apariencias, pues rara vez ocurren excepciones en estos casos. Hay gente que se va de mañaneo, y hay gente que no.

Hay 4 formas de clasificar a tus colegas en este caso.

Tipo 1 o “Legal Ravero” Los aliados primordiales. Son de los que saben dónde comprar hielo, desayunar barato y donde se hacen las raves. Su presencia eleva el espíritu del equipo frente a los males que se avecinan

Tipo 2 o “Neutral Fiestero” Es ese colega fiestero que quiere seguir de fiesta y generalmente lo hará, pero mañanero viejo nunca olvida y sabes que en el pasado te traicionó y puede volver a hacerlo. Invitar a cubatas u otras sustancias ayudará a que sea fiel al grupo.

Tipo 3 o “Caótico Cubata” Por lo general huirán del sol como cucarachas, pero nunca sabes si ese día puede sorprenderte. No confíes en su fidelidad, pero tampoco descartes que se una a la expedición.

Tipo 4 o “Traidor Maligno” El tipo de gente que en los festivales se va a la tienda a dormir cuando acaban los conciertos o que hace botellón con Malibú y tiene más de 15 años. Su presencia es bien recibida por la noche, pero arrastrarán a los indecisos a sus guaridas con la llegada de Ra.  Enemigos del After.

No he podido evitar clasificar a algunos miembros del elenco de la tasca y a colegas variados para ilustrar la división por tipo

No he podido evitar clasificar a algunos miembros del elenco de la tasca y a colegas variados para ilustrar la división por tipos

Si tienes suerte, tendrás un grupo de guerreros dignos con los que enfretarte al amanecer.

En cuarto lugar y retomando el inicio del post, forzar el mañaneo es complicado y duro. No te agobies si no logras llegar al objetivo pues hasta los más grandes titanes de la mañana han sido derrotados en alguna ocasión. Mi consejo es dejar que las noches fluyan y rodearte de aliados adecuados, el resto vendrá solo. En caso de que quieras aguantar sin piedad alguna, las bebidas energéticas pueden ser tus aliadas. Ten cuidado, mezcladas con alcohol potencian sus efectos y pueden no molar mucho, no abuses o el mañaneo acabará de forma fatídica.

En quinto lugar y asumiendo que sigues vivo cuando has pasado la línea de oscuridad queda la hora del abastecimiento. Es harto probable de que las provisiones etílicas se hayan acabado y si no eres un experto en la materia no habrás traído alcohol de emergencia. La opción más viable son los litros de cerveza, que cumplen con la premisa de ser baratos, fomentan la comunidad y se pueden comprar en cualquier garito de mala muerte. Puede que el hambre azote tu carne, y si no quieres que el mañaneo continúe un buen desayuno hará que llegues a casa fresco y contento.

El amigo de los parques también será tu amigo en los afters

El amigo de los parques también será tu amigo en los afters

Si decides continuar la gesta ya las opciones se disparan en varias direcciones… La casa de un colega, una rave, un after, parques, continuar en el mismo sitio… Mi consejo es que vayas donde vayas debe haber música o habrás obrado en vano.

Para terminar y como apuntes finales, nadie en la tasca te dirá que te unas a la hermandad del tabique de platino o a los aliñadores de cubatas, pero es innegable que hay más gente de mañaneo pertenecientes a dichos colectivos que de los defensores del cubata “uno, grande y frío”. Tened cuidado y cabeza y todo irá bien.

Que el sol os ilumine cuando salgáis de fiesta zagales.

Read Full Post »


Ayer me propuse escribir un artículo sobre la resaca, una sensación de horror y putrefacción mental que muchos hemos vivido en nuestras carnes con una preocupante frecuencia.

Sin embargo, me di cuenta de que a pesar de conocer el fenómeno con gran ardid de detalles no estaba plenamente capacitado para expresar la verdadera miseria que se vive en esos momentos de duelo, por lo que decidí ponerme hasta el ojete de priva barata para que hoy, al finalizar los efluvios etílicos, estuviera en mi poder el vasto conocimiento que necesitaba.

He aquí el resultado

Me muero

Me muero

Concibo este artículo como un pequeño manual de supervivencia que os ayude a malvivir vuestra miserable existencia cuando el mal de la postalegría inunde de odio vuestra cabeza. Comencemos con unas notas que se deben tener en cuenta antes y durante la ingesta etílica.

  • Si bebes barato tu bolsillo te lo agradecerá. Sin embaro, pobre mortal, piensa en las terribles consecuencias que esto acarrea. Solo unos pocos elegidos pueden sobrevivir al baile entre la vida y la muerte que supone un botellón de la mano de los avatares del mal, aquellos alcoholes cuyo envase no llega a la ínfima cifra de 6€. Lo barato sale guarro, advertido estás.
Un avatar de la miseria hacendado. 4,85 terribles euros.

Un avatar de la miseria hacendado

  • El primer paso si te despiertas de resaca es maldecir. Si amigo, maldice todo lo que hiciste, lo que no hiciste y lo que juras por satán, odín y alá que harás la próxima vez. Te quedarás más agusto que un arbusto (si los arbustos tuvieran sentimientos) y podrás pasar a cosas más importantes, tales como conseguirte hidratación.
  • Veve hagua hamijo. El agua será tu mayor aliada en estos duros momentos. Yo mismo poseo ahora una legión de hielos flotando en un medio acuoso contenido en un delicado vaso de cristal que me está ayudando a superar mi pecaminoso estado. También os recomiendo un vasito de zumo de naranja justo después de levantaros, pues eliminará todos los restos de zapato de vuestras cavidades bucales y os dará un aliento fresco y delicado. Ahora tienes dos opciones, el Camino Vikingo o el Camino del Rey en su Castillo.
  • Camino del Vikingo: Ignora todo lo que sientas y bebe más. Bebe hasta ponerte igual de inmisericorde que la noche anterior y no tengas piedad con ninguno de tus órganos internos. Llegará un momento en el que ¡Voilá! Adios resaca. No está recomendado para los poco versados en el artetílico
  • Camino del Rey en su Castillo: Quédate en pijama (o en bolas, lo que proceda según la climatología local) y haz caso a todo lo que te duela. Coloca tus posaderas en el sofá, date una ducha (O dos, o diez, las que te pida el cuerpo. Recuerda que el agua es tu aliada) bebe unas cervezas (Sí, la cerveza es una excelente amiga en todas las fases de tu vida) y reza por vivir un día más.
Birraleluya

Birraleluya

  • Si no has escogido la espiral de destrucción vikinga llegará el momento en el que tengas que comer. No seas pendejo y come copón, que eso es mano de santo. Personalmente recomiendo un buen par de filetes empanados de la mama con una legión de patatas fritas. Eso quita hasta el sentió, y si tienes suerte aliviará tu resaca.
Gloria niño

Gloria niño

Ahora ya sabéis como comenzar ese duro camino que es la supervivencia en entornos hostiles resacosos. Ya no puedo hacer más que desearos suerte y que dios se apiade de vuestras pobres almas.

¡Ah! Recordad que siempre existe la agradable escena de la pota matutina. Nada ni nadie puede ayudaros ahí. Ánimo mis valientes

Read Full Post »


Señoras, señores, animales y modernitos; aquí les traigo el súmmum de la pizza, la madre de toda las pizzas, el shawarma de las pizzas o, como decimos por aqui: “Ohtia, nosta weno ehto picha”. Después de probarlo no querrás volver a comer pizza normal nunca más. A pesar de que nada más leer el nombre tus venas se ponen como las de un americano leyendo el menú del Burguer King y tu colesterol empieza a preparar la fiesta, no es tan grasiento como parece. Procedo a contaros como hacer esta delicia gastronómica en vuestra casa.

Esta será vuestra cara al primer bocado

Lo primero que hay que hacer es tener una pizza (quién lo diría). Puedes hacerla tú mismo, comprarla precocinada en tu supermercado más cercano (esto es lo que hareis todos, no os engañeis) o, si teneis algo de pasta y quereis que vuestra boca se case con vosotros, pedir al Telepizza o derivados. En caso de comprarla precocinada o hacerla vosotros mismos, hornearla (o microondearla) hasta que esté hecha… necesitamos a esa zorra bien calentita y fundida. Hasta ahi, todo normal… pero ahora es cuando viene el momento de la verdad.

Mi recomendación personal

Cogemos una sartén (la más grande que tengais, para que os quepa la mayor cantidad de pizza dentro), le echamos un poco de aceite, poco más de lo que le echaríais a una plancha para hacer filetes (aseguraos de repartirlo bien por toda la sartén), ponemos el fuego medio-fuerte y esperamos a que se caliente. Una vez que el aceite está caliente, ponemos la pizza encima, tapamos, lo dejamos 2-3 minutos (o hasta que veais que está crujiente la masa)… y ¡voilá! Listo para saborear esa deliciosa pizza que acabamos de dejar con una base crujiente. Haceos a la idea de que esto es como mezclar un sandwich de estos que te haces con su mantequilla en la sartén y una pizza (tal como suena).

La miras, te mira... te pide que te la comas, no te resistas, se un buen chico.

Espero que a nadie se le ocurra darle la vuelta a la pizza y ponerla en la sartén por la parte del queso, aunque no os lo creais, ya me lo han preguntado varias veces… supongo que poner la pizza por la base es demasiado comercial para algunos.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: